Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Por qué tiene tanto tirón Albert Rivera?

El Correo El Correo 14/10/2015 Yolanda Veiga
El líder de Ciudadanos ha sabido manejar su imagen cercana y un liderazgo unipersonal. © Getty El líder de Ciudadanos ha sabido manejar su imagen cercana y un liderazgo unipersonal.

Empezó Albert Rivera (Barcelona, 1979) la casa por el tejado, desnudándose en el cartel electoral de Ciutadans. Desnudo integral, lo que buenamente pudo taparse con las manos, que quería predicar con el ejemplo. «No nos importa la ropa que vistes, nos importas tú», decía el slogan, una suerte de declaración de principios... y de intenciones. De aquella propuesta nudista hasta hoy han pasado 9 años. Los que ha tardado en convertirse en el político de moda. Ya lo es... que el lunes fue la sensación en la recepción con los Reyes y ninguno de los 1.600 invitados pudo hacerle sombra. Daniel Ureña, socio y director general de MAS Consulting, Pau Canaleta, consultor en comunicación política e institucional, y Lourdes López, profesora de Ciencia Política en la UNED, desnudan -otra vez- a Rivera y analizan su repentino 'boom' mediático.

La clave es Cataluña: «Si en las elecciones catalanas del 27-S Podemos hubiera sacado mejores resultados todas las cámaras estarían enfocadas hacia Pablo Iglesias. Cataluña ha sido el gran factor (lograron 25 diputados). La candidata era Inés Arrimadas pero él salía en todos los carteles».

No se pierde una tertulia: «Es el único líder político que nunca dice que no a una entrevista. Mediáticamente es muy potente, ha ido a muchas tertulias, se defiende bien en televisión y eso va sembrando. Tiene una capacidad de oratoria muy potente, en la Universidad hasta ganó un concurso. Además, medios de comunicación afines al PP le ven como una alternativa».

Liderazgo unipersonal: «En el PSOE y en el PP es más importante la marca que el líder. Ellos tienen mucha base social, concejales, líderes regionales y autonómicos... pero en las formaciones pequeñas o nuevas las cosas se hacen de arriba hacia abajo. En torno a Rivera se ha construido un liderazgo muy claro con una visualización del líder muy grande. La gente dice: ‘El partido de Rivera’».

Carisma: «Destaca por su carisma, por su cercanía a la hora de contar sus propuestas, por su concreción de objetivos y vías para conseguirlos y, como se demostró ayer en la recepción en el Palacio Real, se ha convertido en una de las personas con las que todos quieren hablar».

No genera rechazo: «El líder de Podemos genera rechazo en ciertos sectores porque su discurso es más agresivo, no habla tanto de renovación como de castigo, de pasar facturas... Rivera ha sido más inteligente y ha entendido que la sociedad no pide castigo, sino un cambio tranquilo. La gente quiere cambios pero no aventuras y Rivera no les da miedo, no genera rechazo en el votante medio».

El momento: «Vivimos una época de enorme volatilidad y ha sabido colocarse en un ‘vacío electoral’ post crisis en el momento más indicado. Miles de ciudadanos españoles que no quieren votar o apoyar a los partidos tradicionales (PSOE, PP, IU) pero tampoco están a favor de Podemos han encontrado en Ciudadanos una alternativa ‘nueva’, moderna y joven que responde a muchas inquietudes actuales pero que se sostiene sobre pilares de partido más tradicional, respetuoso con las instituciones y las leyes».

¿Sería un buen presidente?: «Algunos analistas creen que le podría faltar experiencia para ser el nuevo presidente, mayor trayectoria a nivel nacional y un equipo de gente con características similares que lo acompañen en la lista, ya que él es el máximo exponente del partido y poco se sabe del resto de los que optan a diputados. Aunque el hecho de no ser percibido como un político profesional puede ser beneficioso».

¿Le pasará factura el desnudo?: «PP y PSOE saben que le necesitan, así que de momento nadie quiere hacer una crítica encarnizada contra él, únicamente Podemos le ataca, y le atacará más. Pero si tuviera opciones de ser presidente claro que utilizarían lo del desnudo como arma arrojadiza. Sus contrincantes dirían que es un inmaduro, un demagogo, que ha banalizado la política...».

MÁS EN MSN

-Podemos asume que aún no está “en condiciones de ganar” el 20-D

-PP y PSOE no quieren a Podemos y Ciudadanos en los debates electorales

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Correo

image beaconimage beaconimage beacon