Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“La joyería olía a quemado”

EL PAÍS EL PAÍS 05/06/2014 Rubén Esquitino
Cherif Lakhar, quien supuestamente portaba un kalashnikov en el robo de la joyería Siglo XXI, es conducido a la Audiencia de Alicante. © PEPE OLIVARES Cherif Lakhar, quien supuestamente portaba un kalashnikov en el robo de la joyería Siglo XXI, es conducido a la Audiencia de Alicante.

Era la víspera de una media maratón que atrajo a muchos deportistas a Alicante, en el puerto había seis cruceros atracados. La ciudad rebosaba de gente que apuraba la última hora de los comercios el 1 de octubre de 2011, cuando Cherif Lakhar, Johnny Laux y Alexandre Distanti salieron a tiro limpio de una joyería ubicada en Alfonso el Sabio, una de las avenidas más transitadas del centro de la ciudad.

Distanti murió durante el tiroteo con la policía empuñando una recortada, Laux fue apresado junto al puerto tras una carrera de más de un kilómetro gracias a la acción de un héroe anónimo que se interpuso en su carrera hasta que le alcanzó un inspector. Y Lakhar, portando un fusil kalashnikov, secuestró a una pareja y comenzó una huida junto a Jaques Ruiz, padre de Laux y supuesto cerebro de la operación, que terminó con los dos esposados en una gasolinera de La Pobla de Tornesa (Castellón).

Los tres supervivientes del atraco a la joyería Siglo XXI suman entre todos la petición de pena de la fiscalía de 268 años. Su traslado ayer a los juzgados fue anormal, con una escolta que parecía desproporcionada. Son muy peligrosos a los ojos de la policía, Ruiz tiene un pasado de violencia con antecedentes de robo en varios casinos de Francia e incluso un intento de fuga de prisión. Cuando el atraco estaba en marcha, disfrutaba de la condicional.

Los antecedentes del ‘cerebro’ del grupo incluyen robos en casinos

La policía les ha relacionado con la mafia marsellesa, organización en los últimos años muy interesada los clubes de prostitución del Mediterráneo español, como se pudo ver en la amenaza de bomba en 2012 contra el macroburdel Paradise, en La Junquera (Girona).

Precisamente en un prostíbulo de Elche, el Liberty, trabajaba Johnny Laux meses antes de que su padre Jaques le presentara a Distanti y Lakhar, este último llegado desde Marbella donde intentó montar una operación con hachís, según contó él mismo al juez. A su nombre estaba alquilada la casa en la pedanía alicantina —Cañada del Fenollar— donde se alojó su padre hasta cinco horas después del atraco, cuando puso pies en polvorosa rumbo a Marsella (Francia) junto a Lakhar.

La policía les relaciona con la mafia de Marsella, de donde proceden

Horas antes Lakhar, Laux y Distanti, según la acusación, encañonaron a tres dependientas y una madre con su hijo durante un espacio de tiempo corto, pero que fue una “eternidad” para las vendedoras. “Entraron vestidos de negro y uno gritó al suelo”, narraron ayer entre sollozos las vendedoras, protegidas por una mampara. “El que vino hacia mí llevaba una careta de risa y pensé que podía ser una broma” confesó la mujer que acabó abrazando a su hijo mirando al suelo. Los atracadores no pudieron esperar a que se abriera la caja, con retardo antirrobo.

La llegada de dos policías en prácticas comenzó el tiroteo. Volaban casquillos de bala, “el olor era muy fuerte”, testificó una de las dependientas, “olía como si se quemara la joyería”, puro caos. Una pareja quedó atrapada en mitad del tiroteo. El coche de los becarios recibió más de 30 impactos de bala, uno de ellos se salvó por el chaleco antibalas. Un proyectil perdido hirió a la trabajadora de una zapatería junto a la que se parapetó el otro policía. El tiroteo acabó con una bala de 9 mm en el ojo de Distanti y con la llegada de refuerzos.

Era el sálvese quien pueda: Laux fue detenido junto al puerto, Lakhar secuestró a una pareja que le llevó hasta cerca de la casa donde aguardaba Ruiz. Casi a las dos de la mañana partieron hacia el norte, quince minutos después de que los agentes localizaran la casa. A las cinco, cuando fueron a repostar, dos agentes les detuvieron “sin tiempo de reacción o resistencia”, afirmó uno de los que llegó hasta Castellón.

Lakahr lo niega todo. Jaques Ruiz estaba de vacaciones en la casa alquilada por Johnny Laux, el único que reconoció parte de los hechos ayer en el juicio. No admitió haber disparado, ni haber visto más que una vez a Lakhar, aunque no el día del atraco. Aquella tarde Distantis le recogió con un hombre que llevaba un pasamontañas puesto. El cerebro de todo, según Laux, fue el muerto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon