Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rumania afronta el mayor brote de sarampión en décadas

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS hace 5 días María R. Sahuquillo
SCIENCE PHOTO LIBRARY: Microtografía electrónica coloreada del virus de sarampión infectando una célula. © SCIENCE PHOTO LIBRARY Microtografía electrónica coloreada del virus de sarampión infectando una célula.

Los índices de vacunación contra el sarampión (que generalmente se administra a través de la llamada triple vírica, que inmuniza contra esa infección, la rubeola y las paperas) ha caído alarmantemente en el país en los últimos años. Del 95% de cobertura vacunal recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha pasado a un 86% desde 2007, según los datos de su centro epidemiológico nacional. Cifras “altamente preocupantes”, ha reconocido el primer ministro, Mihai Tudose, esta semana. “Más de 180.000 niños en nuestro país, entre nueve meses y nueve años, no están vacunados contra el sarampión. En algunas regiones, la tasa de inmunización de la segunda dosis (son dos) no llega al 50%; y esto es gravísimo”, ha afirmado. Timis, Caras-Severin y Arad (todas al oeste del país, cerca de la frontera con Serbia o Hungría), son las más afectadas, con más de mil casos de sarampión cada una, registrados en los últimos diez meses, cuando se declaró el brote.

Para la mayoría, el sarampión, una enfermedad producida por un virus altamente contagioso, no suele ser muy grave. Sin embargo, puede serlo si la contrae alguien con problemas inmunológicos. La fragilidad de la sanidad púbica rumana y las bolsas de población rural que declina acudir a los centros sanitarios, que no tiene medios para hacerlo o que se siente rechazada por el sistema, como algunos grupos de gitanos, explican esa caída en las tasas de vacunación para Alexandru Rafila, experto en microbiología y asesor del Gobierno. Según las estimaciones oficiales, casi 50.000 niños sin inmunizar ni siquiera están registrados con un médico de familia. La mayoría se debe a problemas graves de exclusión social.

A este problema se une que antes del brote y hasta hace pocos meses, Rumania ha afrontado una escasez de inmunizaciones debido a que exportaba a otros países de la UE buena parte de sus vacunas, según el Ministerio de Sanidad. En mayo, su titular, Florian Bodog, decretó (con el visto bueno de la Comisión Europea) el bloqueo para la exportación de estos preparados. El Gobierno socialdemócrata, que ganó las elecciones en diciembre, culpa del brote al Ejecutivo anterior, formado por tecnócratas. Afirman que descuidaron las campañas e impusieron recortes que afectaron a la sanidad pública regional. A esto se suma, apunta la pediatra Raluca Ceju, que los padres contrarios a vacunar a sus hijos por desconfianza a los efectos secundarios de estos fármacos están aumentando en el país, pese a que los estudios demuestran que las inmunizaciones son seguras.

Para luchar contra el brote de sarampión y rubeola, el Gobierno inició hace un mes un programa de vacunación especial. También una campaña de publicidad en medios para concienciar a la población. Además, ha propuesto una ley que, en la práctica, supondría la vacunación obligatoria. El Ejecutivo socialdemócrata plantea que para matricularse en un centro escolar o guardería, los padres tengan que presentar la cartilla de vacunación de sus hijos. Además, propone multas de hasta 1.000 euros para los progenitores que no vacunen a sus hijos en riesgo. Una medida que lleva meses debatiéndose en el Parlamento pero que no convence a todos. Un buen número de diputados defiende que eso atenta contra la libertad de los padres de decidir qué es lo mejor para sus hijos. En España, la vacunación no es obligatoria. 

En Italia, donde el número de contagios se ha disparado en los últimos años debido a la caída en la inmunización, el Gobierno aprobó hace unos meses una ley para que lo fuese. También en Alemania (con una ley similar) y Francia se han detectado brotes de sarampión debido a la misma razón. “Las tasas de cobertura vacunal han disminuido ante los movimientos antivacunas, que no son muy numerosos pero que hacen mucho ruido, de la falta de conciencia de los responsable sanitarios y de la población en general sobre la importancia del reto”, recalca José María Martín Moreno, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia y asesor de la OMS. “La protección se logra al vacunarse directamente o por la llamada inmunidad de grupo, que se consigue aumentando el porcentaje de vacunación de la sociedad y que se debilita cuando esos índices empiezan a caer”, explica Martín Moreno. “Si no se ataja el problema la epidemia se extenderá y afectará a otros países”, advierte.

La gravedad del brote de sarampión y también de rubeola ha llevado al Centro Europeo de Control de Enfermedades a incluir una advertencia de riesgo en sus recomendaciones para visitar el país y recomiendan la vacunación a quien no esté inmunizado. Y Francia, Estados Unidos y algunas comunidades españolas (como Aragón) han tomado la misma medida.

MÁS EN MSN:

Merkel inicia su campaña con la promesa del pleno empleo y el déficit cero

Trump, al gobernador de Guam: “Te harás extremadamente famoso”

Lo mejor de MSN en cualquier dispositivo




Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon