Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Podemos?

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Cartas al Director

Cuando en una sociedad como la nuestra nos venden como felicidad que hay que tener una vida llena de casas y coches, de apariencia y superficialidad, la buscamos sin rechistar. Una vez llegada la crisis, buscamos chivos expiatorios fuera de la autocrítica (políticos, bancos, mercados, jefe del Estado…). Un día llega el cuenta cuentosde turno y nos dice que tenemos todos los derechos sin obligaciones (ninguna sociedad o individuo puede funcionar sin un equilibrio entre esos derechos y obligaciones). Marca unos culpables a nuestro sufrimiento y nos pone delante de las narices un paraíso tan irreal como imaginario.

Cuando se educa a una masa social carente de pensamiento crítico y objetividad crece el populismo y el nacionalismo, que no es más que el egoísmo de tribu de sociedades carentes de pensamiento crítico. Mientras se eduque a masa adoctrinada por la ideología o la fe, seguiremos buscando culpables fuera y pensando que los derechos son ilimitados y las obligaciones nulas. La educación nos hace libres o nos vuelve esclavos. Los extremos ideológicos por la izquierda o la derecha solo son el resultado de una sociedad inmadura y manipulable. ¿Cuándo una educación para una sociedad verdaderamente libre de pensamiento y autocrítica? ¿Educaremos algún día para pensar y no buscar felicidades que son directamente proporcionales al vacío e infelicidad de los individuos? ¿Podemos?— Pablo Fuentes Cid

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon