Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“El tesorero no entrega sobres sin el conocimiento del secretario general”

EL PAÍS EL PAÍS 22/04/2014 Fernando J. Pérez

El extesorero del PP Luis Bárcenas contó el pasado 10 de abril al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz nuevos detalles de la financiación ilegal de su partido durante más de 20 años. En esa declaración, Barcenas aseguró que en todas las sedes regionales y provinciales de la formación conservadora se llevaba una contabilidad b con fondos opacos. El extesorero explicó que en la sede nacional no se controlaban las supuestas finanzas ocultas de las distintas provincias pero eran “conscientes de que eso sucedía así”, aunque no intervenían “en nada de eso”. “¿Ni supervisaban?”, le preguntó la fiscal. “Ni supervisábamos, ni queríamos saber”, zanjó Bárcenas.

La responsabilidad de los secretarios generales. El extesorero rechazó que la responsabilidad sobre las finanzas del partido recayera en exclusiva sobre el tesorero y el gerente de la formación, como sostuvieron la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, y sus antecesores en el cargo Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos, en su declaración ante Ruz como testigos el pasado agosto. “Eso no es cierto, ellos tienen conocimiento. El tesorero no gestiona, en fin, no habla con donantes para conseguir dinero para el partido, ni se dedica a entregar cantidades con sobres, que yo anoto, sin el conocimiento de sus superiores, ¿no? Y el superior en este caso es el secretario general. (...) Porque además es el máximo responsable estatutariamente en cuanto al control de las finanzas del partido”. Bárcenas declaró que el PP tuvo una caja b desde 1989, cuando el tesorero del partido era Rosendo Naseiro.

Cascos entregó dinero a la caja b del PP. “Lo que figura en la documentación es que hay algunas cantidades que las entrega él [Francisco Álvarez-Cascos] directamente para que las custodiemos o las guardemos, con lo cual en definitiva conoce la existencia de la caja y de los papeles”.

Las obras de la sede, pagadas con dinero negro y con descuento del 10%. “Entonces, cuando llega el mes de septiembre y se liquida la obra, es cuando se toma la decisión de plantearle [al arquitecto Gonzalo Urquijo] la posibilidad de que una parte se le pudiera pagar aprovechando que hay una liquidez importante en la caja b, y se le puede pagar con fondos de esta contabilidad”.

Juez: “¿Pero había alguna idea que obligara o que ustedes decidieran que un determinado porcentaje era en a y otro en b? Porque ha dicho antes que como consecuencia de la rebaja del señor Urquijo, le supuso una rebaja del porcentaje que se iba a pagar en b, al partido”.

El exsenador y extesorero del PP Luis Bárcenas, en febrero de 2013. © Gorka Lejarcegi El exsenador y extesorero del PP Luis Bárcenas, en febrero de 2013.

Luis Bárcenas: “No. Una vez que se toma la decisión de que vamos a pagar el 50% o 40% en b o 30, bueno la proporción que fuese, teniendo en cuenta que al ser en efectivo no es una cantidad por la que se tribute, pues si es posible hacernos un descuento por esa cantidad y quiero recordar que es entre el 8 y el 10% el descuento que se nos hizo sobre la cantidad que se pagaba de esa forma”.

Fuentes de la investigación señalan que el juez Pablo Ruz da especial relevancia a esta declaración, que coincide con los documentos que fueron intervenidos en la sede del PP donde figuraban anotaciones sobre esta supuesta rebaja en el precio final de las obras que se pagaban con dinero opaco.

Destrucción de documentos. Bárcenas relató que los pagos en negro de las obras de la sede fueron documentados mediante recibís que posteriormente fueron destruidos. Así como facturas correspondientes a pagos de trajes para Rajoy, aunque el presidente del partido no supo que los fondos para esos gastos procedieran de la caja b. “Álvaro Lapuerta decidió que los trajes era mejor pagarlos con ese dinero [de la caja b] para que no figurase en la contabilidad oficial del partido una factura de una sastrería. Por eso se paga, y esos recibos pues lo rompemos”.

Las tarjetas de visita de Álvaro Lapuerta sobre la caja b. Bárcenas relató que las donaciones ilegales que recibía el partido las controlaba directamente quien fue durante muchos años su jefe directo, Álvaro Lapuerta, tesorero del PP entre 1993 y 2008. “Se llevaba una doble contabilidad. Yo anotaba en los papeles famosos lo que Lapuerta me decía que anotase, es decir, los donativos que él gestionaba y que conseguía de determinadas personas, y los pagos los autorizaba Lapuerta, que era el tesorero. Pero, en paralelo a esos papeles, se llevaba un segundo control, que llevaba el propio Lapuerta, que era que cada vez que él recibía una cantidad, en la cartera llevaba unas tarjetas suyas de visita en las que en la parte de atrás anotaba la fecha, la persona que daba el dinero, y el importe. Cuando había un gasto, exactamente lo mismo”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon