Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“La España por la que vale la pena luchar”

EL PAÍS EL PAÍS 03/06/2014 El País
El Príncipe acude a una recogida de fondos de la Cruz Roja en 2012. © Carlos Álvarez El Príncipe acude a una recogida de fondos de la Cruz Roja en 2012.

El Príncipe Felipe pronunció su primer discurso oficial a los 13 años y desde entonces suma un millar, todos recogidos en la web de la Casa del Rey. Pero los únicos que escribe él mismo, y no el Gobierno, son los que pronuncia anualmente en la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, en el Teatro Campoamor de Oviedo. EL PAÍS ha extractado los discursos de las cinco últimas ceremonias para trazar un perfil del pensamiento de don Felipe sobre algunos asuntos, en sus propias palabras.

Crisis económica:  “ El deber de las instituciones ”

21/10/2011. “Ninguna gran nación puede abordar la crisis desde el pesimismo. Ninguna gran nación puede salir de ella sin el concurso de todos. Cumplamos cada uno con nuestras responsabilidades y promovamos un espíritu colectivo de superación, de ilusión”.

26/10/2012. “Nuestros representantes políticos tienen legítimamente la gran tarea de encauzar y dar respuesta a los graves problemas que vivimos, especialmente a los derivados de la crisis económica. No cabe mayor exigencia de compromiso y responsabilidad de los poderes públicos ante los ciudadanos. Los sacrificios que están haciendo tantos españoles, la grave preocupación e incertidumbre de otros muchos por su futuro, acentúan aún más ese deber de todas las instituciones del Estado de servir a los ciudadanos. [...] Sé que no es nada fácil para muchos ciudadanos mantener alto el ánimo. Pero aun así necesitamos promover y alentar una conciencia social que [...] reconozca nuestras capacidades y fortalezas, potencie nuestra autoestima y nos ayude a proyectar una buena imagen de nuestro país”.

25/10/2013. “...Hacer frente al pesimismo, la frustración o la desconfianza que afectan a muchos españoles. No es difícil, y lo digo con humildad, comprender y respetar esos sentimientos [...]. Sin embargo, no podemos permanecer indiferentes o inmóviles; debemos reaccionar. [...] Los hombres y mujeres de España [...] han mostrado una capacidad de sacrificio fuera de toda duda. Son millones los españoles que cada día batallan para salir adelante con honestidad, con esfuerzo, con valentía y con humildad; ellos son los que realmente hacen de España una gran nación que vale la pena vivir, que vale la pena querer, y por la que merece la pena luchar”.

Paro: “Necesitamos nuevas bases”

23/10/2009. “El paro, que es la consecuencia más dolorosa de la crisis económica que vivimos, hiere nuestra dignidad como seres humanos y constituye nuestra principal preocupación. Exige que los Estados faciliten a quienes se encuentran en esa situación la necesaria protección social, al tiempo que poner en marcha todos los medios precisos para que los jóvenes puedan encontrar trabajo y los desempleados puedan reincorporarse cuanto antes a la vida laboral. En España, además, la crisis nos muestra que necesitamos nuevas bases para crecer y generar empleo”.

Nacionalismos: “Preservemos una convivencia de siglos”

26/10/2012. “Todos conocemos muy bien el valor de la convivencia. Desde el año 1978 millones de españoles hemos sido educados en libertad y democracia; hemos aprendido a [...] resolver nuestras diferencias respetando las leyes en el marco de nuestro Estado de derecho, que tantos sacrificios nos ha costado alcanzar. Y a lo largo de estos años de democracia, todos juntos, hemos acumulado un patrimonio extraordinario de libertad, de respeto y de civismo, como nunca antes en nuestra historia, que debemos cuidar, proteger y –como toda obra humana– acrecentar y perfeccionar”.

25/10/2013. “Creo firmemente que entre nosotros están muy presentes los sentimientos fraternales generados a lo largo de muchos siglos de convivencia; de compartir profundos vínculos familiares e históricos, tantas emociones sufridas o disfrutadas colectivamente, juntos. Sentimientos de respeto, de estima y afecto —de amistad—, que nos han dado forma y que debemos preservar y alimentar siempre, y en todo momento, por encima de las tensiones. [...] Una nación que han construido millones y millones de ciudadanos a lo largo de los siglos y que hoy, todos juntos, en un proyecto compartido, tenemos la responsabilidad de continuar”.

Terrorismo: “La dignidad de las víctimas”

21/10/2011. “Ayer conocimos que quienes han martirizado durante tantos años a la sociedad española con su violencia terrorista asumen su derrota. Es, desde luego, una buena noticia. Es, sobre todo, una gran victoria de nuestro Estado de derecho. Una victoria de la voluntad y determinación de las instituciones democráticas; del sacrificio y el trabajo abnegado, y eficaz, de las fuerzas y cuerpos de seguridad; en definitiva, del conjunto de nuestra sociedad. En esta hora en la que la libertad y la razón se abren camino sobre la barbarie, quiero volver la mirada, querría que todos unidos volviésemos la mirada, con inmenso cariño y respeto hacia las víctimas, hacia su dolor. Y rendir el homenaje más emocionado a su memoria y dignidad”.

Corrupción: “Nunca más volver a caer en excesos inadmisibles”

22/10/2010. “El camino es fortalecer nuestras instituciones, porque a través de ellas se pueden y deben articular las soluciones que esperan los ciudadanos. Pero también debemos buscar la moderación donde haya habido excesos; ética donde haya habido abusos”.

25/10/2013. “La sociedad exige una reflexión rigurosa para nunca más volver a caer en errores y excesos inadmisibles. [...] Un futuro solidario, y con principios éticos firmes, en el que la integridad inspire nuestra vida colectiva y la gestión de nuestros recursos”.

Europa: “Una encrucijada”

21/10/2011. “Si a comienzos del pasado siglo Europa era la solución a los problemas históricos de España, en estos momentos —y para el futuro que ambicionamos— es imprescindible avanzar resuelta y solidariamente en la construcción europea, que se encuentra hoy en una de las encrucijadas más decisivas de su historia”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon