Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Y también bajo la lluvia?

Logotipo de El Mundo El Mundo 14/06/2014 LUCAS SAÉZ-BRAVO

Invariablemente, el resultado cada sábado y cada domingo siempre es el mismo en esta temporada 2014. También se repite el protocolo de cada Gran Premio. Jueves y viernes, primeras palabras y probaturas, los momentos en que Marc Márquez alimenta las ilusiones ajenas con proclamas llenas de prudencia que son sólo parte del juego. «Aquí se siente la presión. Parece que es la victoria o un desastre y no es así», es el lema en Montmeló.

Después, ni rastro de piedad. Tras el intenso y agresivo pulso que mantuvo con Jorge Lorenzo en Mugello, resulta complicado imaginarle conformándose simplemente con acumular puntos para el campeonato. Y menos en casa, donde le aguardan tribunas repletas y miles de fans -ayer el baño de masas cuando se asomó al 'pit walk' fue tremendo- ya rendidos al nuevo fenómeno. Que sólo se haya impuesto aquí en 2010 (125cc), es otro acicate hacia ese abrumador siete de siete que amenaza. «Siempre me ha costado. Vamos a ver si con más experiencia se me da mejor», repite, algo parecido al anterior Gran Premio que, por supuesto, acabó ganando.

No parece que vaya a apartarse de la batalla, por más que este trazado, como el italiano de hace 15 días, sea circuito Yamaha (sólo dos victorias Honda en los últimos 11 años), territorio Lorenzo desde hace tiempo (ganó tres de los últimos cuatro Grandes Premios). Por más que, por primera vez en lo que va de temporada, pueda ser una carrera bajo la lluvia, eso apuntan las previsiones, calor y tormentas en el Vallés para hoy y mañana. Marc, que en cada paso se reinventa, acoge los elementos y las dificultades como retos. Ganar sobre mojado -en MotoGP sólo lo probó en Le Mans 2013, acabó tercero tras una estupenda remontada- no es mal motivador para extender la racha, aunque, en principio, mejor bajo el sol. «Montmeló es una pista en la que hace tiempo que no se corre en agua pero recuerdo que patina mucho. Prefiero que llueva en otra carrera. Aquí en casa, con los aficionados, es mejor correr en seco», decía ayer al respecto.

'El asfalto de Barcelona está muy usado'

© Proporcionado por elmundo.es

En la primera toma de contacto fue momento de gloria para alguno de los menos habituales. Aleix Espargaró y Bradley Smith dominaron las dos primeras sesiones, pero la preocupación del día estuvo en el estado del circuito, principalmente de su asfalto, que desató las quejas de varios pilotos. El más crítico fue Valentino Rossi. «Ha sido muy difícil. No tanto por el calor, sino por el asfalto de Barcelona, que está muy usado, está ya un poco acabado y no tiene grip. La pista se asfaltó en el 2005 y este es el décimo año, tiene algunos baches debido a la F1 y, sobre todo, el asfalto no está bien. Vamos a pedir soluciones para el próximo año. No es peligroso, pero cuesta más pilotar y se va más despacio».

Márquez también se pronunció sobre el trazado, aunque en su caso para pedir cambios en los pianos, muy altos y con los que su hombro se topa en el interior de las curvas. «Con estos pianos voy incómodo. No es excusa. Pero cuando aprovechas el interior es difícil, por qué no para el futuro intentarlos cambiar. Lo comentaré», señaló.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon