Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Los recortes no han sido por ideología”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 01/05/2014 José Marcos, Vicente G. Olaya

El año 2013 y el inicio de 2014 no fueron buenos para el presidente regional, Ignacio González (Madrid, 1960). Varios de sus proyectos, así como los heredados de su antecesora, Esperanza Aguirre, se le deshicieron entre las manos: el macrocasino de Eurovegas, la fallida privatización de seis hospitales, la imposibilidad de cobrar el euro por receta... Reculó, admitió la derrota y tomó nuevas decisiones: recorte de gastos y bajada de impuestos. Ahora espera que los vientos de la recuperación económica le sean favorables, pero el tiempo se agota y aún no sabe si contará con el respaldo de Mariano Rajoy para encabezar la lista electoral del PP en Madrid.

Pregunta. ¿Sabe cuál es el porcentaje de paro de la Comunidad de Madrid?

Respuesta. Según el último dato de la Encuesta de Población Activa es del 20,4%.

P. Ese porcentaje sería inaceptable en prácticamente cualquier otro país europeo.

R. Es un dato altísimo, y refleja que España tiene un problema muy grande, que es el paro. Siendo alto en Madrid, es casi seis puntos menos que la media nacional. Y si vamos al desempleo en las comunidades autónomas, las diferencias son más grandes. Ese es el principal problema que tenemos para que la recuperación, en la que ya estamos, se convierta en una salida real de la crisis.

P. El dinero que se crea es precario. Y la situación es tan preocupante que el 10% de los hogares madrileños tiene a todos sus miembros en paro

R. Lo importante es crear empleo y que nuestro sistema de trabajo sea lo suficientemente ágil para que pueda competir en costes con los países de nuestro entorno. Tenemos que seguir profundizando en esa dirección. Dentro de eso, todo el mundo queremos que el empleo sea lo mejor posible, con la mayor estabilidad, la mayor retribución y las mejores garantías. Pero el mercado de trabajo tiene que tener todo tipo de posibilidades para poder competir. En el caso de Madrid, estamos ocho puntos por encima de la media nacional en términos de empleo de calidad, si entendemos por eso el empleo estable. Madrid es dónde más contratos permanentes se están produciendo para los trabajadores. Dicho eso, lo importante es que todas las personas que no tengan empleo, lo tengan. Cuanto mejor sea el empleo, mejor, pero lo importante es que tengan un empleo, que tengan unos ingresos. Eso siempre es mejor a que haya personas sin trabajo, y que por tanto no tengan ingresos y que para vivir lo hagan subsidiadas.

P. En la región hay casi 700.000 parados. ¿Qué puede hacer un Gobierno autonómico para reducir esas cifras?

R. La sociedad civil es la que tiene que crear el empleo. Han de ser fundamentalmente los emprendedores, los empresarios, el sector privado, quienes lo tienen que generar, contando eso sí en parte con el sector público. Las políticas irresponsables del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero han provocado la situación actual. Y les recuerdo que el eslogan de Zapatero en 2008 era Por el pleno empleo. Terminó con cinco millones y pico de parados. El Gobierno del Partido Popular ha tomado unas medidas muy drásticas, con ajustes, subiendo los impuestos y haciendo una reforma del sistema financiero, que era lo primero que teníamos que hacer para conseguir canalizar el crédito. Y se ha hecho una reforma del mercado laboral para poder salvaguardar muchas empresas que de otra manera se habrían perdido en esta crisis. O el plan de pago a proveedores ha sostenido a muchas empresas que hubieran cerrado de otra forma.

P. ¿Pero qué hacen en Madrid para combatir el desempleo?

R. Por nuestra parte estamos creando las condiciones necesarias para que las empresas lo creen. Tenemos más de 60.000 trabajadores más que hace un año de alta en la Seguridad Social, el único dato real porque lo demás son encuestas y estadísticas. Para ello estamos liberalizando la economía, quitando trámites innecesarios, favoreciendo la inversión incentivándola con una fiscalidad más baja. Además estamos firmando acuerdos con las entidades financieras para mejorar las condiciones de crédito. El otro día firmamos un convenio con el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Santander por 200 millones, precisamente para que las pequeñas y medianas empresas puedan tener un crédito al que no han tenido acceso en los últimos años. De esos 200 millones, tenemos prácticamente concedidos más de 100 en apenas un mes. Se está recuperando la actividad económica, y eso es bueno. Está apareciendo el crédito de forma todavía muy pequeña, pero ya son créditos a las familias, para que puedan comprar casas, etcétera.

P. Pondrán empeño en generar las condiciones necesarias para la creación de empleo, pero han desaparecido 17 millones de los cursos de formación.

R. La formación en nuestro país es una de las asignaturas pendientes desde hace muchísimos años, y probablemente uno de los temas peor gestionados a lo largo del tiempo. Se han destinado miles y miles de millones a la formación en los últimos 18 años, por entonces estaba en el Ministerio de Educación y ya estábamos con este asunto. Es una gran asignatura pendiente porque ese dinero se ha utilizado mal. Y en una parte muy importante ha servido para financiar cosas que no debería haber financiado, como las estructuras de muchas asociaciones sociales, sindicales y empresariales. Todo ese dinero no debería haber servido para generar toda una industria de la formación cuyos efectos son de dudosa eficacia como hemos visto sistemáticamente. Por eso, desde el primer día que asumí la presidencia de la Comunidad de Madrid, he dicho que hay que cambiar el modelo de la formación. En un país con cinco millones de parados y con tan pocos recursos, los 2.000 millones que se destinan a formación se deberían dedicar fundamentalmente a la búsqueda de puestos de trabajo. El Gobierno [estatal] ha dicho ahora que hay que cambiar radicalmente el modelo de formación, y hay que hacerlo de manera urgente. ¿Cómo? Atendiendo a las demandas reales del mercado. Y que sean las empresas que necesitan a más trabajadores las que den la formación, en un sistema más transparente. No debemos dejar pasar la oportunidad.

P. ¿Considera que su Ejecutivo ha actuado de forma ejemplar con el caso Aneri?

R. Cuando a alguien le plantean una situación de estafa… Desgraciadamente estas cosas pasan. Aquí lo que ha habido ha sido una estafa por parte de unas personas que, aprovechándose de todo el entramado que rodea a la formación, han construido una serie de empresas y un sistema de formación de cursos que luego no se producían para obtener unos beneficios de las posibilidades que el sistema actual da. Lo que ha pasado en Madrid se está reproduciendo en otras partes de España, como Andalucía. El problema no es que haya unas personas que hayan montado un sistema para estafar, el problema es que tenemos un sistema de formación que se presta a que estas circunstancias se puedan producir con una cierta facilidad.

P. Entonces, el problema no es suyo y está satisfecho de cómo han afrontado el escándalo Aneri.

R. La Comunidad ha colaborado con la policía, hemos abierto investigaciones internas, hemos demandado a quienes han cometido la estafa, reclamamos el dinero público mal utilizado… Pero lo importante es cambiar el sistema de formación. Es un sumidero por el que se pierde una cantidad de dinero bestial.

P. ¿Qué le parece que la consejera de Educación, Lucía Figar, cobre un cheque guardería?

R. Las leyes están para todos los ciudadanos. Que alguien tenga una responsabilidad pública no le debe negar el derecho a poder participar en aquellas regulaciones de carácter general del tipo que sean, como es este caso.

P. ¿No le parece reprobable? En esta legislatura, Figar ha subido un 175% las cuotas de las escuelas infantiles públicas…

R. No haga demagogia. La pregunta no es esa, perdónenme. La pregunta es ¿Usted cree que por el hecho de ser un responsable público no se tiene derecho a pedir o disfrutar de los mismos derechos que cualquier ciudadano si se cumplen los requisitos?

P. La pregunta no es si es legal, la pregunta es si no es inmoral, cuando esta legislatura también se han suprimido las 310.000 becas para libros, cuando las tasas universitarias en la región han subido un 65% o cuando las becas de comedor han caído de 120.000 a 50.000.

R. Insisto, ¿ustedes consideran que una persona, por el mero hecho de ser un responsable público, no tiene derecho a disfrutar de los mismos derechos que los demás ciudadanos si cumple los requisitos?

P. En otras circunstancias no sería tan llamativo, y más teniendo en cuenta la elevada renta de la responsable de Educación.

R. Insisto en mi respuesta. No es un problema de que llame o no la atención. Creo que ya les he respondido.

P. A partir del verano pretenden empezar a convertir, de forma progresiva, en interinos a 5.000 eventuales de la sanidad madrileña. ¿No choca con su pretensión de privatizar la gestión de seis hospitales, a la que terminó renunciando el pasado enero tras más de un año de protestas?

R. Tenemos una de las mejores sanidades del mundo, pero vaya por delante que creo que la sanidad en nuestro país necesita una reforma importante si la queremos hacer sostenible en el futuro. Si la mantenemos como hasta ahora, y no introducimos reformas estructurales, todos los profesionales de la sanidad y los que conocen el funcionamiento del sistema saben que no es sostenible. El gasto sanitario no puede seguir creciendo con la economía que tenemos. Para abordar este problema debería haber un pacto, en el que participaran los profesionales del sector, porque por ejemplo hay que adoptar el personal a las necesidades de la sanidad. El sistema exige una mayor flexibilización en la gestión de los recursos humanos dentro de la sanidad. Hay que facilitar una mayor autonomía a los hospitales, a los distintos servicios, y adaptarlos a las necesidades reales. En estos momentos tenemos muchos corsés, que hacen muy difícil poder tener esa flexibilidad. Como el sistema no está adaptado, se produce la renovación constante de contratos de eventuales que no terminaban de ser interinos, y eso era una disfunción del sistema. El personal interinos, al revés que los eventuales, sí tendrán la posibilidad de consolidar el puesto de trabajo mediante procesos selectivos.

P. ¿No es una manera de fumar la pipa de la paz con el sector sanitario?

R. Estas medidas que afectan al personal de la sanidad madrileña no tienen nada que ver con eso. De hecho teníamos pendientes desde hace años medidas como esta. Estaba previsto, y no tiene nada que ver con la marea blanca. Otra cosa es que la oposición haya intentado presentar la externalización de gestión sanitaria con un interés partidista. Era una medida más de las que anunciamos para el ejercicio de 2013. La cuestión es que con hemos logrado reducir el gasto en 370 millones en un año, y eso nos ha permitido cumplir con el déficit.

P. ¿Retomará el proyecto de privatizar la gestión de seis hospitales si se presenta a las elecciones de 2015 y repite como presidente autonómico?

R. Ya les he explicado mi visión de la sanidad. Hay que introducir reformas estructurales importantes, de racionalización del gasto sanitario tanto a nivel nacional como regional, si queremos hacerla sostenible. Lo que planteamos son medidas para que la sanidad mantenga su calidad asistencial y su carácter público, gratuito y universal. No es un proyecto ideológico ni queremos quitarle a los madrileños prestaciones con las que cuentan ahora de forma gratuita. Eso es falso. Ese modelo ya existe en tres hospitales de la región, en Torrejón, Valdemoro o Móstoles. Quienes acuden a ellos reciben las mismas prestaciones que en cualquier otro hospital de los 36 que existen en Madrid.

P. ¿Qué va a ocurrir con el hospital de Villalba? Estaba prevista su apertura en 2011. Cuesta 900.000 euros por cada mes que permanece cerrado.

R. Tenemos que encajar el presupuesto que tenemos, la apertura de nuevos hospitales, como el de Villalba, debería producir un efecto redistributivo del gasto sanitario. Esa reorganización no es todo lo rápida que debería ser, estamos haciendo estudios de redistribución de población que encajen con unos hospitales determinados, pero nuestra intención es abrir ese centro cuanto antes. Se abrirá antes de las elecciones autonómicas de 2015.

P. Madrid registró un incremento del 14% en el sector turístico en los tres primeros meses del año, solo por detrás de las Islas Canarias. El aeropuerto de Barajas también ha experimentado un repunte. ¿A qué se debe?

R. Los turistas en Barajas cayeron en el último trimestre de 2012, lo cual es muy significativo porque la crisis empezó en 2008. ¿Qué pasó en esos años? Que bajó el turismo nacional y se compensó con el extranjero. A finales de 2012 la crisis de Iberia llevó a la aerolínea a suprimir rutas y frecuencias, paralizando la expansión de Iberia Express, la versión low cost de Iberia que competía con Vueling, que a su vez se trasladó a Barcelona. El 38% de las operaciones en Barajas se producían por Iberia, por lo que su situación afectó directamente, de lleno, al aeropuerto. A eso hay que añadir el proceso de privatización de AENA, para lo que ha tenido que realizar un expediente de regulación de empleo muy importante o la subida de las tasas. Eso en las compañías de bajo coste pesa mucho, y provocó la pérdida de base de Easyjet, o vuelos de otras compañías de bajo coste como Ryanair. Ese escenario se ha ido solucionando, en buena parte cuando Iberia llegó a un acuerdo en todas sus áreas de negocio. Lo que hasta entonces era un factor que penalizaba a Barajas ahora supone posibilidades para el futuro. Como consecuencia de eso se aumentan una decena de rutas, la frecuencia de 16 rutas, y a eso se suma que vendrán operadores como Norgewian, y una mayor apuesta de Ryanair. Así, la estimación del número de reservas de viajeros como de slots de aviones de cara al verano es de entre el 5 y el 7%. El crecimiento sostenido de la economía también contribuye a un mayor turismo interno, y por tanto de la afluencia de los viajeros de Barajas.

P.Y mientras, las radiales de peaje vacías.

R. Es una pena, porque son unas grandes infraestructuras. Es un problema por resolver, el Estado trabaja en una solución. La propuesta que ha hecho es bastante inteligente, con una quita del 50% con las entidades financieras. Lo que está claro es que no se va a poner un solo duro público más. La Comunidad ni es titular ni ha dado la concesión ni tenemos capacidad de decidir. El Gobierno de Zapatero planteó como solución hacer unos préstamos participativos por 700-800 millones que hemos tenido que pagar los españoles y estamos pagando. Y además amplió todavía más la concesión a las adjudicatarias. ¿Qué han producido? Más costes y peores soluciones. Es cierto que también contribuyó a agravar el problema el cambio en los criterios de las valoraciones de las expropiaciones por parte de los tribunales, que las multiplicaron por 200, 300 o mucho más. El Gobierno socialista tampoco recurrió esos fallos judiciales.

P. La percepción que hay en la calle es que si quiebra una autopista, se la rescata. Cosa que no se hace con los particulares.

R. La solución del Gobierno de Mariano Rajoy, al revés de lo que hizo el PSOE, es que los españoles paguemos cero.

P. ¿Seguro que no vamos a pagar un euro más por esas autopistas?

R. A eso es a lo que se ha comprometido el Gobierno y figura en las intervenciones parlamentarias de la ministra de Fomento [Ana Pastor].

P. Lo que sí afecta al presupuesto de Madrid son los peajes en sombra, sistema heredado de la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón como presidente regional, y del que a su vez Botella ha heredado una deuda de 8.000 millones en el Ayuntamiento. La Comunidad le destinará este año 110,9 millones a estos peajes, lo que supone 5,3 millones más que en 2013.

R. Los cálculos de tráfico que se hicieron por ejemplo en la M-45 se hicieron pensando que crecería en un periodo de ocho-diez años. Lo que pasó es que al segundo-tercer año se había llegado al 100%, mientras en las radiales por ejemplo bajaban las estimaciones del tráfico previsto en un 30%. A eso se le unió el elevado coste de las expropiaciones. En lo que respecta a la gestión del Ayuntamiento, la desconozco. Sí sé que es una deuda enorme y su efecto son las infraestructuras que hay en la capital, especialmente la M-30. Podemos discutir si esa deuda está justificada o no, personalmente creo que las deudas excesivas no son buenas y no se deben de producir. Hay que hacer una gestión que no hipoteque el futuro de las generaciones durante mucho tiempo. Nosotros estamos haciendo, en ese sentido, una gestión razonable.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el martes en la puerta principal de la sede del Gobierno regional, en la Puerta del Sol. © GORKA LEJARCEGI El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el martes en la puerta principal de la sede del Gobierno regional, en la Puerta del Sol.

P. ¿Ninguno de los recortes que han aplicado son por ideología o convicciones?

R. Todos los ajustes que hemos hecho han sido como consecuencia de la necesidad de priorizar los intereses generales a cualquier otro interés político. Igual que ahora que estamos tomando medidas de mejora. Buscamos el interés general, no un ventajismo político. Cuando hemos introducido medidas de racionalización en gastos lo hemos hecho salvaguardando los servicios esenciales. No hemos quitado ninguna prestación. Mantenemos los servicios sanitarios y los hemos incrementado, como los servicios educativos y sociales. Lo único que hemos hecho es tomar decisiones de ajuste para contener el gasto. Por ejemplo, en transporte público hemos conseguido más ingresos poniendo en valor toda la red de metro a efectos publicitarios. Hemos introducido el patrocinio en algunas estaciones, con lo que hemos obtenido algunos ingresos. Hemos vendido material móvil sobrante, con los consiguientes ingresos adicionales que no teníamos. Colaboramos técnicamente y acompañamos a empresas a concursos internacionales en América Latina y Oriente Próximo que nos reportan también ingresos. Todo eso nos permite ingresos adicionales que nos permite hacer ajustes de gastos. Hemos firmado un convenio en Metro que nos ha permitido hacer un ajuste de plantilla a las necesidades de la red y nos va a suponer una mayor eficiencia en la gestión.

P. Hace unos meses publicó una tribuna en EL PAÍS donde reclamaba un nuevo modelo de financiación autonómica para el 1 de enero de 2014. Madrid fue la primera comunidad autónoma en reclamar un cambio urgente del sistema en verano de 2012. El tiempo transcurre y no se sabe nada.

R. Espero que se cambie, el Gobierno se ha comprometido a hacerlo y para eso ha creado un grupo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera [órgano donde se reúnen los responsables de Economía autonómicos con los del Estado]. Ya se ha celebrado una primera reunión donde se ha pedido el balance de cada comunidad autónoma sobre eso, que ya se ha entregado. Espero que a partir de ahora se aceleren los procesos de cambio de este modelo de financiación que no satisface a nadie y perjudica muchísimo a los madrileños. Es un modelo que no es razonable y nada comprensible.

P. ¿Se pueden revertir esos mil millones de euros que reclaman desde 2012?

R. Se podría aprobar un sistema de financiación y darle efectos del 1 de enero para que tuviera un carácter reversible. No sería nada extraño, ya se ha hecho en anteriores ocasiones. Esperamos eso y que sea un sistema transparente y reconozca al 100% de los madrileños, cosa que ahora no hace: ahora mismo no se reconocen con carácter general a 300.000 madrileños y 600.000 a efectos de Sanidad. En Cataluña, con los mismos criterios, no se reconoce a 67.000. Pedimos que todos ellos estén reconocidos a la hora de la financiación, para que se garanticen a las autonomías los recursos necesarios para prestar los servicios públicos. No podemos recibir menos de la media de lo que reciben el resto de los españoles.

P. Desde el Gobierno de Mariano Rajoy se traslada que Madrid se habría ahorrado 800 millones de haberse acogido al Fondo de Liquidez Autonómico.

R. Es un discurso desde mi punto de vista incomprensible, no se ajusta a la realidad y no sé cuál es la pretensión que se tiene en insistir en algo que no es así. El que va al FLA es aquel que no tiene capacidad para financiarse, y por tanto tiene dificultades económicas. No entiendo el interés del Gobierno en que todo el mundo pudiera tener dificultades económicas. Como no lo entiendo, no entiendo ese discurso. No haber ido al FLA le supone a Madrid haberse ahorrado 400 millones de financiación. El FLA no financia al 100%, y el resto es una financiación muy cara: Si hubiéramos acudido al FLA, no nos habríamos podido financiar y pagaríamos un sobreprecio. Madrid se financia gracias a la confianza que genera en los mercados por sus políticas y situación económica prácticamente en tasas muy equivalentes a las del Tesoro.

P. ¿Cómo valora el reparto desigual del déficit el pasado ejercicio?

R. Estoy absolutamente en contra como ya he expresado reiteradas veces. El déficit asimétrico es injusto y se ha repartido en razón de unos criterios que nadie conoce, y que beneficia a los incumplidores frente a los que sí cumplen el objetivo de déficit. Lo único que ha hecho el reparto desigual del déficit es beneficiar a aquellos que no han hecho los esfuerzos que otros hemos realizado a lo largo de muchos años. no es razonable y a las pruebas me remito: no ha servido para que las autonomías incumplidoras sí lo hayan hecho.

P. El Estado tampoco lo ha cumplido.

R. Así es, no ha cumplido su propio objetivo de déficit. Al final, todos estamos obligados a cumplir con el déficit que como país nos marca la Unión Europea. Lo necesitamos para seguir generando confianza y credibilidad.

P. Supongamos que el PP no consigue mayoría absoluta y necesita los votos de UPyD… Parece un escenario bastante probable. ¿Es posible un acuerdo?

R. ¿Alguien sabe lo que es UPyD aparte de Rosa Díez? No sé cuánta gente es capaz de decir quiénes son los dirigentes de ese partido en la Asamblea o el Ayuntamiento, o las políticas fiscales, de seguridad o de lo que sea que defienden. Los ciudadanos tienen que saber a quienes pueden entregar su confianza y qué es lo que quieren hacer. Tengo la sensación y percepción de que en el caso de UPyD saben quién es Rosa Díez, pero no tienen conocimiento de lo demás. Las encuestas definen el sentimiento de ese momento de las personas a las que se consulta, es la foto de ese momento y es muy respetable. Pero lo que habrá que ver es lo que pasa el día de las elecciones, los resultados electorales y a partir habrá que configurar los gobiernos en razón de los resultados. Entonces ya se verá si el partido que gane gobierna por sí mismo, si tiene que recurrir a pactos o hay un gobierno de minoría.

P. Todo apunta a que el PP perderá la mayoría absoluta que ha tenido en las últimas legislaturas.

R. Remito a los resultados de las elecciones de dentro de un año.

P. Engloban a UPyD con PSOE e IU, se refieren a ellos como tripartito. Explique la estrategia del PP.

R. Es la descripción de un hecho. En los últimos tiempos asistimos en el Parlamento regional a una posición conjunta de manera reiterada en determinadas iniciativas políticas. Cuando hablamos de tripartito queremos transmitir que actúan de una manera coordinada. Cuando por ejemplo planteamos la rebaja de impuestos, nos encontramos con que el tripartito se opone y plantea la subida de impuestos generalizada a los madrileños.

P. Eso no es así. Se refieren a las rentas más altas.

R. No, lo que piden es una subida de impuestos. Cuando uno baja el IRPF, se lo está bajando a tres millones y medio de contribuyentes. El 80% de nuestra rebaja fiscal va dirigida a personas que ganan menos de 30.000 euros. Esa es la realidad. Lo otro es humo, es el discurso demagógico en que está instalada la izquierda.

P. ¿Le inquieta Tomás Gómez?

R. No.

P. ¿Nada? ¿Ni lo más mínimo?

R. No, ¿por qué?

P. Por su oposición.

R. Nada.

P. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado una bajada muy importante de impuestos con la eliminación de la tasa de basuras. ¿Tiene usted previsto algo parecido para la Comunidad de Madrid ante la próxima cita electoral?

R. Ustedes están prejuzgando que Botella ha hecho esto como una medida electoral, yo creo que ha tomado esa decisión dentro de lo que es la aplicación de los compromisos electorales del Partido Popular y de nuestras señas de identidad. Una de ellas es una fiscalidad baja, que incentive la actividad económica. Hemos tenido que tomar decisiones en el sentido contrario como consecuencia de la crisis… Botella ha heredado el Ayuntamiento más endeudado de España [8.000 millones de euros] y tiene que realizar todo un plan de saneamiento que desde mi punto de vista está ejecutando de forma muy eficiente y eficaz. Ahora que la situación ha mejorado, ha recuperado nuestros compromisos electorales y está aplicando los principios del PP en política fiscal. Eso está por encima de cualquier interés personal o electoral, igual que cuando el pasado otoño planteé la reforma fiscal. Lo hice porque creí y creo que es lo mejor para la región.

P. Pero tanto usted como ella quieren ser candidatos en las elecciones autonómicas y municipales del año que viene.

R. No sé si la alcaldesa quiere repetir, en todo caso lo tiene que decir ella. Yo sí he dicho que quiero repetir como presidente de la Comunidad, me gustaría ser el candidato, pero yo no tomo las decisiones gobernando en razón de que vaya a ser o no el elegido por mi partido. Yo tomo las decisiones en razón de lo que creo que es bueno para los madrileños. Los ciudadanos cada vez quieren más hechos de los políticos, que gestionen, que hagan cosas concretas. No discursos vacíos o eslóganes electorales que aparentemente les ilusionen y luego les lleven a la frustración.

P. ¿Fue un olvido imperdonable no incluir a José María Aznar en la agenda de los mítines del PP de cara a la campaña electoral europea?

R. Desconozco cómo funcionan esas cuestiones por parte del equipo de campaña. Este martes he escuchado a González Pons decir que por supuesto estarían encantados de que Aznar participara en mítines de la campaña, pero en todo caso es una cuestión que le corresponde a la dirección nacional y a la organización campaña. Aunque Aznar ha dicho que ahora tiene la agenda completa. En mi opinión, siempre es bueno escuchar las opiniones de Aznar. Es uno de los grandes políticos de este país, es uno de los referentes de nuestro partido y todo lo que dice tiene interés con independencia de que te pueda parecer mejor o peor. Siempre es interesante escucharle.

P. ¿Es usted partidario de retirar el proyecto de ley del aborto ante las numerosas voces contrarias al proyecto?

R. Teníamos una situación bastante razonable, pero entiendo que el PP había planteado una iniciativa en este sentido dentro de su programa electoral para las últimas elecciones generales. A partir de ahí, el Gobierno está impulsando esta iniciativa. Este tema no tiene que derivar en una confrontación política de unos contra otros. Es un tema que debe trascender a eso, ya que es muy delicado y juegan en él muchos factores. Debería resolverse de una vez entre todos.

P. ¿Es partidario de incluir en el proyecto la malformación fetal como supuesto?

R. Hay que estar a los criterios fundamentales de los científicos, de las personas que más saben de ello. Insisto, es un tema lo suficientemente delicado como para que no se utilice para la confrontación política. Preocupa a toda la sociedad, incluso con componentes de conciencia, y por lo tanto hay que ser especialmente cuidadoso a la hora de afrontarlo.

P. El Gobierno central plantea cambiar una ley similar a la de la mayoría de los miembros de la UE, y endurecerla asemejándola a la de países como Polonia o Malta, más conservadores en los casos en que el aborto es legal.

R. Aquí nadie ha dicho nada de eso. El Gobierno ha planteado un proyecto, ha dicho que se va a consensuar, y yo ya les he expresado mi opinión.

P. ¿Está a favor del matrimonio homosexual?

R. No es algo que me preocupe, sino todo lo contrario. Creo que en su momento el planteamiento de algunos se hizo con la clara intención de ofender a quienes entendían que el matrimonio era una institución que tenía un componente o enfoque religioso. Utilizar estos asuntos para la confrontación me parece fatal.

P. Con motivo del Dos de Mayo le va a entregar la Medalla de Oro de la Comunidad a Antonio María Rouco Varela, conocido por su rechazo frontal a la ley del aborto vigente o al matrimonio entre personas del mismo sexo.

R. Le entregamos este galardón a aquellas personas que entendemos que a lo largo de su trayectoria han trabajado por Madrid. El cardenal Rouco Varela lleva 20 años como arzobispo de Madrid y ha sido 12 años presidente de la Conferencia Episcopal. Durante mucho tiempo ha sido el referente de la Iglesia católica española, que aunque no le guste a mucha gente es la confesión mayoritaria de la mayoría de españoles. Ha hecho una labor pastoral y social muy importante y es lo que reconocemos el Dos de Mayo. No entramos en otras consideraciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon