Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Allo? Lo siento, Google, pero no necesitamos otro WhatsApp

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 21/09/2016 Sergio Ferrer

Google estrena hoy su nueva 'app', Allo, un servicio de mensajería similar a WhatsApp que incorpora la etiqueta de "inteligente" gracias a su asistente conversacional. Este pone al alcance de la mano el resto de servicios de la compañía —mapas, traductor, buscador— de una forma más rápida. El lanzamiento se produce un mes después del de Duo, una suerte de Skype que ya probamos en Teknautas, y despierta dudas similares: ¿de verdad necesitamos otro WhatsApp?

Google piensa que sí, y no sorprende ver que Allo está diseñado con cariño. La aplicación se divide en dos partes muy interrelacionadas: el chat y el bot conversacional. Tras instalar la aplicación (disponible para iOS y Android), sólo hay que poner nuestro número de teléfono y, si queremos, una fotografía. En la versión probada, la pantalla inicial no destaca los contactos que tienen cuenta en Allo, por lo que nos toca bucear entre todos.

La ventana de chat es sencilla y bonita, y además de las funciones habituales permite enviar simpáticos 'stickers' y aumentar o disminuir el tamaño del texto y los emoticonos; también iniciar conversaciones "de incógnito" cuyo historial se borre al cabo de un tiempo. Las 'respuestas inteligentes' son la novedad más interesante: cuando nuestro amigo nos pregunte si queremos ir al cine, podremos seleccionar de forma automática entre opciones como "sí" y "no", para así contestar con mayor velocidad si estamos ocupados o tenemos prisa. Las sugerencias también funcionan con fotos de comida, monumentos y animales. De momento sólo funciona en inglés, pero desde Google nos aseguran que aprenderá español "a corto plazo".

Perezosos y pizza. (Enrique Villarino) © Proporcionado por El Confidencial Perezosos y pizza. (Enrique Villarino)

El futuro de WhatsApp

Los 'bots' son el 'software' de moda. Implementados por Telegram el año pasado con gran éxito, han atraído el interés de Microsoft y de Facebook, quien además de explorar sus posibilidades en Messenger pretende incorporarlos a WhatsApp para convertirlos en una nueva mina de oro. Los usuarios más avezados de Telegram usan la aplicación como un centro de mando desde el que pueden escribir tuits, recibir noticias y hasta buscar 'papers' científicos sin necesidad de instalar más programas en su móvil.

Allo da un paso más allá para echar un vistazo al futuro de WhatsApp. El asistente de Google no sólo se nutre del resto de productos de la compañía —mapas, buscador, noticias...— sino que, como Telegram, los unifica en una ventana. Esa única pantalla nos permite programar una alarma —sólo para Android—, llamar por teléfono a un restaurante, calcular cuánto nos costará llegar al trabajo, establecer recordatorios, suscribirnos a noticias, pedirle que recuerde una matrícula, ver la cartelera... y hasta contar chistes. El asistente es una evolución más práctica de Google Now, que pasa a mejor vida.

Pero el asistente no se limita sólo a su propia ventana: podemos invocarlo en cualquier momento desde otro chat para zanjar discusiones —¿cómo se llama el actor de 'Narcos'?—, organizar planes —¿dónde está el restaurante italiano más cercano?— y pasar el rato pidiéndole tráileres de películas y fotos de gatitos. De momento sólo funciona si hablamos en inglés, pero será traducido en el futuro y muestra hacia dónde se encamina este tipo de aplicaciones.¿Para qué salirse de una conversación para comprobar cuándo juega el Valencia?

El atractivo de esta tecnología es innegable, pero no impide que volvamos a la pregunta inicial del artículo: ¿de verdad necesitamos otro WhatsApp? Las aplicaciones de mensajería tienen un problema con el que no cuentan los editores de fotografías, plataformas de almacenamiento en la nube y servicios de taxi a domicilio: su éxito y utilidad dependen de la cantidad de amigos que lo utilicen más que de su calidad. Instalar cuatro 'apps' que ofrezcan lo mismo es de todo menos cómodo. Puestos a divagar, el gato al agua se lo llevará quien consiga hacer una plataforma que unifique a todos los contactos de la competencia en un único programa.

"La 'app' que acabará con WhatsApp" es el Santo Grial del periodismo tecnológico, pero la realidad es que ni siquiera el amado Telegram ha podido rozar el dominio de WhatsApp. Mientras que la aplicación propiedad de Facebook ya supera los mil millones de usuarios activos mensuales, la alternativa rusa cuenta con una décima parte. Los números cambian si analizamos por país. Line, olvidado en España, triunfa en Japón. En China, más de 700 millones de personas utilizan el servicio de mensajería-red social WeChat.

Google, que ya gobierna reinos como el de los buscadores y los servicios de correo electrónico, parece empeñado en introducir la patita en otros dominios. Tras su desencuentro con las redes sociales —que comparten el mismo problema que las 'apps' de chat— ha apostado por las plataformas de mensajería. El resultado es una mitosis de aplicaciones que corre el riesgo de ser poco práctica: a Hangouts y Messenger para Android se unen ahora Duo y Allo. El intento es loable, pero ni siquiera Google podrá conseguir que nuestras madres dejen de usar WhatsApp.

Allo se une al ecosistema de aplicaciones de Google. (Enrique Villarino) © Externa Allo se une al ecosistema de aplicaciones de Google. (Enrique Villarino)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon