Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Existe realmente la adicción a la pornografía?

BBC Mundo BBC Mundo 02/03/2016
Las imágenes porno en internet activan ciertos centros del cerebro que pueden ser relacionados a adicción, según científicos. © BBC Mundo Las imágenes porno en internet activan ciertos centros del cerebro que pueden ser relacionados a adicción, según científicos.

Una serie en vídeo en la que el actor estadounidense Terry Crews detalla sus dificultades con la pornografía ha sido vista por millones de personas en las últimas semanas. Pero la serie plantea el interrogante: ¿Es el porno realmente adictivo?

Crews llamó su serie de tres episodios "Dirty Little Secrets" ("Sucios secretitos"). Es un recuento franco de su consumo de pornografía, que él dice empezó a la edad de 12 años. La primera entrega de la serie ha sido vista más de tres millones de veces y atraído miles de comentarios.

Crews, un exjugador de fútbol americano mejor conocido ahora por sus interpretaciones actorales en cine y televisión, habla en detalle de las horas que pasaba viendo porno. "La pornografía realmente arruinó mi vida de muchas maneras", dice. "Si entrada la noche todavía estás mirando, probablemente tienes un problema. Y yo era así".

Reconoce que su adicción casi le cuesta su relación con su esposa, la cantante de góspel Rebecca King-Crews, de la que se separó temporalmente. Miles felicitaron a Crews por su honestidad. Otros reaccionaron compartiendo sus propias experiencias con la adicción sexual.

Un usuario escribió: "He luchado durante años -AÑOS- con la pornografía. Estoy agradecido que hoy en día puedo decir que marqué un fecha específica de sobriedad y que me he mantenido limpio por algún tiempo".

Polémica

Sin embargo, el propio concepto de "adicción al porno" es polémico. No es un desorden que está incluido en la más reciente edición del Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales, considerado "la biblia de la psiquiatría" y publicado por la Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos.

Muchos expertos indican que los cerebros de las personas que miran porno no funcionan de la misma manera que los de, por ejemplo, los que consumen drogas, aunque hay alguna evidencia contradictoria. En un estudio, investigadores de la Universidad de Cambridge escanearon los cerebros de 19 hombres viendo porno y las zonas de gratificación en el cerebro que se activaron fueron las misma que cuando los adictos ven su droga preferida.

No obstante, Nicole Prause, investigadora de la Universidad de California, en Los Ángeles, afirma que el consumo de porno no debería agruparse con la adicción a las drogas y el alcohol. "En el caso de la adicción al porno, el cerebro aparece similar a otras adicciones pero solo hasta cierto punto y luego diverge. Cuando miras pornografía, hay aumento en el aprendizaje y la gratificación… pero no se detectan otras marcas distintivas", explicó a BBC Trending.

"En otras adicciones como los juegos de apuestas, cuando uno ve una señal instigadora, para las personas con problemas, la respuesta del cerebro es mayor. En el caso del porno, con las personas que dicen tener problemas, su respuesta es menor". Prause añade que la ciencia del cerebro significa que el porno no es adictivo de acuerdo a los modelos actuales, y que tratarlo como una adicción podría ser contraproducente.

Obsesión

Pero designar el porno como no adictivo no le trae sosiego a los miles que hablan de su lucha con la pornografía online. Uno de esos grupos, que publica en el foro online Reddit, es r/NoFap ("fap" es jerga para "masturbación") y tiene 170.000 seguidores. Muchos de los usuarios de ese foro detallan sus intensas luchas con sus obsesiones con el porno y se comprometen a no consumir pornografía ni masturbarse por un período de tiempo.

Tom (no es su nombre real) es un profesor en un estado central de EE.UU. Él le comentó a BBC Trending que su obsesión con la pornografía empezó de joven y tuvo un efecto negativo en su matrimonio. "Seguramente han escuchado el dicho que el porno es fantástico pero no se compara con la cosa verdadera", contó. "Cuando eres un adicto al porno, sientes lo opuesto. El sexo es fantástico pero no se compara con el porno".

Llegó un momento, confesó Tom, que había semanas en las que pasaba horas todas las noches mirando porno. "Tenía problemas excitándome con mi esposa, solo porque ya no era suficiente para mí", dijo.

Digan lo que digan los científicos, Tom siente que está adicto a la pornografía, como muchos de los que comentan en el foro de Reddit. Lleva dos años intentado dejar de verlo y ha logrado aguantar hasta 90 días seguidos pero reconoció que frenarlo del todo sigue siendo una lucha.

MÁS EN MSN

-El cura que esnifa cocaína que escandaliza a Irlanda del Norte

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BBC Mundo

image beaconimage beaconimage beacon