Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Sabías que el banco puede rebajarte el interés de la hipoteca sólo por ir de compras?

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/09/2017 EL MUNDO
© Proporcionado por elmundo.es

Según la última estadística de hipotecas del Instituto Nacional de Estadística,

los préstamos hipotecarios nunca habían tenido un precio tan bajo

(en julio de 2017, el interés de estos productos fue del 2,76 %, el valor más bajo registrado en España). Eso sí, para conseguir hipotecas baratas es imprescindible, en la mayoría de los casos, reunir varios requisitos de vinculación, aunque algunos de ellos son de muy fácil cumplimiento. Por ejemplo, desde el comparador financiero HelpMyCash.com aseguran que la mitad de los bancos nos rebajará el interés si, a cambio, realizamos un mínimo de compras con una de sus tarjetas.

Tarjetas de débito o crédito con consumo mínimo

Entre las entidades que nos bonificarán el tipo aplicado sobre sus hipotecas por cumplir esta condición encontramos, por ejemplo, CaixaBank, Banco Santander, BBVA o Kutxabank, entre muchas otras. Todas ellas nos reducirán el interés entre 0,1 y 0,5 puntos porcentuales a cambio de usar con cierta regularidad una de sus tarjetas de débito o de crédito.

Pero no todos los bancos nos exigirán el mismo consumo mínimo. Algunos, por ejemplo, nos pedirán que utilicemos sus tarjetas un mínimo de veces al trimestre, al semestre o al año (entre uno y 24 usos, dependiendo de la entidad), mientras que con otros tendremos que gastar una cantidad de dinero determinada en los mismos intervalos de tiempo (entre 300 y 3.600 euros).

Nómina y seguros, los otros requisitos de vinculación más habituales

Eso sí, para acceder a la máxima bonificación no bastará con realizar un consumo mínimo con una tarjeta de débito o de crédito. Por lo general, si queremos disfrutar del interés mínimo, también deberemos domiciliar la nómina y firmar dos seguros (uno de hogar y otro de vida). Además, en ciertas ocasiones será necesario que reunamos algún otro requisito, como contratar un plan de pensiones o domiciliar recibos.

Si cumplimos todas estas condiciones, el interés de nuestro préstamo hipotecario será significativamente más bajo. Santander, por ejemplo, ofrece un tipo bonificado de euríbor más 0,99 % a cambio de domiciliar la nómina y tres recibos, firmar los seguros de vida y de hogar, y hacer seis usos al trimestre de una tarjeta de débito o de crédito.

La Hipoteca Cereza del Popular

también tiene un interés de euríbor más 0,99 % para los que domicilien los ingresos, contraten los mismos seguros y firmen un plan de pensiones.

La vinculación, un arma de doble filo

Sin embargo, aumentar la vinculación para conseguir un interés más bajo también puede tener un coste: en el caso de los seguros, hay que pagar las primas, mientras que en el de las tarjetas y los planes de pensiones, es posible que el banco nos cobre comisiones. Además, si en algún momento dejamos de cumplir los requisitos necesarios para acceder a la bonificación, el tipo aplicado sobre la hipoteca aumentará automáticamente, por lo que las cuotas mensuales se encarecerán.

Por eso, si preferimos no atarnos al banco, podemos valorar la opción de contratar un préstamo hipotecario con poca vinculación. En ese sentido, es especialmente destacable

la Hipoteca Sin Comisiones Variable de Bankia

(desde euríbor más 1,20 %), pues para conseguirla al mejor precio solo hay que domiciliar una nómina de al menos 1.800 euros. También es interesante

la Hipoteca variable de Hipotecas.com

(a euríbor más 1,59 %), que además de no tener comisiones, se puede contratar con el tipo mínimo sin tener que domiciliar los ingresos ni cumplir otro requisito de vinculación.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon