Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

‘Baa baa land’, la película que quiere acabar con el insomnio

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 27/09/2017
© Image LaVanguardia.com

El miércoles 27 de septiembre, en el cine Prince Charles de Londres, se ha estrenado una de las películas menos esperadas del año: ‘Baa Baa Land’. Un largometraje de ocho horas sobre ovejas, cuyo propósito declarado es hacerte dormir.

Producida por, nomen omen, Calm, una empresa que desarrolla productos para la meditación, la película fue rodada en los verdes pastos de Essex (Reino Unido) y relata la historia de cientos de ovejas que están de pie, comen o duermen, en fin, que hacen de ovejas. Cada plano dura entre media hora y una hora. “Creemos que es realmente la película más repetitiva del mundo. Y confiamos en que el público también lo piense”, anuncia orgulloso Peter Freeman, el productor.

Creemos que es realmente la película más repetitiva del mundo. Y confiamos en que el público también lo piense”

Peter Freeman

Productor de Baa Baa Land

“No pasa nada durante ocho horas, ¡genial!” - “Es mejor que cualquier pastilla para dormir - la última cura para el insomnio” - “Una obra maestra del cine lento” - “Cuéntalas si puedes, pero no te estreses, si puedes” - “Mejor que un sedativo”. Esos son algunos de los lemas que anuncian la película en su trailer, porque sí, tiene trailer y todo. Y es más, existe también una versión reducida de cinco minutos para los que vayan de prisa, muy útil para echar una ‘cabezadita’.

El ‘cine-lento’, una larga tradición

Lo cierto es que incluso los hay que se atrevieron más, como los autores de Paint Dryng, una película de diez horas y media sobre pintura que se va secando. El ‘slow-cinema’, de hecho, es un género que puede presumir de una cierta tradición. Sleep, de Andy Warhol, quizás sea el arquetipo y su sinopsis lo dice todo, literalmente: “John Giorno duerme durante 5 horas y 20 minutos”, fin.

De las nueve personas presentes en su estreno, el 17 de enero de 1964 en el Gramercy Arts Theatre de Nueva York, dos salieron durante la primera hora de proyección, después de haber adivinado el final. Más tarde, Warhol también grabó Empire, donde se enseñaba el Empire State Building durante 8 horas. Ahora se le considera un clásico: la perseverancia siempre paga más que el talento.

Sin embargo, aquella era una época en la que la psicodelia y un franco abuso de sustancias psicotrópicas favorecían ciertos experimentos. Hoy en día se trata de un reto valiente, en un momento histórico en el que el género literario más apreciado es el resumen, Hollywood busca el éxito acumulando un superhéroe encima del otro y una noticia pasa de la condición de urgente breaking news a la de aburrida cantilena con la fugacidad de un meme.

Tener tiempo para perder está mal visto”

La adrenalina y la prisa son casi una necesidad de estatus, mientras que tener tiempo para perder está mal visto, por lo que es obligatorio encontrar una ocupación lo suficientemente invasiva para presumir de ella. Aquellos que no lo consiguen, a menudo optan por traer hijos al mundo, lo cual ofrece una coartada inmejorable.

El valor del aburrimiento

En cambio, los productores de Baa Baa Land reivindican con orgullo la creación de “la película mas aburrida de la historia”. Quién haya visto el reciente musical cuyo título ha inspirado la obra ovejuna, podría cuestionar la paternidad de este récord, pero el esfuerzo es digno de aprecio.

© Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L.

De hecho, algunos ilustrados defienden el aburrimiento como un valor esencial, una dimensión perdida que recuperar, porque nos enseña a seleccionar lo que realmente tiene significado para nosotros. Lo defiende, por ejemplo, Teresa Belton, una científica inglesa, experta en problemas de la infancia y del aprendizaje. La estudiosa se convenció de ello solicitando los recuerdos infantiles de artistas y escritores, todos ellos criados en un tiempo y en un mundo en el que los padres aún no estaban tan obsesionados con el insano propósito de llenar como sea las vidas de sus hijos.

Sin las largas y tediosas tardes domingueras, muchos talentos probablemente no habrían tenido tiempo de construirse, así que sería necesario volver a entrenar el aburrimiento, sin evadirlo como un tabú. Según Belton, solo la lentitud y la falta de distracciones aumentan la sensibilidad, el grado y la intensidad de la atención. Con un poco más de aburrimiento, tal vez se evitarían episodios deplorables de la evolución humana, como el balconing o las historias de Instagram.

Ninguna oveja ha sido dañada - ni consultada - para la realización de la película”

Volviendo a la obra que nos ocupa, decir que el productor, Freedman, confía en poder grabar también ‘Baa Baa Land 2’, dependiendo, eso sí, de la disponibilidad del reparto, que con razón podría querer aumentar sus pretensiones económicas.

Para evitar malentendidos y críticas de los animalistas más radicales, la producción también especifica que “ninguna oveja ha sido dañada - ni consultada - para la realización de la película” y que el director permaneció despierto durante todo el rodaje. “No se durmió ni una vez, lo cual en realidad fue un poco un fracaso”, reconoció Freedman.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon