Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué reina queremos las españolas?

El Mundo El Mundo 14/06/2014 ANA SÁNCHEZ JUÁREZ

Dentro de pocos días Su Alteza Real la Princesa de Asturias pasará a ser Su Majestad la Reina Letizia. La que fue una popular periodista televisiva hace una década se convierte en la primera monarca consorte española del siglo XXI, y de ella se espera un gran compromiso con las causas que afectan a las mujeres. La prensa internacional ha destacado de ella que se forjó «una carrera estelar antes de su matrimonio», y así lo resaltó su suegra y predecesora, Doña Sofía, tras la abdicación de Don Juan Carlos: «Estoy totalmente tranquila. Letizia hará muy bien de reina porque es muy competente». Un comité de expertas de Yo Dona analiza las cualidades de su figura.

Una Reina valiente y renovadora

La periodista Ángeles Rivero, directora del periódico asturiano La Nueva España, insiste en el hecho que Doña Letizia es la primera que da el paso de ser Reina ante «el clamor de regeneración de la vida pública que se percibe en las urnas y en la calle». La directora del diario donde inició sus prácticas profesionales la futura monarca dice de ella que tiene ante así «el reto de saber conciliar a la Corona con su generación y las posteriores, con aquellos españoles que han puesto distancia con la Monarquía, sin ser conscientes de que el bienestar del que han venido disfrutando no es un derecho adquirido y, por lo tanto, inquebrantable».

© Proporcionado por elmundo.es

Además, como apunta la también periodista y escritora Cristina Morató, «si como dicen su corazón es republicano, podría contribuir a renovar y modernizar esta institución, que atraviesa una de sus peores crisis».

Arantza Quiroga, presidenta del PP del País Vasco, estima que Doña Letizia debería «resaltar el acervo cultural, institucional y social que hace tan rico a nuestro país, conociendo a fondo

sus gentes, preocupaciones y tradiciones, haciéndolas propias y conectando unas autonomías con otras, y todas, con España».

Cercana

Una de las herramientas para unir la Monarquía al pueblo quizá serían las redes sociales. Nuria Vilanova, directora de la agencia de comunicación Inforpress, asegura que para ella hoy Twitter es la clave. «La comunicación ya no solo puede ser escrita y la futura monarca conoce el valor de lo audiovisual. La Casa Real utiliza los mensajes en vídeo y creo que en un futuro sería bueno incrementar esta tendencia».

Vilanova, por su parte, considera que Letizia puede conseguir ese acercamiento, porque tiene unas características personales que juegan a su favor para este cometido: «Siempre que he coincidido con ella he visto que es una mujer que sabe escuchar, que se interesa por la gente y pregunta. Conoce, tiene una memoria relevante, se acuerda de las personas, situaciones y conversaciones.

Escuchar, sí, pero con humildad, puntualiza Arantza Quiroga, quien también aporta el matiz de la «capacidad de aprender y rectificar».

Cristina Morató, que asegura conocerla bien, dice que a pesar de tener un origen plebeyo, «ha perdido con los años la sonrisa y la espontaneidad. Creo que lo primero que debería hacer es ganarse el respeto de la gente. Su excesivo afán de perfección y su culto a la belleza la hacen parecer altiva, fría y distante».

Cómplice con el Rey

«Doña Letizia debería acompañar y apoyar al nuevo monarca en su objetivo de ser Rey de todos los españoles, manteniendo y potenciando la cercanía con los ciudadanos demostrada por Don Felipe en su etapa como Príncipe de Asturias, más allá del desempeño de las labores institucionales propias del cargo. Solo de esta manera, con complicidad entre ellos y afinidad, los nuevos Reyes conectarán con la sociedad española, sus preocupaciones, retos y desafíos», apunta Patricia de Roda, directora General de la Fundación Lealtad. A lo que Elena Gil, de IWF Spain, añade: «Es muy importante el apoyo al Rey en el desempeño de las responsabilidades de la Monarquía parlamentaria, en especial, ante el reto de la cohesión territorial y social en España».

Profesional

Todas las expertas coinciden en la preparación de la todavía Princesa de Asturias, con unos altos niveles de autoexigencia, a veces criticados, que ha demostrado durante sus 10 años de casada. «Los que la conocen», asegura Morató, «dicen que es muy trabajadora, culta, exigente y profesional. También que es rebelde, y que no se siente a gusto con el estricto protocolo». Por eso, la asturiana Ángeles Rivero cree que tiene en la Reina Sofía «un ejemplo de elegancia, sensatez, serenidad y saber estar. En una palabra, de profesionalidad, lo que sin duda le resultará de una gran utilidad en el complejo momento histórico que le toca protagonizar junto al futuro Rey Felipe VI».

Conducta ejemplar

En este contexto de crisis y escándalos de corrupción, se le pide que sea una monarca austera e íntegra. Elena Gil, presidenta de International Women's Forum for Spain y consejera de Jazztel, también añade la importancia de su papel como madre y educadora de la futura Reina de España. Para todo ello, le pide mucha generosidad y sacrificio. Morató da un toque de atención e incide en que Doña Letizia defiende «como una leona» su vida personal, y añade: «Pero a partir de ahora no tendrá apenas privacidad. Deberá trabajar, aunque le pese, los fines de semana, ser reina las 24 horas, y sus dos hijas estarán más expuestas a los medios de comunicación que nunca. Como una plebeya en el trono, sabrá conectar con la gente de la calle y trabajar en beneficio de los españoles, incluso sábados y domingos».

Solidaria

Patricia de Roda, directora general de la Fundación Lealtad, cree que debería dar un paso más en apoyo a las causas solidarias. «En su nueva situación, la futura Reina podrá desarrollar un papel aún más activo. Su implicación ayudará a dar a conocer la labor de las numerosas organizaciones que merecen la confianza de la sociedad española, y que trabajan diariamente con los colectivos más desfavorecidos y olvidados».

Impulsora del liderazgo femenino

Como argumenta Elena Gil, Doña Letizia tiene una oportunidad de oro. «Las españolas queremos una Reina que refleje tal como somos en la actualidad, que facilite nuestro impulso en los ámbitos profesionales y empresariales, que contribuya a nuestra participación efectiva y a nuestra visibilidad, mostrando su cercanía con las iniciativas impulsadas por mujeres en distintos terrenos y, sobre todo, apoyando la conciliación entre la vida profesional y personal, interesándose por las empresas que tienen sistemas más flexibles», explica Gil. Para Arantza Quiroga su perfil de «profesional, mujer y madre, porque libremente así lo ha decidido, sin tener que renunciar a nada», es una baza a su favor en esta cuestión.

Embajadora de la marca España

Nuria Vilanova incide en este punto: «Nadie debe olvidar que la Monarquía ha sido clave en la internacionalización de nuestra economía. Sin su trabajo anterior, la crisis hubiera sido mucho peor. Tiene ante sí una labor importantísima, apoyando esa función, clave para nuestro futuro. Deberíamos ser conscientes del enorme consenso y reconocimiento que la Casa Real nos ha aportado, así como de su empuje para que el nuestro sea un país relevante». En cuanto a su vestuario, tan comentado, debería apoyar de forma explícita a más diseñadores y firmas españolas. Tiene que tener en cuenta que, para una Reina, como para todas, la imagen es una carta de presentación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon