Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Quieres aprobar tu oposición? Sigue a estas estrellas de Internet (y opositores)

El Confidencial El Confidencial 12/06/2016 Álvaro Hernández

Ya cuentan con decenas de miles de seguidores y han logrado convertirse en un referente dentro de su singular actividad diaria. Tanto es así que muchos acuden a ellas como si de auténticas gurús se tratase. Son opositoras y han transformado lo que era solo un ‘hobby’ —contar sus idas y venidas en la red— en un verdadero fenómeno de masas entre los aspirantes a funcionarios.

Cristina Rodríguez lleva más de dos años preparando las oposiciones para conseguir un puesto en Hacienda. Desde hace poco más de un año, sube fotos de su escritorio a su cuenta de Instagram casi a diario, algo con lo que ha conseguido atraer a cerca de 20.000 seguidores en la red social fotográfica. Todo, bajo el nombre por el que es realmente conocida en internet: Tiempo entre Papeles.

"Todo empezó cuando vi que en Tumblr la gente de otros países subía fotos de sus apuntes", explica Cristina a Teknautas. "Me pareció curioso, empecé a hacerlo y así contacté con otras chicas que también eran opositoras y nos apoyábamos entre todas". Fue precisamente el apoyo entre opositoras lo que hizo que otra aspirante a funcionaria se animara a crear Opomodora.

"Lo primero que hacía era subir muchas fotos de mi escritorio a Facebook, y a raíz de ahí una compañera de la universidad me dijo que le ayudaba mucho a seguir con el máster", explica Mariángeles, la opositora que creó hace apenas un año esa cuenta de Instagram, que cuenta ahora con más de 30.000 seguidores. “Me lancé a hacer la cuenta, más que nada porque vi que yo animaba a la gente y porque también me animaba yo; era mutuo”, comenta.

A partir de ahí, se produjo lo que ellas mismas consideran un ‘boom’. "Poco a poco, todas empezamos a subir imágenes con apuntes, a apoyarnos… Cada vez se hacían más fotos, cada vez había más ‘hashtags’ por ahí y empezó a subir el número de gente que nos seguía", recuerda Cristina.

Lejos de quedarse en Instagram, el fenómeno ha traspasado las barreras de la red social propiedad de Facebook. Si las ‘egobloggers’ y el resto de celebridades de la Red que se encuentran bajo el paraguas de lo ‘influencer’ están presentes en cada rincón de internet, las gurús opositoras también lo han conseguido: no sólo andan por Twitter o Facebook, donde también cuentan con miles de seguidores, sino que han llegado a Snapchat e incluso a YouTube.

"El canal como tal no está centrado para los opositores, porque yo creo que no puedo dar consejos", explica Cristina, que tiene ya más de 40.000 suscriptores en YouTube, donde sube vídeos con recomendaciones sobre cómo estudiar, sea cual sea el puesto para el que se estén preparando sus espectadores. "Está centrado en lo que yo he vivido, que ha sido más la universidad", concluye la opositora.

Es tal la visibilidad que esta comunidad ha alcanzado (con ‘hashtags’ que también cuentan con decenas de miles de publicaciones en Instagram como #opozulo o, simplemente, #oposiciones) que algunas empresas ya han fijado su mirada en estos pequeños canales publicitarios que son las opositoras más populares de la Red.

Material de oficina gratuito

"Se han puesto en contacto conmigo papelerías y empresas que ofrecen material estilo Mr.Wonderful", cuenta Mariángeles. "Ellos te regalan material y tú lo sacas en la foto del escritorio". De esta forma, el material promocional no sólo se ha colado en las imágenes de Instagram, sino que también ha llegado a YouTube con vídeos tan sorprendentes como la ‘review’ de una papelería o el ‘unboxing’ de un pedido de material escolar.

"Está todo relacionado, porque el tema de estudiar se relaciona con la papelería, y cuando subes fotos no sólo subes instantáneas de los apuntes, sino también de lo que utilizas para estudiar", explica Cristina. No obstante, a pesar de semejante actividad publicitaria entre unas redes sociales y otras, estas opositoras niegan haber encontrado un suculento incentivo económico en su día a día como estrellas rutilantes de internet.

(Opomodora) © Externa (Opomodora)

"Nada de dinero, solo material escolar, que estoy a tope… No me quejo, pero no es una actividad para dedicarse a ello, no", aclara Opomodora. Por su parte, la creadora de Tiempo entre Papeles admite recibir ingresos por la visualización de sus vídeos de YouTube: "Pero para comprarme un boli".

Más allá del incierto futuro al que se enfrentarán sus exitosas cuentas de Instagram cuando aprueben sus respectivas oposiciones y obtengan una plaza como funcionarias, Opomodora y Tiempo entre Papeles son, a día de hoy, solo un ‘hobby’ para sus creadoras. Una forma de ocio que, eso sí, ha llegado a ser muy importante para otros opositores. "Me mandan un montón de privados haciéndome consultas. Que no soy experta en nada, pero bueno… Yo aconsejo como puedo", cuenta Mariángeles.

Bien sea por la belleza de esos peculiares bodegones de estudio que comparten o por la motivación y el hecho de sentirse arropado ("cuando descubrimos que hay gente que comparte lo mismo y que te entiende, te sientes como apoyada", confiesa Cristina), lo cierto es que después de las blogueras de belleza, los ‘gamers’ de YouTube y el ejército de amantes de la comida en Instagram, llega la comunidad de opositores a las redes sociales para compartir cuál es el mejor boli del momento y aprender a subrayar como dios manda.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon