Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué ocurriría con el Barcelona en una Cataluña independiente?

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 04/10/2017 El País
Imagen del Camp Nou vacío durante el partido entre el Barcelona y Las Palmas. © ALBERT GEA Imagen del Camp Nou vacío durante el partido entre el Barcelona y Las Palmas.

La posible proclamación unilateral de independencia de Cataluña que maneja el Govern de la Generalitat tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, afectaría al encaje de los clubes y sociedades deportivas catalanas que participan actualmente las competiciones españolas.En el caso del fútbol profesional (clubes de Primera y Segunda), Barcelona, Espanyol, Girona, Nàstic y Reus se verían inmediatamente afectados por la declaración de una supuesta República Catalana. Lo mismo les ocurriría a todos aquellos equipos catalanes que compiten en Segunda división B y Tercera.

“Ante la complejidad de lo que pueda suceder en el futuro con la independencia de Cataluña, dónde pueda jugar el Barça o no es algo que abordaremos cuando toque con la Junta y lo haremos con seny (cabeza), como decimos aquí”, aseguró ayer el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, lo que advierte de la inexistencia por el momento de un plan por parte del conjunto azulgrana.

MÁS INFORMACIÓN

  • Bartomeu asume la crisis del Barça
  • El Barça para 15 minutos para “condenar el uso de la violencia”

De constituirse Cataluña como estado independiente y atendiendo a la ley del deporte que rige toda actividad en España, todos los clubes catalanes quedarían fuera de las competiciones españolas al vulnerarse los requisitos que se establecen en la norma. Según recoge en el artículo 6 de la sección 4 de la Ley 1835/1991, "para la participación de sus miembros en actividades o competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal o internacional, las Federaciones deportivas de ámbito autonómico deberán integrarse dentro de las Federaciones deportivas españolas correspondientes". Al constituirse el nuevo Estado Catalán, la Federación Catalana dejaría de representar a una autonomía española por lo que no quedaría enmarcada dentro de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

El artículo 99 del reglamente de los FEF también establece que "todos los clubes que quieran participar en competiciones oficiales en nuestro país deberán estar afiliados a la Real Federación Española de Fútbol e integrados en estas, además de en la federación de ámbito autonómico de la que sean miembros".

Javier Tebas, presidente de la LaLiga, también ha manifestado la imposibilidad de que el Barcelona pueda competir en España en el marco de una Cataluña independiente. "La Ley del Deporte recoge en una disposición adicional que solamente hay un Estado no español que puede jugar la Liga o competiciones oficiales españolas y es Andorra. Para esa modificación tendría que haber una modificación en el Parlamento y habría que ver si el sector afectado estaría de acuerdo o no", aseguró el mandatario el pasado mes de septiembre. Tebas respondía de esta manera a las declaraciones de Gerard Esteva, presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña y del Comité Olímpico Catalán (COC) en las que aseguraba que "en una Cataluña independiente el Barça tendría la suerte de poder elegir en qué Liga jugar". El COC, por su parte, envió una carta al Comité Olímpico Internacional antes de la realización del referéndum solicitando su reconocimiento "como miembro de pleno derecho" si el Sí ganaba en las urnas".

Las únicas vías aparentes atendiendo a los distintos reglamentos en liza para que el Barcelona pudiera participar en la Liga española, tendrían que ver con la modificación de la Ley del Deporte -que debería ser propuesta y aprobada en el Parlamento para el reconocimiento de la excepcionalidad de Cataluña igual que se establece en la actualidad con Andorra- o su inscripción en otra federación autónoma adscrita a la Federación Española.

Al margen de su exclusión de las competiciones españolas, los clubes catalanes también quedarían inicialmente fuera de cualquier torneo internacional como la Liga de Campeones o la Liga Europa. Salvo que Cataluña solicitase a la UEFA constituirse como una federación independiente -en este supuesto se crearía la liga catalana- y desde ahí los clubes lucharían por acceder a los puestos europeos.

Los ejemplos de la Premier League y la Ligue 1

En la Premier League inglesa compiten dos equipos que no pertenecen a Inglaterra como el Cardiff City y el Swansea, ambos galeses. Los dos clubes recibieron la aprobación de la Football Association (FA) para participar en su competición porque Gales pertenece al Reino Unido y por lo tanto su federación está inscrita en las competiciones inglesas, y después de alcanzar un acuerdo con la FA. Cardiff y Swansea comenzaron su participación desde las categorías más bajas del fútbol inglés hasta lograr el ascenso por méritos deportivos a la Premier. El caso opuesto al del Cardiff y el Swansea sucede con el Celtic y el Glasgow Rangers. Los dos clubes escoceses más potentes han mostrado a lo largo de los últimos años su interés en participar en las competiciones inglesas, aunque no han alcanzado todavía un acuerdo con la FA que se lo permita.

En ocasiones se ha mencionado la posibilidad de que el Barcelona pudiera solicitar el ingreso en la liga francesa (Ligue 1), amparándose en el ejemplo del AS Mónaco. Un club que pertenece al Principado de Mónaco, una ciudad-estado soberana, al margen de Francia e Italia, sus dos países vecinos. Sin embargo, el Mónaco, fundado en 1924, participó en la primera edición de la Ligue 1 en la temporada 1932 -1933 después de alcanzar un acuerdo deportivo, convirtiéndose en uno de los equipos históricos del campeonato francés.

Para que cualquiera de las dos posibilidades anteriores llegase a efecto la UEFA y la FIFA deberían posicionarse a favor después de que Cataluña fuera reconocida como comunidad política independiente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon