Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rusia, hoy: con el PIB de España y en tercera división ranking tras ranking

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia hace 6 días Alexis Rodríguez-Rata

“Putin protagoniza un punto de inflexión en la historia mundial” dice Orlando Figes, historiador. Marca el inicio –sigue– de “un mundo dividido en dos bloques”, por un lado el de las democracias occidentales y por el otro el del autoritarismo de China y Rusia.

El ministro de Exteriores ruso, de hecho, habló en Pekín en marzo del comienzo de un nuevo orden mundial más “justo”. La guerra del Kremlin en Ucrania insistiría en ello. Aunque la Rusia de hoy no sea la Unión Soviética de ayer. Y por eso la duda: ¿qué la hace capaz de ello?

Sobre el papel, poco acompaña.

Hoy su riqueza es más cercana a la de un país medio que a la de una potencia global.

Su PIB se aleja, mucho, de EE.UU. y China, las dos grandes potencias globales. Peor: también de países como el Reino Unido, Francia, Alemania e incluso de Italia. Es muy similar al español. Cada vez más. De 1,28 billones de dólares el de España y de 1,48 el de la Rusia actual.

Su riqueza per capita, en paralelo, también queda lejos. En España es de 27.000 dólares. En Rusia de 10.000. Y su dinámica tras la pandemia y la invasión de Ucrania parecen jugar más en contra, que a favor. Solo Rusia junto a Ucrania, Bielorrusia, los Estados Federados de Micronesia, Islas Salomón y Tonga ven en rojo su crecimiento económico de entre los dos centenares de países que considera el Fondo Monetario Internacional.

Y hay más.

La población, por ejemplo, está estancada en unos 145 millones de habitantes, lejos de los 330 millones de EE.UU., los 450 millones de europeos bajo el paraguas de la UE o los más de mil millones de China. Aunque su territorio es el mayor del globo. Y con diferencia: 17,1 millones de kilómetros cuadrados, el doble de Canadá, China o EE.UU.

Resultado: siendo como es un país con muy poca densidad de población, es en las urbes que miran a Europa que concentra a sus habitantes, con un vacío en sus fronteras al este al lado de la superpoblada China.

Horizontal © Otras Fuentes Horizontal

Todo ello, a su vez, de la mano de un dato que explica mucho sus condiciones de vida: el ratio de hombres por cada cien mujeres es de los más bajos en el mundo (86,4), solo superado por Nepal, Martinica, Guadalupe, Curaçao, Letonia, Lituania o Hong Kong. Y la esperanza de vida de ellos es de solo 66 años casi pareja a la de Ruanda o la de Timor Oriental.

Aún más: incluso sus ventajas pueden ser desventajas.

Desde los mares del sur hasta las regiones polares,Se extienden nuestros bosques y campos.¡Eres única en la faz! Eres inimitable –Protegida por Dios, tierra natal.

Así recita el himno de Rusia. Y es una de las claves de su influencia. Su territorio de tamaño casi imperial abarca de Europa a Asia, desde los helados polos del norte hasta las tierras más áridas del sur incluso tras las muchas repúblicas independizadas en la transición del comunismo a la democracia en los años 1990. Ello permite, tal y como continúa su himno:

Un vasto espacio para soñar y vivir,Nos abren los años futuros.Nos da fuerza la lealtad a la Patria.¡Así fue, así es y así será siempre!

Es decir, riqueza de recursos. Según datos de la Agencia Internacional de la Energía Rusia es uno de los tres mayores productores de petróleo del mundo y el segundo mayor de gas natural. En las últimas semanas en el Viejo Continente se ha hecho evidente vista su dependencia de la energía que llega desde Rusia, en particular del gas y en el centro y este de la UE, incluida Alemania.

De ello se beneficia. Y con ello financia estos tiempos de guerra. Los precios no paran de subir. En total, la UE le paga unos 800 millones de euros diarios según la Comisión Europea. Pero se calcula que los costes diarios de la guerra para Rusia son de unos 850 millones de euros, según publica SOFREP, un portal especializado en asuntos militares, o el Center for Economic Recovery citando aquí a asesores del gobierno ucraniano.

LV_Putin: "Las sanciones están afectando más a los ciudadanos de la Unión Europea que a Rusia"

SIGUIENTE
SIGUIENTE

Más allá, esta industria también es un arma de doble filo. Su posible colapso es una amenaza. Y su éxito hace que aquello en lo que depositan su futuro el resto de potencias, la innovación y la tecnología, en Moscú solo vea un número reducido de patentes y recursos destinados a I+D+I. Que va a menos.

. © La Vanguardia .

No pasa igual en China. Tampoco en Occidente.

Rusia destina, de hecho, menos recursos a innovación que España respecto a su PIB (1,4% vs. 1%) y cuenta con menos patentes que España: son 222.666 contra 262.688 según datos de Naciones Unidas para el 2019.

Rusia es, a la par, un fabricante de trigo central para evitar hambrunas. Hambrunas que por la guerra y la paralela parálisis del otro gran exportador de este producto (Ucrania), genera inestabilidad por ejemplo en Oriente Medio y el Magreb.

. © Laura Aragó .

Con todo, dado su tamaño, y por su geografía polar y siberiana, no dispone de las mayores tierras agrícolas.

Su potencia se resume por todo ello muy a menudo en su capacidad nuclear, como país con el mayor número de ojivas nucleares incluso por delante de EE.UU. Aunque estas a diferencia de sus pares esté en gran medida en la reserva o almacenadas.

La desconfianza general sobre su presente, así, y como le pasara a España durante la crisis financiera del 2008 y los años siguientes se puede calibrar por el tipo de interés que paga al financiar su deuda pública. Son, sin remedio, altos desde hace años y años.

Quizá por todo ello, a diferencia del internacionalista tiempo soviético, en la mente de Vladímir Putin sólo parece haber espacio para Rusia. Y por eso varios especialistas en relaciones internacionales resumen su posición como un caso de irredentismo limitado más que la vuelta del imperialismo.

. © La Vanguardia .
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon