Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Órbitas 'al horno': la extraña ruta de un planeta que roza su estrella

El Confidencial El Confidencial 28/03/2016

Representación del planeta HD 80606b. (Eduardo-Tarasca) © Externa Representación del planeta HD 80606b. (Eduardo-Tarasca) Durante siglos, nuestro sistema solar ha sido considerado como el patrón por el que se rigen el resto de sistemas del universo. Una estrella en el centro de una pista central circular y un planeta que orbita en cada carril. Los planetas más pequeños y rocosos 'circulan' por las pistas interiores, mientras que los gigantes gaseosos 'corren' por las pistas exteriores. Ahora, un extraño sistema planetario recién descubierto ha puesto patas arriba este modelo.

En los últimos veinte años los telescopios han evolucionado lo suficiente como para descubrir nuevos patrones con configuraciones inesperadas. Los llamados 'júpiteres calientes' son masivos planetas que, como un pollo al horno, circulan muy cerca de sus estrellas en una ardiente órbita. Los investigadores han intentado averiguar cómo estos gigantes gaseosos, que deberían formarse lejos de sus soles, terminan formando estas órbitas.

Ahora, investigadores del MIT han utilizado el telescopio espacial Spitzer de la Nasa para para encontrar un sistema solar todavía más extraño. El exoplaneta HD 80606 b es del tamaño de Júpiter, pero su masa es cuatro veces superior. Reside en un sistema a 190 años luz de la Tierra, en la constelación de la Osa Mayor. Lo peculiar de este cuerpo celeste es lo excéntrico de su órbita.

Exoplanetas al horno

En lugar de mantener una ruta circular, este exoplaneta tiene una órbita más similar a la de un comenta. Después de pasar unos cien días de su año recorriendo una ruta alargada en la que se acerca y aleja de su estrella, en tan sólo veinte horas se acerca tanto a la estrella que recibe miles de veces la energía que recibe la Tierra del Sol cada día.

La investigación, publicada hoy en la revista 'Astrophysical Journal Letters', siguió al exoplaneta HD 8060 b durante 85 horas en las que se acercó al máximo a su estrella. Los investigadores determinaron que la superficie del planeta alcanza los 1.000 ºC, pero que conforme la órbita se aleja se enfría con gran rapidez, en apenas diez horas. Este proceso se repite cada 111 días, tras los que el cuerpo vuelve a alejarse por el espacio, a la espera de volver a 'entrar en el horno'.


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon