Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Hay vida en Próxima b? Preguntas sin respuesta que deja esta 'nueva Tierra'

El Confidencial El Confidencial 25/08/2016 Sergio Ferrer

El descubrimiento de una 'hermana' de la Tierra a tan sólo cuatro años luz de distancia es el bombazo científico del verano. Un hallazgo con importante participación española que abre un nuevo capítulo para la astrofísica, pero que también deja muchas incógnitas a su paso. En Teknautas hemos hablado con el investigador del Instituto de Geociencias Jesús Martínez-Frías para intentar arrojar algo de luz a este hito.

¿Qué han descubierto?

El exoplaneta más cercano a la Tierra conocido, bautizado como Próxima b. Los exoplanetas o planetas extrasolares son aquellos que orbitan alrededor de una estrella diferente a nuestro Sol.

Su existencia ya se sospechaba desde al menos 2013, pero no había datos suficientes como para asegurarlo del todo. Gracias al trabajo de más de treinta investigadores de ocho países se ha podido confirmar.

¿Por qué es relevante?

Es una "nueva Tierra" muy parecida a nuestro planeta. No es el primer exoplaneta descubierto —se conocen casi 5.000— pero sí el más cercano, lo que facilitará su estudio en el futuro. Además orbita a su estrella a la distancia justa para pensar en que pueda haber agua líquida en su superficie.

¿Dónde está?

Está a una distancia de unos 4,2 años luz —40.140.000.000.000 kilómetros—. Orbita alrededor de Próxima Centauri, una enana roja, estrella pequeña y 'fría', que es la más cercana al Sol. Gira a su alrededor a una distancia mucho más pequeña de la que tiene Mercurio respecto a nuestro Sol, como se puede comprobar en la siguiente imagen:

© Proporcionado por El Confidencial

¿Por qué no hay fotos?

Este nuevo exoplaneta todavía no se ha visto, aunque está tan cerca que no podemos descartar conseguir alguna imagen en el futuro. Su presencia se ha deducido a partir de los efectos gravitatorios que ejerce sobre su estrella, descartando que estos sean debidos a otros fenómenos.

¿Cuánto tardaríamos en llegar a Próxima b?

Cuatro años luz es equiparable a la acera de enfrente en un contexto astronómico, pero aun así Próxima b está fuera de nuestro alcance. Si alcanzar Marte en nuestro propio sistema requiere seis meses de viaje, esta distancia sólo es posible para la ciencia ficción. La sonda Voyager 1 que viaja a unos 60.000 km/h es el objeto desarrollado por el hombre que viaja a mayor velocidad, pero tardaría casi 8.000 años en llegar. Para entonces España todavía estaría repitiendo elecciones.

¿Es el exoplaneta más similar a la Tierra?

Todavía no se sabe, ya que ni siquiera podemos asegurar aún que tenga atmósfera. Ese honor lo disfruta de momento el exoplaneta Kepler-438b con un índice de similitud del 88%. Esta medida, que no hace referencia a la habitabilidad, tiene en cuenta factores como la temperatura de superficie y la densidad planetaria. El porcentaje para Próxima b todavía está por conocer, pero sí sabemos que su masa es 1,3 veces la de la Tierra, un valor bastante similar al de nuestro planeta.

¿Puede tener agua?

Próxima b no está, en realidad, en la zona de habitabilidad, está en la zona de temperatura. Esto quiere decir que podría haber agua líquida, pero de momento todo son conjeturas. 

¿Es habitable? ¿Podríamos vivir allí?

No lo sabemos, aun suponiendo que pudiéramos llegar mágicamente allí. Las enanas rojas como Próxima Centauri son más frías que nuestro Sol, pero su actividad es mucho mayor. Esto quiere decir que la radiación recibida es también superior y por lo tanto puede que la superficie fuera incompatible con la existencia de vida, aunque los organismos extremófilos son capaces de sobrevivir en ambientes que para nosotros serían mortales.

En cualquier caso, es importante no confundir habitabilidad con vida y ser cautos. Que pueda contener agua líquida no quiere decir que la tenga, ni tampoco que exista vida.

¿Por qué se llama así?

Los nombres de los exoplanetas se ponen usando el nombre de la estrella —Próxima Centauri— y añadiendo letras —b, c, d...— según se descubran. El nombre de Próxima b nos indica que es el primer planeta descubierto que orbita Próxima Centauri, pero podría no ser el último.

¿Y ahora qué?

El siguiente paso es descubrir si tiene atmósfera y, con suerte, tomar alguna imagen del exoplaneta. Una atmósfera rica en determinados tipos de gases nos diría se ha habido actividad volcánica, imprescindible para ver si el planeta alberga algún tipo de actividad geológica que pueda haber favorecido la aparición de vida. En este sentido, tecnologías todavía en desarrollo como el telescopio espacial James Webb jugarán un papel fundamental.

Representación de la superficie de Próxima b. (Nature) © Externa Representación de la superficie de Próxima b. (Nature)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon