Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

25 millones de abortos inseguros al año en el mundo

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/09/2017 CRISTINA G. LUCIO

Cada año se producen 55,7 millones de abortos en el mundo, un 45% de los cuales -la cifra alcanza los 25,5 millones- se realiza sin garantías de seguridad. Estas son las conclusiones de un informe, liderado por la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Guttmacher de Nueva York (EEUU), que también localiza los números en el mapa: el 97% de las prácticas inseguras tienen lugar en países en desarrollo de Asia, África y América Latina.

"Debido al tamaño de su población, en números absolutos, Asia registra la cifra más alta de abortos inseguros, pero el estudio ha demostrado que tres cuartas partes de los abortos que se practicaron en África entre 2010 y 2014 [el periodo del estudio] fueron inseguros. De hecho el riesgo más alto de morir por un aborto inseguro se registró en el África subsahariana", señala a EL MUNDO a través del correo electrónico Bela Ganatra, investigadora del Departamento de Salud Reproductiva de la OMS y principal firmante del trabajo que publica The Lancet.

La investigación estratificó la seguridad de los abortos en tres categorías en función de los medios utilizados y la formación de la persona que practicaba la interrupción del embarazo. Esta división, más explícita que la dicotomía entre abortos seguros e inseguros, ha permitido, según los investigadores, realizar una panorámica "con más matices" de la situación.

Según sus datos, el 55% de los abortos que se realizaron entre 2010 y 2014, pueden considerarse seguros, en el sentido de que fueron realizados a través de un método recomendado por la OMS y por una persona con formación para llevarlos a cabo en condiciones sanitarias adecuadas. "La gran mayoría de los abortos realizados en Europa y América del Norte corresponden a esta categoría", apunta Ganatra. Sólo en Europa del Este se registró un porcentaje más alto de abortos inseguros (14,2% frente al 6,5% del continente).

El 30,7% de los abortos registrados fue incluido en la categoría de "abortos menos seguros", mientras que otro 14,4% fue estratificado en la última categoría, destinada a las interrupciones que no cumplían ningún criterio de seguridad (por ejemplo eran realizados por personal sin formación usando un método peligroso, como la inserción de un cuerpo extraño).

Según explica Ganatra, el trabajo también tuvo en cuenta las circunstancias de cada país, como la legislación vigente, las infraestructuras sanitarias disponibles o la accesibilidad de los servicios. "Y lo que encontramos es que existe una asociación entre las leyes y la seguridad", comenta Ganatra.

Nueve de cada 10 abortos practicados en países sin restricciones "fueron seguros", añade. Sin embargo, esta cifra fue muchísimo menor en países donde "era ilegal abortar o sólo estaba permitido si la vida de la madre corría peligro".

Además, los investigadores también observaron una relación con el desarrollo del país. "La mayoría de los abortos en países de altos recursos fueron seguros. En cambio, sólo eran seguros uno de cada cinco abortos si se trataba de países pobres", señala.

El estudio se centró en la seguridad de los abortos y no en cómo influía el contexto en su incidencia. Sin embargo, Ganatra subraya otro estudio publicado en The Lancet en 2016 que demostró que "no existe ninguna asociación entre las leyes y la incidencia de abortos".

© Proporcionado por elmundo.es

"En conjunto, estos dos trabajos sugieren que los abortos no son ni más ni menos comunes en países con leyes restrictivas pero, en cambio, sí son más inseguros", subraya.

En la misma línea se pronuncia Modesto Rey, portavoz de la Sociedad Española de Contracepción, quien afirma que "independientemente de las leyes que haya, los embarazos no deseados se siguen produciendo y, por tanto, también los abortos. Una normativa restrictiva no evita los abortos, pero si afecta a la calidad y a la seguridad con que se hacen", señala.

Si estas leyes restrictivas se dan en países desarrollados, las posibilidades de que las mujeres que quieran abortar encuentren procedimientos seguros o viajen a otros países son más altas, continúa. Sin embargo, "si sumamos unas leyes restrictivas a un país con pocos recursos, el resultado son abortos muy, muy inseguros", concluye.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon