Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Monarquía o república?

EL PAÍS EL PAÍS 05/06/2014 Cartas al Director

Según datos de la OCDE de 2013, entre los 10 países con mayor calidad de vida del mundo, en cinco su forma de Gobierno es la monarquía parlamentaria. Hay otros estudios que miden la salud de las democracias y en esta clasificación son siete los Estados cuyo jefe del Estado es un rey o una reina.

Está claro que el prestigio y funcionamiento de las instituciones depende de la gestión de los que están al frente de ellas. En España la Corona ha sido respetada y valorada hasta que sus miembros han tenido comportamientos poco éticos y rechazables, fundamentalmente en los últimos años, pero no por ello podemos obviar su papel en la Transición y la consolidación de la democracia.

Muchos creen que su abdicación podría ser un buen momento para que los ciudadanos decidan la forma de Gobierno de este país. No soy uno de ellos, aunque mi opción es claramente republicana. Admitiendo sin duda la legitimidad del debate, existen cuestiones de supervivencia como sociedad que exigen una prioridad absoluta, entre las que no encuentro hoy un referéndum sobre nuestra forma de Gobierno. Eso no excluye que debamos afrontar con prontitud una reforma para que la Constitución se adapte a los profundos cambios que se han producido desde su aprobación, y que los ciudadanos con su voto puedan aprobar o rechazar una propuesta de convivencia en la que figure el modelo de Estado.— Álvaro Abril Aparicio. Madrid.

Mi total y absoluto respeto hacia quienes sean partidarios de una u otra de las dos opciones. Pero desde la libertad y la tolerancia me atrevo a poner a debate alguna consideración. Creo que en los momentos actuales el debate no debe situarse en si monarquía o república. Tengo la sensación de que a la mayoría de la ciudadanía le interesa más si democracia, sí o no. Y dando un paso más: a la mayoría de la ciudadanía le interesa más la calidad de la democracia.

En Europa, como en todos los países avanzados, hay monarquías y repúblicas con el mismo grado de democracia. No hay diferencia. ¿No será que en España aún existe, en algunos, ciertos prejuicios históricos por lo que han sido en otras épocas las monarquías o las repúblicas?

Otra cosa es que pongamos el interés en actualizar las instituciones, que en muchos casos necesitan profundos retoques.— Julio García-Casarrubios Sainz. Valdepeñas, Ciudad Real.

Me parecería muy ambicioso decir que en estas líneas represento a todos los jóvenes españoles, pero permítanme decir que me gustaría creer que a bastantes. Quizá a aquellos que se estén preguntando por qué Felipe, pero también a los que se pregunten que por qué república.

Nos han enseñado la labor de don Juan Carlos en la Transición y hemos aprendido a valorarla. Como también hemos aprendido a valorar el derecho a decidir y a no conformarnos. Todo un mérito mediar en una época de incertidumbre y conseguir una democracia sólida y estable como la que disfrutamos ahora. Mi, ahora sí, personal agradecimiento es manifiesto.

Querer decidir no implica que no aceptemos el papel que ha desempeñado o que nos parezca que sean más numerosos los errores que los aciertos. Querer decidir significa que no tenemos por qué aceptar que nos siga representando alguien por el mero hecho de ser “el hijo de”.

Se habla mucho de establecer una Tercera República, pero yo me conformaría con que pudiéramos decidir qué sistema queremos. Para que todos podamos sentirnos representados. Para que deje de ser “lo que estamos acostumbrados a tener” y pase a ser “lo que eligió el pueblo democráticamente”.— María Frades Méndez. Badajoz.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon