Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Estados Unidos es ganable”

EL PAÍS EL PAÍS 01/06/2014 Faustino Sáez
José Manuel Calderón, durante la entrevista © Claudio Alvarez José Manuel Calderón, durante la entrevista

Acaba de concluir su novena temporada en la NBA y reflexiona con la convicción persuasiva del que conoce la esencia de la materia. José Manuel Calderón (Villanueva de la Serena, Badajoz, 1981) mira hacia atrás con la satisfacción de haber firmado su año más anotador en la liga estadounidense con Dallas, con quién volvió a disputar unos playoffs en los que no estaba desde 2008 —cayó en primera ronda ante San Antonio—, y hacia adelante con la ambición de asaltar el oro en el Mundial de España con la selección.

Pregunta. ¿Cuándo salió de casa con 13 años, imaginaba jugar tantos años en la NBA?

Respuesta. Nunca pensé en la NBA de pequeño. Quería jugar al baloncesto porque me lo pasaba muy bien. Los horizontes llegan solos, paso a paso. El primero y el más importante lo dieron mis padres dejándome salir tan joven. Si ellos hubieran dicho: ‘que se quede en Villanueva a estudiar’, igual no estaba aquí ahora. Hace nueve años recuerdo el momento de tomar la decisión con Ana, mi mujer, de si nos íbamos o no a Toronto. Fuimos a visitar la ciudad y decidimos dar el salto. No es fácil decir ‘me voy’ y no es fácil permanecer allí tanto tiempo. Es una liga muy complicada en la que cuesta mucho ganarte el respeto de los compañeros y los rivales. Es difícil superar a Pau en permanencia en la liga [13 cursos], pero de momento espero cumplir los tres años que me quedan de contrato. La barrera de los 10 es una marca muy importante.

P. ¿Qué balance hace de su temporada?

R. Estoy muy contento. Llegar a un nuevo equipo después de ocho años en los Raptors no es fácil, pero el balance es positivo. He jugado 81 de los 82 partidos de la temporada regular y físicamente me he sentido muy bien. Es verdad que va llegando una edad en la que el cuerpo necesita más descanso, pero trabajo mucho con mi entrenador personal [Joan Roman Tarragó] para estar a tope.

P. Monta Ellis le ha desplazado de la posición de base y su rol ha sido similar al que tuvo con la selección en el Eurobasket.

R. He repartido menos juego, pero me he divertido mucho. En la selección el puesto de dos está bien cubierto y me gustaría ser base que es donde me siento más cómodo, pero si el seleccionador me lo pide me adaptaré a jugar de escolta.

“En la selección el puesto de ‘dos’ está bien cubierto y me gustaría jugar de base”

P. En esa polivalencia destaca su mejora en el tiro de tres (45%).

R. Pura adaptación. El tiro era uno de mis puntos débiles en mis primeros años y ahora me siento muy cómodo y es de lo que más hago. En el baloncesto mejoras y aprendes cada año. El día que te retiras es cuando dejas de mejorar. Lo que vas perdiendo físicamente lo ganas en otras cosas.

P. ¿El baloncesto es técnica, psicología, físico...?

R. Es todo un poco. Muchas veces el cansancio es más psicológico que físico. Aunque te cueste mover las piernas, si al cuerpo le pides que corra corre. La NBA es más difícil mentalmente que físicamente.

P. ¿El Mundial de España es el colofón para esta generación?

R. Es una cita muy especial que este grupo tiene en la cabeza desde hace mucho tiempo. Esperemos estar todos a tope físicamente para disfrutar y ojalá podamos llegar a la final del 14 de septiembre. Después será tiempo de que otra gente entre en el grupo. Jugar en España es un premio para todos. Igual si las finales olímpicas las hubiéramos jugado en casa habríamos estado más cerca de ganarlas.

P. Vuelve Pau.

R. El año pasado no pudo estar en Eslovenia y nos echó tanto de menos como nosotros a él. Es importantísimo que esté. Hace que todo sea mucho más fácil para el equipo.

“La plata mundial no nos vale. La ambición no acaba y hay que ser competitivos”

P. ¿Qué sería un buen resultado?

R. Ganar el oro. La plata no nos vale. Hay que ser competitivos. Después el campeonato pondrá a cada uno en su sitio y una vez que llegas a la lucha por las medallas puede pasar de todo, pero el objetivo es ser primeros.

P. ¿Estados Unidos es abordable?

R. Son ganables. Es complicado, pero ya los hemos tenido muy cerca. Nos ha faltado rematar. Tienen muy buenos jugadores por talento y por físico, pero se puede. Ojalá lo consigamos este año si nos vemos con ellos en la final.

P. Además de los títulos, ¿qué legado dejará esta selección?

R. Somos un grupo de amigos. Hemos enseñado que somos gente normal como los que nos ven.

P. ¿Que le queda por hacer?

R. Siempre quieres lo máximo. Siempre quieres ganar un anillo o tener un oro en unos Juegos Olímpicos. La ambición no se acaba. A veces dejo ganar alguna cosa a mis hijos pero porque son mis hijos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon