Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“La diferencia entre Ciutadans y UPyD es tristísima y terrible: Rosa Díez”

EL PAÍS EL PAÍS 20/05/2014 Àngels Piñol

Javier Nart (Laredo, 1947), es abogado, excorresponsal de guerra, exmilitante socialista, tertuliano y, ahora, cabeza de lista de Ciutadans al Parlamento europeo. Las encuestas otorgan a ese partido, del que es fundador, un escaño. Si sale elegido, seguirá trabajando como letrado. Este miércoles se ocupa de defender a un Robin Hood al 50%: robaba a los ricos pero el beneficio se lo quedaba él.

Pregunta. ¿Por qué da el paso de meterse en política?

Respuesta. Me pidió Albert Rivera que concurriera a las primarias y acepté. Estoy harto de estar harto; de que me mientan y de que me cuenten cuentos. Sin duda, me mueve la lucha contra la corrupción: por ética y porque nos cuesta dinero esta mafia económica en la que se junta los intereses de la oligarquía económica y los políticos corruptos. A los partidos les pido que pongan letra a la música: ¿A cuántos de sus militantes han denunciado? Tengo mucha esperanza en los jueces. Hacen un trabajo extraordinario. Si hay una depuración en la vida política, la harán ellos.

P. En el Parlamento europeo hay 751 eurodiputados y los sondeos le dan un escaño ¿Qué cree que podrán aportar?

R. Se puede pensar que es la nada pero si 100.000 personas callan y uno grita, el silencio se rompe. Si un solo consejero de una caja de ahorros hubiera dicho: "Es un suicidio el apalancamiento de esta caja sobre el sector del ladrillo y un disparate construir más que Alemania e Italia juntas".  Esa voz habría perdido en el consejo por 15 a 1 pero su denuncia habría trascendido. Otra cosa es que los partidos metan en las cajas de ahorros a sus paracaidistas que no sabían nada de lo que pasaba.

P. ¿Y por qué los electores tienen que confiar en ustedes más que en otros partidos?

R. Los partidos tradicionales, la casta partitocracia, no hacen lo que dicen. Nosotros no somos políticos. Somos ciudadanos. No hay nada más perverso que un político profesional que puede llegar a ser presidente de un Gobierno sin ver una nómina privada. Los ciudadanos deben mirar si detrás de las palabras hay hechos y olvidarse de su vinculación a la secta: "Soy de derechas tengo que votar a estos y de izquierdas, a estos otros". Dos ejemplos: el último acto de Zapatero fue indultar al gerente del Santander y el primero de Rajoy, a los condenados del caso Pallarols.

P. Algo de eso dice Izquierda Unida: que PP y PSOE no son lo mismo, aunque hacen lo mismo.

R. ¡IU no se levantó contra la Ley Hipotecaria, que es una vergüenza! Cuando se querelló contra Blesa [expresidente de Caja Madrid] , le dije a Llamazares: "Podíais haberos querellado contra vosotros mismos. En el consejo no dijisteis ni mu"…Ese fraude se produjo porque los partidos de la derecha, centro, supuesta izquierda y sindicatos callaron. Los consejeros deberían responder con su patrimonio.

P. Critica la corrupción pero Jordi Cañas ha tenido que dimitir como diputado y el nombre de usted apareció en el caso Palau...

R. El delito fiscal por el que han imputado a Cañas me deja atónito y no habrá causa ¿Cuántos políticos han dimitido? Eso es ética. Y en cuanto a lo segundo se trata de una amenaza de ETA que recibió mi padre, notario en Bilbao. Se negó a pagar. Les dijo: "No puedo pagar la bala que matará a quien no pudo pagarla". Su conducta fue heroica. Ese dinero lo llevó a un banco [a Suiza], lo heredé y lo repatrie. Mi gestor dispuso de él y lo repuso con dinero de la cuenta de Millet a quien ni conozco. El juez me pidió colaborar: testigo fui y testigo soy, no hay más.

Javier Nart, candidato de Ciutadans al Parlamento europeo. © Massimiliano Minocri Javier Nart, candidato de Ciutadans al Parlamento europeo.

P. ¿Es contradictorio ir a una institución que tachan de cementerio de elefantes?

R. Esa institución hace tres cuartas partes de las leyes que afectan a los españoles. La ciudadanía no lo percibe porque de España van los personajes amortizados de los partidos. Lo primero que haré es denunciar los casos de corrupción en España y que se creen comisiones de investigación sobre los fondos de formación de parados. Tienen que aclararse caiga quien caiga. No cambios cromos, que ni los tengo, por nada ni con nadie.

P. ¿Hay crispación en Cataluña por el tema soberanista?

R. Ante una crisis económica brutal y de fiabilidad de las instituciones aparecen Moiseses que nos llevan a una tierra prometida maravillosa. El independentismo es una salida falsa. Los nacionalistas hablan de que nos quedaremos en la UE y es mentira. El artículo 49 dice que los nuevos Estados empezarán el proceso de negociación. Y no son 10 minutos: dura años. Y la fractura social existe y hay cosas de las que ya no se habla. Lo viví en el País Vasco pero, claro, aquí, en Cataluña, sin víctimas mortales. No veo en cualquier caso aquí ningún movimiento social que pueda apoyar la violencia.

P. Todo apunta que ingresará, si sale electo, en el Grupo Liberal Europeo (Alde), que hace un tímido apoyo al derecho a decidir. (Su candidato ha hecho campaña con Artur Mas).

R. ¿En qué texto lo aprueba? ¿Dónde está esa resolución? ¡Estoy harto de intoxicaciones! Si fuera así estaría tan incómodo que no estaré allí.

P. Pues quizá comparta grupo con Ramon Tremosa (CiU)

R. Siempre se aprende incluso del que discrepas porque te obliga a reflexionar. Seguramente estaremos de acuerdo en en muchas cosas pero no en el disparate de la secesión.

P. ¿Por qué no han pactado con Rosa Diez?

R. Entre Ciutadans y UPyD hay una diferencia terrible y tristísima. Admiro a Fernando Savater y he leído todos los libros de Sosa Wagner (candidato de UPyD) y los tengo subrayados. Lo coherente sería converger. Se podrían buscar diferencias artificiales o decir la verdad pero no hay manera [de pactar con Rosa Diez. Nosotros somos un partido de personas y no el de una persona. No somos el partido de Albert Rivera. Liderazgos egregios, ni con Tierno Galván ni con Felipe González.

P. Ha sido tertuliano en Intereconomia. ¿Le suma o le resta?

R. Nunca nadie me ha domesticado el pensamiento. Soy ateo y allí nunca me he sentido más libre. A efectos pedagógicos, es mejor ir a cadenas donde no piensan lo que yo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon