Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

‘Lancet Psychiatry’

EL PAÍS EL PAÍS 10/06/2014 Ignacio Vidal-Folch

La reputada revista científica The Lancet acaba de lanzar una nueva publicación titulada The Lancet Psychiatry, llamada a convertirse en un vademécum para los profesionales e interesados en esta ciencia del alma o de la mente.

La primera entrega, que todavía no es accesible en papel impreso, sino solo online, se dedica a un tema monográfico, el único que realmente le importa a la filosofía según la célebre sentencia con la que Albert Camus abre El mito de Sísifo: el suicidio. Parece que es una de las 20 causas de muerte más comunes en el mundo y que cada año hay un millón de personas que se inclinan por esta solución al problema de vivir. Es más o menos como si cada año desaparecieran las poblaciones de Sevilla y de Bilbao. En España, según veo en el informe del Instituto Nacional de Estadística, el número de casos anuales ronda los 3.500: 3.393 en el año 2000, 3.429 en 2009, 3.180 en 2011, 3.530 en 2012…

The Lancet Psychiatry reúne en esta primera entrega varios estudios sobre el tema, causas, efectos, factores influyentes, avances en la ciencia mental y conocimiento del funcionamiento del cerebro que en el futuro ayudarán a los terapeutas; mapa de la vulnerabilidad genética y neurológica del individuo ante situaciones de “estrés”, la promesa de “biomarcadores” del dolor psíquico, aspectos relativos a la “salud pública”, es decir, cómo afecta un caso al entorno familiar y social o el efecto contagio de la noticia propagada en medios de comunicación de masas como éste en el que está leyendo esta información. Le informo también de que esta columna no tiene fijado de antemano un número preciso, sino aproximado, de caracteres, y por tanto queda más o menos a mi albedrío dónde y cuándo acabar. Le informo de que voy a suicidarla en el próximo punto, que –hasta su próxima resurrección– será exactamente su “punto final”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon