Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ángela Ruiz Robles, la precursora del libro electrónico que nunca vio un e-book

El Confidencial El Confidencial 28/03/2016 A.V.C.

Google celebra este lunes el 121 aniversario del nacimiento de Ángela Ruiz Robles, la leonesa inventora del libro mecánico. Este artilugio nacido en la década de los 60, antepasado remoto del libro electrónico –e-book–, nació de la mente de una mujer que trabajó toda su vida como profesora y que daba clase a los niños de una aldea cercana a Ferrol, Galicia, además de impartir lecciones de manera gratuita a mujeres y obreros para que aprendieran a leer y escribir.

Doodle dedicado a Ángela Ruiz Robles por Google © Proporcionado por El Confidencial Doodle dedicado a Ángela Ruiz Robles por Google

A Ángela Ruiz Robles se le conoce como doña Angelita, poseedora de una magnífica red de neuronas que buscó con ahínco la manera de aligerar el peso que cargaban en las mochilas sus alumnos. En 1949 patentó un primer libro mecánico que desplegaba los temas y los ampliaba con otros relacionados a través de un sistema de resortes que funcionaban con aire comprimido. Además, su invento disponía de circuitos eléctricos y luces que hacían más llamativo el material a estudiar.

La idea de Ruiz Robles era conseguir que todo lo que sus alumnos necesitaran estuviera contenido en un solo tomo. Aunque no llegó a lograr su meta al 100%, sí pudo presumir de convertir su patente inicial en un prototipo que constaba de un maletín metálico del tamaño de un libro grueso. Dentro, el soporte para los carretes que se habían escrito a mano con cuidada caligrafía, de materias tan diversas como lengua, matemáticas o inglés.

Los inventos de Ángela Ruiz Robles (EC) © Proporcionado por El Confidencial Los inventos de Ángela Ruiz Robles (EC)

Aunque su aparato hubiera ahorrado graves problemas de espalda a sus alumnos e importantes sumas de dinero a sus padres –que veían como cada curso desembolsaban importantes cantidades en comprar libros a sus hijos–, el invento nunca llegó a las aulas. Sus visitas periódicas al Ministerio de Educación no dieron frutos –a pesar de que el desarrollo del libro mecánico le valió el Lazo de la Orden de Alfonso X y de que desarrolló una enciclopedia mecánica que nunca llegó a patentar–, y doña Angelita murió en 1975 sin ver materializada su idea. Años más tarde, el e-book conquistó a las editoriales y hoy en día es un instrumento muy utilizado por los lectores.

Ángela Ruiz Robles, con su enciclopedia mecánica (CC/Cedidas por la familia Ruiz Robles) © Externa Ángela Ruiz Robles, con su enciclopedia mecánica (CC/Cedidas por la familia Ruiz Robles)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon