Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“Yo no me siento casta. Pasamos el refrendo de ciudadanos y partidos”

EL PAÍS EL PAÍS 01/06/2014 Sonia Vizoso
El secretario general del PSdeG, ayer en Lugo. © XOSÉ MARRA El secretario general del PSdeG, ayer en Lugo.

El líder de los socialistas gallegos no está alarmado con el pinchazo del bipartidismo y el ascenso de la izquierda rupturista en las elecciones europeas. José Ramón Gómez Besteiro (Lugo, 1967) lo achaca a la “coyuntura” y sigue confiando en que el PSOE, con sus 135 años de historia, levantará cabeza. Evita hablar de coaliciones con AGE, Podemos y BNG: “Nunca me preocupó en términos políticos lo que hagan los demás”.

Pregunta. ¿Qué mensaje ha recibido de las urnas?

Respuesta. Que el partido socialista tiene que trabajar más y mejor para volver a recuperar la confianza de los ciudadanos.

P. ¿Y hacia qué dirección considera que le ha dicho el electorado que debe trabajar?

R. El PSdeG recoge más cuando genera confianza que cuando pretende rentabilizar el descontento. No podemos pensar que vamos a recuperar votos aprovechando la indignación. El ejemplo es el 82, el 2004 [primeras victorias de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, respectivamente], cuando trabajamos en clave de recuperar confianza, de que las cosas vayan a mejor. Al PSOE no le va bien cuando intenta cosechar votos solo basados en la indignación.

R. Pero las formaciones que crecen cosechan en la indignación ciudadana.

P. Sí, pero me pregunta qué camino debe seguir el PSOE. Hay una nueva mayoría social que un nuevo discurso del PSOE sí creo que puede atraer. Tenemos clases medias empobrecidas, clases trabajadoras y clases que no tienen trabajo. También está el mundo de los funcionarios públicos, que ven que sus salarios merman y que tienen unos jefes, que es lo que representa la derecha, que les dicen que lo público no tiene futuro. El mundo de los autónomos, que lo están pasando realmente mal. Y los pensionistas, que tienen hijos e incluso nietos a los que tienen que sostener, o los empresarios que no están en el ámbito especulativo pero tienen una empresa que sacar adelante.

P. ¿No es esa gente la que está votando a formaciones en auge como AGE y Podemos?

R. Estamos en un momento especial. El otro día me decían que hay que comparar los resultados entre las europeas de 2014 y de 2009. Es un error porque durante estos cinco años casi vivimos una situación de guerra y no se puede hacer una comparación absurda. Yo hice mi comparación con el último test electoral que hubo en Galicia hace 18 meses. Y sale que el partido socialista, en términos porcentuales, es la única fuerza de izquierdas que progresa. Podemos no se puede comparar con las autonómicas pero AGE y Bloque bajan.

P. ¿Por qué cree que el electorado les sigue castigando?

R. Hubo una última etapa que coincide con la crisis y una parte del electorado nos hace responsables de eso. Tenemos que explicar que somos capaces de reconstruir la sociedad del bienestar, que puede ser posible de nuevo y resultar creíble económicamente. Nos queda un discurso por construir y el camino es el de la coherencia. Pero comparando con las autonómicas percibo una ligera recuperación.

P. ¿Debe pedir el PSdeG perdón por algo?

R. No, no se trata de pedir perdón. Se trata de hacer las cosas bien y merecer las cosas. Hay que construir un discurso coherente y devolver la creencia en lo público. Pero en lo público que es eficaz, no en la parte del gasto público que todo el mundo reconocía como ineficiente. Tenemos que recuperar la creencia en la deuda pública, pero en la deuda pública que se utiliza para invertir. La fuerza de lo público será lo que vuelva a unir a esa mayoría social que ha vivido en Galicia las políticas de austeridad del PP y que al final se ve más pobre que hace cinco años.

P. ¿Qué piensa hacer en concreto en este año que queda hasta las municipales?

R. El PSdeG en todos sus niveles, cuando tome decisiones, no debe pensar tanto en el interior del partido sino en la sociedad. La militancia socialista tiene que interiorizar que las primarias son la oportunidad para tener candidatos pensados para la sociedad, no solo para el partido.

P. Crecen partidos con un funcionamiento mucho más abierto que el de los partidos tradicionales, formaciones asamblearias e incluso sin carné. ¿Debe tomar el PSOE medidas en esa dirección aparte de las primarias?

R. El partido socialista no es asambleario, no somos una agrupación temporal de políticos, somos un partido con 135 años de historia. Lo que marca la apertura es la rendición de cuentas, la transparencia, rearmar el discurso de lo público...

P. Dice que ustedes no son una agrupación temporal de políticos en alusión a Podemos. ¿Qué opina de ese movimiento?

R. Respeto a esa formación. Pero usted me preguntaba por los procesos asamblearios y yo le recuerdo que somos un partido con 135 años de historia. Ese pasado no es que nos legitime más que a otros pero nos da una responsabilidad para continuar en el futuro y adaptarnos a la realidad. Nunca me preocupó en términos políticos lo que hagan los demás.

P. Lo digo porque es un voto de izquierdas...

R. Pero en una coyuntura determinada. A nosotros no nos tiene que preocupar eso. Mi conclusión de este proceso electoral es que la sociedad condena las políticas de derecha. En Galicia 350.000 personas votaron al PP y 500.000 a personas que rechazan las políticas de este partido.

P. ¿Ve viable una Xunta encabezada por el PSdeG y con AGE, Podemos y BNG de socios?

R. No soy amigo de hablar de coaliciones. Vamos a trabajar por un proyecto de izquierdas serio que sea una mayoría alternativa al PP y después los ciudadanos decidirán en qué parte lo quieren. El partido referencia de la izquierda para los ciudadanos es el socialista y después están otras manifestaciones políticas que, en el caso de las que tienen representación parlamentaria [AGE y BNG], perdieron porcentaje de voto con respecto a las autonómicas.

P. La derecha esgrime que esa alianza sería ingobernable.

R. La derecha tiene bastante con justificar su dramática caída de voto.

P. ¿Se considera capaz de servir de argamasa para unir a estos partidos pese a que ellos culpan también al PSOE de la crisis?

R. La argamasa y el convencimiento tiene que ser de los ciudadanos. Es una hipótesis en la que no entro.

P. Y si le menciono la denominada gran coalición PP-PSOE, ¿qué piensa usted?

R. Que Feijóo hace tiempo que decidió con quién quiere navegar y no es con los demás partidos. Pusimos encima de la mesa acuerdos estructurales y el PP dijo no a todo.

P. Me refería a una coalición de gobierno.

R. Honestamente no la veo.

P. ¿Cree como Feijóo que la corrupción les quita votos?

R. La corrupción preocupa muchísimo a los ciudadanos pero nosotros hemos reaccionado. Hemos establecido un criterio [no exigir dimisiones hasta que un cargo imputado no va a juicio] y lo hemos puesto en práctica. El PP no lo tiene.

P. En Lugo y Ourense han aplicado el criterio y han tenido desgaste electoral. ¿No cree que los ciudadanos exigen medidas más contundentes?

R. No, los ciudadanos lo que quieren es que haya siempre un criterio claro.

P. ¿No considera que los ciudadanos castigan también comportamientos que pueden no ser delictivos pero sí inmorales y que se conocen por las investigaciones judiciales?

R. Ya decía antes que esa cuestión le preocupa a los ciudadanos. Esa y otras como la falta de empleo, la falta de futuro... Tenemos que estar atentos a eso y tomar medidas para prevenir la corrupción, sabiendo que no siempre se puede evitar cualquier tipo de actividad dolosa y reprobable. Hay que ser más transparentes, rendir cuentas... El otro día alguien me hablaba de que había partidos que calificaban a otros de casta... Me río yo de esta casta política que tiene que pasar cada cuatro años el refrendo de los ciudadanos y de los propios partidos. Yo no me siento casta.

P. ¿Considera a Susana Díaz la mejor opción para sustituir a Alfredo Pérez Rubalcaba?

R. Tengo la mejor de mis opiniones de ella. Creo que el militante votará pensando en valores como la fortaleza y la ambición por ganar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon