Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“La OTAN debería enviar más tropas a los países bálticos”

dw.com dw.com 03/05/2014 Michael Knigge (ERC)
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

Idea de enviar más tropas aliadas a los países de Europa Oriental miembros de la OTAN gana simpatías a medida que se agrava la crisis ucraniana. DW habló al respecto con Ivo Daalder, exembajador de EE. UU. ante la OTAN.

Cuando finalizó la Guerra Fría, algunos miembros de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) comenzaron a ver a Rusia como un aliado en potencia. Y hasta hace pocos años, el acercamiento entre algunas potencias occidentales y el gigante de Eurasia parecía prometer mucho. Pero desde que Moscú, Bruselas y Washington comenzaron a forcejear en el marco de la crisis ucraniana, aquellos días se ven muy lejanos.

El diplomático estadounidense Alexander Vershbov, secretario general interino de la OTAN, dijo este jueves (1.5.2014) que Rusia debe ser vista “más como un adversario que como un socio”. Un día más tarde, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, lo secundó, advirtiendo que Moscú está poniendo a prueba la misión, el vigor y la capacidad de compromiso de la alianza transatlántica.

En un discurso ofrecido en el Wilson Center de Washington –un foro creado por el Congreso estadounidense para discutir asuntos globales sin sesgos partidistas–, Hagel pidió a los integrantes de la OTAN que invirtieran más recursos en sus respectivas Fuerzas Armadas, compartiendo la preocupación expresada previamente por militares estadounidenses de alto rango sobre la mengua del poder militar de ciertos aliados europeos.

El jefe del Pentágono se abstuvo de hacer llamados más dramáticos en su alocución del viernes (2.5.2014): Hagel no instó a ampliar la presencia militar estadounidense en el Viejo Continente ni al estacionamiento permanente de tropas aliadas en los países de Europa Oriental que pertenecen a la OTAN. Pero ambas ideas van ganando simpatías a medida que crece el temor a que Rusia invada el este de Ucrania.

DW habló sobre esta materia con Ivo Daalder, exembajador de Estados Unidos ante la OTAN.

Deutsche Welle: En Ucrania, el nuevo Gobierno central amenazaba desde hace tiempo con emplear la fuerza militar para recuperar el control sobre las áreas tomadas por los separatistas rusos. ¿Por qué lo hizo ahora?

Ivo Daalder:Kiev intentó solucionar las cosas diplomáticamente, dándole la bienvenida a los esfuerzos conciliadores de Estados Unidos y la Unión Europea. Esa mediación propició el acuerdo firmado en Ginebra por Rusia y Ucrania el pasado 17 de abril. Rusia se comprometió a lograr el desarme de los militantes prorrusos en Ucrania, pero eso nunca ocurrió. Entonces, era de esperar que el Gobierno de Kiev tomara las iniciativas que tomó. Después de todo, parte del país está ocupado por rebeldes armados e instigados por un Estado vecino.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se encontró en Washington este viernes (02.5.2014) con la canciller de Alemania, Angela Merkel. ¿Qué espera usted de ello en relación con la crisis ucraniana?

Yo espero pronunciamientos claros para que Moscú sepa que, si el conflicto en Ucrania empeora, se expone a sanciones adicionales a las ya aplicadas, incluyendo quizás ‘sanciones de tercer grado’, con serias implicaciones para el sector financiero, el energético y el armamentista de Rusia. Espero que ambos líderes se mantengan alineados, como lo han estado desde el principio de esta crisis, y que dejen muy claro que es Rusia quien tiene la culpa de lo que acontece, que es Rusia quien debe contribuir a disipar las tensiones.

Las amenazas y sanciones emitidas hasta ahora no parecen haber impresionado mucho a Rusia. ¿Por qué cree usted que más amenazas y más sanciones tendrán un impacto diferente en el futuro?

La actual posición del presidente ruso, Vladimir Putin, sugiere que está dispuesto a recibir golpes duros a corto plazo porque está convencido de que todo estará bien más adelante. Yo creo que ese es uno de sus errores de cálculo más grandes. A largo plazo, el costo de lo que Putin está haciendo aumentará considerablemente y en detrimento de Rusia. Las amenazas no evitaron que Rusia hiciera lo que ha hecho en Crimea y en el este de Ucrania, pero las sanciones terminarán obligando a Rusia a cambiar de rumbo.

La OTAN ha ampliado la presencia de sus fuerzas aéreas en los Estados bálticos. ¿Es esto suficiente o puede la alianza transatlántica hacer más para ayudar a Ucrania; por ejemplo, proporcionando asistencia militar?

En honor a la verdad, las debilidades de las Fuerzas Armadas ucranianas son tantas que una asistencia militar sólo tendría sentido si ésta es abarcadora y prolongada, con entrenamiento y nuevo armamento. Yo no veo problema alguno en que Ucrania reciba asistencia letal y no letal; pero no creo que eso tenga efectos considerables sobre la situación de ese país a corto plazo. Lo que sí considero extremadamente importante es que todos los países miembros de la OTAN dejen claro que sus territorios son inviolables.

En ese sentido, la OTAN debería enviar más tropas aliadas a Polonia y los países bálticos de las que ha enviado hasta ahora. Y no deberían ser solamente soldados estadounidenses o británicos, sino también tropas de otros países europeos. Y no únicamente fuerzas aéreas.

Autor: Michael Knigge (ERC)

Editor: Pablo Kummetz

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon