Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Que pueda ser mi último partido con el Atlético me motiva más”

EL PAÍS EL PAÍS 23/05/2014 Ladislao J. Moñino
Thibaut Courtois, portero del Atletico de Madrid, en el Cerro del Espino. © uly martin Thibaut Courtois, portero del Atletico de Madrid, en el Cerro del Espino.

Thibaut Courtois (22 años, Bélgica) al otro lado del teléfono, desde la concentración del Atlético en Los Ángeles de San Rafael, cuenta que acaba de terminar de comer cochinillo, aunque no es uno de los platos que más le atraen. Dice estar tranquilo como siempre, que no piensa en su futuro, aunque es consciente de que el Chelsea puede dar por acabada su cesión al Atlético si José Mourinho le reclama y le concede la titularidad como ya le ha hecho saber. El meta está pendiente de una reunión en la que expondrá lo que ya ha dicho, que no quiere ser suplente de Cech y que no sería cómodo ni para uno ni para otro estar en el banquillo. No esconde que este puede ser su último partido como rojiblanco si al final prevalecen los intereses del Chelsea sobre lo que él piensa que es mejor para una carrera que le ha puesto ante su primera final de una Liga de Campeones. Por sus palabras se deduce que, si tiene que irse, quiere despedirse dándole la primera Copa de Europa al Atlético. La primera que él dice recordar fue dramática: "Fue la del Manchester United con el Bayern en 1999, con esos dos goles en los últimos minuto. Espero que si sucede algo parecido sea a nuestro favor".

Pregunta. ¿Qué se le pasa por la cabeza después de haber ganado la Liga y a punto de disputar la final de la Liga de Campeones?

Respuesta. Es una sensación extraña, por una parte siento alegría por haber conquistado la Liga, y por otra estoy muy concentrado. Estamos superfelices, hemos tenido un subidón por lo del Camp Nou que nos viene bien para afrontar la final.

P. ¿Imaginaban tanto éxito en tan poco tiempo?

R. No, nunca sabes lo que te va a deparar el fútbol. Igual solo juegas una final de la Copa de Europa en tu vida y hay grandes jugadores que se retiraron sin jugarla. No puedes imaginar que en dos años y medio íbamos a ganar una Liga Europa, una Copa del Rey, una Supercopa europea y una Liga en la que compites contra el Madrid y el Barcelona.

P. Sus compañeros ya no le dicen Palomo, ¿espabiló?

R. Cuando llegué vine solo a Madrid, era la primera vez que estaba sin mis padres y había pocos compañeros que hablaban inglés. Si me quería relacionar en las cenas o en el vestuario tenía que aprender rápido el español. Tienes que espabilar a la fuerza, tenía que ir hacer la compra, cocinar... Ahora ya es mi novia la que cocina, que lo hace mejor que yo que solo hacía pasta y solomillos.

P. Con 21 años ya se ha enfrentado a Mourinho, que quiere que vuelva al Chelsea.

R. Es mi vida y tengo que elegir el camino que quiero seguir. Cuando eres pequeño, en un equipo de fútbol te enseñan a ser humilde, pero también tienes que saber decir lo que piensas. A veces tienes que abrir la boca y chocas con las ideas que pueden tener otras personas, pero si no faltas al respeto, esas personas te van a respetar.

P. Le ha calado el discurso de Simeone de que el Atlético representa a una parte de la sociedad a la que le cuesta todo mucho esfuerzo.

R. Sí, porque es verdad, somos un equipo sufridor que trabaja duro y donde todos tenemos claro que lo importante es el conjunto por encima de las estrellas individuales. Mi anterior club, el Genk, también era igual y ganamos una Liga superando a clubes más poderosos como el Anderlecht.

P. ¿Qué piensa cuando la hinchada le pide que se quede?

R. Se me pone la piel de gallina. Yo vine aquí para reemplazar a De Gea, que era un jugador de la cantera y lo había hecho muy bien. Desde el primer partido que fui a mi portería en el Calderón sentí el apoyo de la afición, aunque no me conocían y se lo agradezco. Veremos a ver qué pasa porque el tema es complicado.

P. Desde que llegó ha tenido que jugar con la presión de no saber su futuro e incluso con el interés de clubes como el Madrid.

R. Es bastante difícil aislarte, sobre todo en los finales de temporada. Los primeros seis o siete meses nadie dice nada, pero luego empiezan los rumores y algunos no son verdad porque hay gente que miente. Trato de no comerme la cabeza, tengo una seguridad, un contrato de dos años con el Chelsea, independientemente de lo que pase con mi futuro.

P. ¿Cómo fue lo de jugar ante el Chelsea, club al que pertenece?

R. Fue extraño, pero no me afectó. Traté de ser respetuoso en las celebraciones porque es el club que me fichó y que me dejó pasar estos tres años en el Atlético. Ellos también me respetaron.

P. ¿Tiene alguna técnica para concentrarse en las finales?

R. No, eso viene solo, simplemente con pensar que lo más importante es jugar bien.

P. ¿Ni siquiera le descentra que este pueda ser su último partido con el Atlético?

R. Intento no pensarlo. Podría serlo, pero si esto influye en algo es para motivarme aún más para esta final porque quiero ganarla por el Atlético.

P. ¿Qué partido intuye?

R. Creo que ellos nos van a dejar la pelota más de lo que todo el mundo piensa porque ellos también necesitan los espacios para Bale y Cristiano. El Madrid también tratará de cerrarse en su campo para buscar el contragolpe. Nosotros vamos a hacer nuestro juego, defender bien, y atacar rápido los espacios. Puede que se vea un partido abierto.

P. Pablo Vercellone, el entrenador de porteros, dice que no quiere agobiarle con vídeos de Cristiano y Bale.

R. Algún vídeo veremos, supongo, porque siempre puede sacar algo nuevo, aunque conozco el peligro del disparo de Cristiano y Bale por los efectos que le dan al balón. Es importante, cuando estemos replegados, que no puedan disparar y no hacerles falta en posiciones cercanas al área.

P. ¿Han ensayado los penaltis?

R. Espero que no lleguemos y podamos ganar antes.

P. ¿Cómo se ve ante una tanda de penaltis?

R. Depende, este año solo le he parado uno al Rayo. En el Genk no se me daban mal. Hace tiempo que no disputo una, como profesional no recuerdo ninguna, pero son una ruleta.

P. ¿Cree que la placenta de yegua hasta jugar a Diego Costa?

R. A mí me preguntaron y dije que a un antiguo compañero le fue bien. Ya veremos si ha funcionado, si no está al ciento por ciento puede fastidiarse el Mundial.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon