Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué es un charnego?

La Vanguardia La Vanguardia 09/03/2016 David Ruiz Marull
El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián © La Vanguardia El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián

Un charnego es, según la Real Academia Española (RAE), un “inmigrante en Cataluña procedente de una región española de habla no catalana.” Dice la RAE que el origen de esta palabra es el mote catalán xarnego que, a su vez, deriva de las castellanas lucharniego o nocharniego, es decir, nocturno.

En Catalunya, sin embargo, el término va mucho más allá. Y eso es porque en gascón -la variedad lingüística propia del triángulo aquitano que forman Burdeos, Toulouse y Bayona-, la palabra vino a referirse en el siglo XVI a los hijos de una persona nacida en Cataluña y otra francesa.

Fue entre 1950 y 1960, en plena dictadura franquista, cuando charnego empezó a utilizarse despectivamente para referirse a las personas que venían del resto de España y a sus hijos. El paso de los años ha hecho que cada vez sea más difícil encontrar en Cataluña a ciudadanos con dos apellidos catalanes (y, eso, porque ya hemos olvidado los apellidos que vienen del francés, el árabe, el italiano o el portugués).

Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, es uno de los hijos de esa inmigración, de esos trabajadores que llegaban a Cataluña desde otras regiones del país y que eran vistos con cierto temor por parte de los catalanes.

“En mi barrio, el concepto moral de clase estaba muy arraigado: aquellos hijos de la ’purria murciana revolucionaria’, según menestrales catalanistas, mostrarían maneras de charnegos apartados”, escribía Julià de Jòdar, exdiputado de la CUP en el Parlament. Su madre llegó desde Cartagena y su padre de Almería para asentarse en Can Artigues, entre Badalona y Sant Adrià del Besòs.

Los abuelos de Rufián también llegaron a Cataluña en esa ola migratoria. Una era paleta y de Granada. El otro, un taxista de Jaén. “Soy charnego e independentista”, dijo el viernes el republicano en pleno debate de investidura en el Congreso, provocando un auténtico terremoto en las redes.

Especialmente comentada ha sido la conversación entre Rufián y el escritor Arturo Pérez-Reverte, que ocupa la silla T en la Real Academia Española.

Charnego fue perdiendo uso en los últimos tiempos en una sociedad cada vez más mezclada donde las tensiones sociales son mucho más importantes que las geográficas. Al menos hasta que estalló el conflicto independentista y aumentó la utilización del “charnego agradecido” con el Federico Jiménez Losantos definió en su día al escritor y periodista Paco Candel.

Candel, que vivió durante casi toda su vida entre Montjuïc y Can Tunis, publicó en 1964 Los otros catalanes, un libro sobre la marginación que sufrían en Cataluña los inmigrantes llegados de otras regiones españolas y que fue determinante para modificar los prejuicios sobre el término charnego. Conocido como el charnego universal, Artur Mas le recordó como el “Mandela catalán” por su capacidad para defender que el “progreso social y nacional van juntos”.

El charnego agradecido sería lo que en Estados Unidos se conoció, entre la comunidad negra, como el ‘Tío Tom’. Por charnego agradecido se entiende a esa persona que hace todo lo posible por integrarse en Cataluña y que incluso acaba sintiéndose catalán.

Para Sergi Pàmies, Rufián está “lejos del servilismo paternalista del charnego agradecido”. “Rufián representa la evolución de lo que Montilla significó para el PSC. Es el intento de poner fin a los estereotipos. (...) Rufián actualiza el catalanismo inmigrante de Montilla y lo eleva a la fase del independentismo en castellano”, escribía en plena campaña electoral.

MÁS EN MSN

-Echa a andar la comisión que quiere hacer de Cataluña una República independiente

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon