Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Si es preciso preguntarse quién gobierna en Europa es que hay un problema”

EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 María Sosa Troya
Torreblanca junto a Madina, en la presentación del libro. © J.J.Guillen (EFE) Torreblanca junto a Madina, en la presentación del libro.

“Como nunca hemos hecho una democracia supranacional no sabemos qué aspecto tiene. Es un experimento único, no tiene mapa”, ha afirmado este miércoles José Ignacio Torreblanca en relación a la Unión Europea durante la presentación de su libro ¿Quién gobierna en Europa? Reconstruir la democracia, recuperar la ciudadanía. “¿Quién? ¿Merkel? ¿La Comisión? ¿El Consejo? Si hay que hacer esta pregunta quiere decir que existe un problema, es obvio que la respuesta es poco clara”, ha afirmado el politólogo en el Espacio Bertelsmann, en Madrid, donde se ha celebrado el acto. “Tenemos una federación económica que no tiene un Gobierno”, ha añadido.

Torreblanca, un europeísta escéptico, que defiende la UE pero no evita criticar un sistema que tiene fisuras, reflexiona acerca de la sensación generalizada sobre la democracia, “que se difumina en cada Estado miembro, pero no termina de reencarnarse” a nivel europeo. “Cuando un presidente de Gobierno, como hizo Rajoy, asegura que no tiene alternativa a la hora de aplicar recortes, te cambia la visión que tienes de un Estado nación. Pero es que España no es solo un Estado nación. También es un Estado miembro de la UE, de una entidad supranacional”.

más información
  • '¿Quién gobierna en Europa?'
  • ESPECIAL Toda la información sobre las elecciones europeas
  • Todos los artículos de José Ignacio Torreblanca en EL PAÍS

El politólogo, columnista de EL PAÍS, ha criticado los dos años que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, tardó en salir al paso para defender el euro y asegurar, en plena crisis, que salvaría la moneda única costara lo que costara. “Hemos estado mal gobernados desde el punto de vista de la eficacia y el procedimiento. De ahí la dificultad de atribuir responsabilidades”, ha apuntado el autor. A su lado estaban Eduardo Madina, secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, y José María Maravall, ministro de Educación con Felipe González. En la presentación también han participado Joaquín Estefanía, exdirector de EL PAÍS, y Belén Barreiro, directora del Laboratorio de la Fundación Alternativas. Esta última ha resaltado la “fractura existente entre ciudadanos y élites, no solo en este país, sino en toda la UE”.

Estefanía, quien ha agradecido que Torreblanca se aleje “de ese europeísmo beato que muchas veces se ha adoptado en España”, también ha aludido al título del libro —¿Quién gobierna en Europa?—, al apuntar que tanto partidos de izquierda como de derecha han hecho la misma política de recortes en la UE. “El último caso es el de Hollande [presidente francés]”, ha señalado. Madina, quien ha reconocido “una renuncia de la voluntad por parte de partidos socialdemócratas que ha llevado a un debate desigual” en el continente, ha insistido en que solo se saldrá de la crisis de una forma “simétrica y cohesionada”.

Los asistentes al acto se han referido al resultado de las elecciones europeas, en las que las formaciones eurófobas y de extrema derecha han experimentado un avance considerable. “Habrá que ver si los políticos entran al juego de los euroescepticismos. No hace falta que el Frente Nacional gane las elecciones para que Sarkozy [expresidente francés] pida la suspensión de Schengen. Esa ya es su victoria”, ha afirmado Torreblanca. Maravall ha puesto el foco en la caída del bipartidismo. “Cuando se dice que no hay diferencia entre izquierda y derecha, el daño es para la izquierda”, ha indicado. El autor del libro ha concluido: “Las élites han llevado a la UE hasta esta federación económica. Es el momento de la gente. No creo que una democracia nacional fuerte sea incompatible con una democracia europea vibrante. Quizás uno de los problemas que ha tenido Europa es que su democracia ha sido demasiado débil”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon