Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Rusia lleva a cabo una guerra no declarada contra Ucrania”

dw.com dw.com 03/05/2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

La ofensiva del gobierno ucraniano contra las milicias prorrusas sigue avanzando. El primer ministro de Polonia, Donald Tusk, acusó a Rusia de llevar a cabo una guerra no declarada contra Ucrania.

El ministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, informó este sábado (3.05.2014) de nuevos combates entre las fuerzas ucranianas y activistas prorrusos en la ciudad de Kramatorsk, así como en Slaviansk.

En Kramatorsk, las tropas gubernamentales habrían recobrado el control de una importante torre de la televisión y varios controles callejeros. "No desistiremos", destacó Avakov.

Fuentes oficiales informaron que al menos dos personas murieron y 12 resultaron heridas en la intervención del Ejército en esta ciudad. Un portal de Internet local afirma que hay 5 muertos y 17 heridos, citando fuentes médicas.

En Slaviansk, un portavoz de los separatistas prorrusos informó de la muerte de 11 civiles y cuatro hombres armados, aunque por el momento no se pudo confirmar de forma independiente esta información, que dio a conocer la agencia de noticias rusa Itar-Tass. Los separatistas aseguran que militantes ultranacionalistas dispararon contra civiles desarmados para proteger a las tropas de Kiev. Al parecer, además, en el cercano pueblo de Andreyevka murieron 10 personas la noche del viernes y otras 40 resultaron heridas.

Tres días de luto por tragedia en Odessa

El viernes (2.05.2014), se vivió una escalada de violencia que dejó 46 muertos, 214 heridos y 144 detenidos en la ciudad portuaria de Odessa. En el marco de fuertes enfrentamientos callejeros entre activistas prorruros y simpatizantes del gobierno de transición ucraniano, fue incendiado intencionadamente un edificio sindical en el que se encontraban activistas prorrusos. Las autoridades decretaron tres días de luto por la tragedia.

La mayoría de las víctimas habrían muerto asfixiadas por el humo, otras personas intentaron salvarse saltando por las ventanas. Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, responsabilizó a Kiev del accidente.

Asimismo, este sábado, las partes implicadas continuaron acusándose de lo ocurrido. El gobierno de Kiev culpó a la antigua cúpula del país, liderada por el expresidente Víctor Yanukovich, y exiliada en Rusia. Yekaterina Kossarev, del servicio secreto ucraniano SBU, dijo que los hombres cercanos al destituido presidente organizaron los disturbios desde el exilio. "Las provocaciones que llevaron a los disturbios fueron financiadas por antiguos funcionarios del gobierno de Yanukovich", aseguró, aunque el SBU no presentó pruebas.

Rusia lleva a cabo una guerra no declarada

La exjefa de gobierno ucraniana, Julia Timoshenko, culpó a Rusia de la crisis y aseguró que los disturbios fueron organizados por los servicios secretos rusos y que Moscú intenta dividir a la población ucraniana a fin de impedir las elecciones del 25 de mayo.

"En Ucrania nos enfrentamos a una guerra de facto. Pero es un nuevo tipo de guerra. Una guerra que no fue declarada", aseguró el primer ministro de Polonia, Donald Tusk.

Por su parte, Rusia pidió a Kiev que anule las elecciones del 25 de mayo, al considerar que los comicios no tienen sentido en medio de los enfrentamientos violentos. "Las manos de los dirigentes de Kiev están manchadas de sangre hasta los codos", dijo Dmitri Peskov.

Asimismo, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, pidió a Estados Unidos que ejerza una mayor presión sobre el gobierno de Kiev para que éste ponga fin a la ofensiva en el este del país y retire sus tropas.

VC (dpa, DLF)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon