Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Puede un tratamiento detener el envejecimiento de la piel?

El Mundo El Mundo 12/06/2014 CRISTINA GALAFATE

"Todo el mundo sabe que con el tiempo nos oxidamos, y el rostro es donde más se aprecia el envejecimiento: aparecen arrugas, disminuye la hidratación y se producen alteraciones pigmentarias". El Doctor Jesús Fernández Tresguerres, Catedrático de Fisiología y Endocrinología Experimental de la Universidad Complutense de Madrid, lleva 20 años investigando este proceso. Su mensaje es claro. Sí se puede actuar contra el paso del tiempo y siempre es mejor prevenir que curar.

"Cuanto antes utilicemos un tratamiento anti edad, mejor, y cualquier cosa que hagamos tiene que ser mantenida en el tiempo para que haga efecto", explica. Es decir, no vale con cuidarse la piel un día, la constancia es clave para observar resultados.

Según el experto, aunque la velocidad de envejecimiento depende de cada individuo y no necesariamente tiene que ser reflejo de la edad cronológica, sino de la herencia genética y el estilo de vida, la edad biológica establece una relación efectiva con las alteraciones de las distintas funciones.

"Los jóvenes tienen una serie de sustancias antioxidantes que se producen en las mitocondrias, los llamados 'motores' energéticos del cuerpo, que impiden o limitan el daño celular", explica. Pero, a medida que vamos envejeciendo, "el proceso metabólico mediante el cual se obtiene la energía se hace más ineficiente, y el organismo en su conjunto es menos capaz de reparar las lesiones que van apareciendo en los distintos tejidos", afirma.

Hasta hace poco, cuenta Fernández Tresguerres, se consideraba que todas estas alteraciones eran irreversibles. Sin embargo, se ha podido demostrar que no es así: "Yo mismo lo he comprobado en mi laboratorio: las células tienen capacidad de auto regeneración siempre que les proporcionemos los elementos necesarios".

Conseguir una piel más joven

© Proporcionado por elmundo.es

Después de revolucionarias investigaciones en el campo de la bioenergía celular, en las que ha participado el propio Doctor, los científicos de Olay han llegado a una conclusión. "La disminución de producción de bioenergía comienza a los 20 años y continúa disminuyendo hasta los 60, siendo ésta una causa directa del envejecimiento del rostro".

Así, explican desde la firma, un equilibrio energético óptimo ayuda a proteger y restaurar las células, gracias a la combinación de unos ingredientes clave que ahora utilizan en la formulación de una de sus gamas más emblemáticas: Regenerist. "Hemos incorporado en los productos una nueva tecnología desarrollada a partir de estos descubrimientos, que suponen la mejora más importante de la historia de Olay".

Estos complejos bioenergéticos -Niacinamida, Olive MTM y Pal-KTTKS- unidos a la Lys'lastina incrementan los niveles de bioenergía celular de la piel, aumentan la penetración de los ingredientes en las capas de la piel y estimulan la producción de colágeno y elastina. "Su penetración y absorción es mucho mayor, y sus resultados se perciben en cuatro semanas de uso. Los productos estarán a la venta a partir de septiembre en los puntos habituales y al mismo precio".

El ritual a seguir

¿Cuál es la rutina de belleza perfecta? Clare Peters, embajadora internacional de Olay, ha visitado España con motivo de este gran lanzamiento. Cara y Poppy Delevingne se encuentran entre las clientas habituales de su salón Neville de Londres. La terapeuta, con 17 años de experiencia en el sector, nos explica los pasos clave del tratamiento energizante diseñado por ella.

1. Limpieza: "Es básico para que los productos tengan una óptima absorción. En mi clínica me encuentro muchas mujeres que no tienen una buena rutina de limpieza y eso les proporciona brillos y granos", dice. Lo correcto, según la profesional. es empezar desde el cuello hacia la frente, con la piel humedecida y siempre sin arrastrar la crema limpiadora: "Es mejor extender una capa generosa y dar un suave masaje. Bastan dos minutos, pero es imprescindible que sea todos los días".

2. Preparación: A continuación, aplicaremos el sérum con las manos, desde el cuello a lo largo de los pómulos y hacia la sien. "Mi consejo es calentar el producto con la palma de las manos para obtener una cobertura uniforme. El masaje estimula el metabolismo de la piel y, alrededor de los ojos, nos ayuda a liberar la tensión".

3. Hidratación: Finalmente, pondremos la crema de rostro en pómulos, mandíbula y frente, hasta la zona del cuello y en la parte superior de los hombros. "Lo ideal es dar suaves toques para estimular la energía de la piel del rostro".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon