Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Los consulados están abiertos a las denuncias del franquismo”

EL PAÍS EL PAÍS 05/06/2014 Maiol Roger
El ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi © Consuelo Bautista El ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi

El ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi, visita fugazmente Barcelona el día después de la abdicación del Rey para presentar los archivos descubiertos de la dictadura que entre 1976 y 1983 azotó el país. Argentina vive momentos convulsos cuando falta poco más de un año para que se acabe la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

Pregunta. ¿Qué papel ha jugado el Rey en las relaciones entre Argentina y España?

Respuesta. Ha sido un papel positivo. Las visitas de los Reyes a Argentina eran habituales y la sociedad le tiene afecto. Con el príncipe Felipe no imaginamos otra cosa que no sea una relación de cordialidad.

P. ¿Qué aportan los documentos sobre la dictadura que presenta?

R. Por primera vez tenemos acceso a las 280 actas con el contenido de las 280 reuniones que celebró la Junta Militar en el periodo de la dictadura. Nunca habíamos encontrado documentos de esas características. Lo que nos costó mucho durante la democracia fue construir una continuidad de la documentación encontrada, muchas veces referida a un determinado espacio de tiempo en un área concreta. Es la primera vez que tenemos un marco referencial del máximo organismo institucional que existía en Argentina. Tiene un valor histórico y biográfico importantísimo, innegable para contar la historia de estos años.

P. ¿Cómo se conservaron? Ya que mayoría se destruyeron

R. No se sabe. Las actas son solo un pedazo, en realidad hay 11.776 volúmenes documentales. Entre ellos las listas negras con la gente de la cultura que no podían trabajar en el país.

P. Argentina ha hecho un paso de gigante en diez años para perseguir la dictadura.

R. Argentina tuvo etapas. Una muy alentadora, cuando el expresidente Alfonsín constituyó una comisión que presentó el informe Nunca Más y comenzó a juzgar las Juntas de Comandantes. Después hubo retraso, con la ley de punto final y de obediencia debida, y los indultos del presidente Menem. Hasta 2003, con Néstor Kirchner, que derogó las leyes y los indultos y se llevan adelante los juicios contra los responsables.

P. Durante la presidencia de Menem el juez español Garzón abrió causas basándose en la justicia universal. ¿Qué opina de la reforma del Gobierno español y del freno que supone para investigar los genocidios?

R. No estoy al tanto de la reforma. Para nosotros, la labor del juez Garzón fue más que importante porque nos permitió llevar adelante situaciones que no se podían llevar a cabo en Argentina por la mordaza jurídica que había. Eso ha tenido un impacto muy importante.

P. El viaje se hace ahora al revés y es la justicia argentina la que investiga al franquismo. ¿El Gobierno les ha presionado para que obstruyan el proceso?

R. Para nada. La juez Servini está trabajando y se han abierto los consulados argentinos para quien quiera denunciar o dar su testimonio en todo lo que significó esa época.

P. Queda un año largo de mandato de Cristina Fernández de Kirchner. El país celebra el acuerdo por su deuda pero por otro lado la inflación se ha disparado y aumenta la pobreza

R. Estamos confiados en que la economía va a retomar su ritmo de crecimiento. Tuvimos que aplicar una nueva valoración del tipo de cambio que tuvo efecto desestabilizante, pero el Gobierno ha demostrado un control de las variables macroeconómicas. Vamos a llegar al segundo semestre del año con la economía argentina en crecimiento.

P. ¿El vicepresidente Amado Boudou debe dimitir por sus problemas judiciales?

R. Para nada. La verdad es que hay una doble vara de juzgar hechos similares. El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, candidato presidencial por la oposición [Mauricio Macri] está procesado, y nadie le pidió que dimita. No hay ningún motivo para que el vicepresidente renuncie. La oposición y los medios opositores han estigmatizado su figura.

P. ¿Cómo va la carrera para suceder a la presidenta en 2015? ¿Va a presentarse?

R. Yo voy a optar por ser candidato. El Frente para la Victoria tiene todas las posibilidades de ganar las elecciones. De las primarias saldremos fortalecidos. Somos un Gobierno que en 13 años ha transformado a Argentina y tenemos un liderazgo como el de la presidenta que va a repercutir positivamente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon