Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

60 años de la Convención de Ginebra: el reto de los refugiados

dw.com dw.com 27/07/2016 Anke Asper (RMR/ER)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 sigue siendo en la actualidad el fundamento del derecho internacional sobre la materia, dice Hendrik Cremer, del Instituto Alemán de Derechos Humanos.

La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados se aprobó el 28 de julio de 1951 en una conferencia especial de las Naciones Unidas y entró en vigencia en 1964. En 1967, este se complementó con el Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados.

DW: ¿Qué significado tiene la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de Ginebra de 1951?

Dr.Hendrik Cremer: Dicha convención tiene y tuvo un significado extraordinario. Conforma el fundamento tanto del derecho internacional sobre refugiados como del derecho de asilo europeo.

¿Qué derechos tienen los refugiados según la Convención de Ginebra? ¿Cuáles son los principios más importantes?

El principio más importante es la prohibición de rechazo en la frontera o la prohibición de expulsión a los Estados en los que las vidas de las personas puedan correr peligro, es decir, en los Estados que los persiguen. Otro reglamento importante indica que las personas que buscan protección y asilo y quienes estén perseguidos, no pueden ser sancionados. Estas personas suelen acceder ilegalmente a los países. En estos casos, la convención señala que no sean penalizadas.

En 1951 la convención de refugiados era solo válida para los refugiados europeos. Más tarde se amplió temporal y geográficamente con otro protocolo en 1967. ¿Para quién es válida la convención en la actualidad?

Ya tras la Primera Guerra Mundial se intentó establecer la protección de los refugiados y también tras la Segunda Guerra Mundial. Al comienzo, estaba limitada temporal y geográficamente. Es decir, se aplicaba solo a ciertos refugiados que debido a determinados sucesos se convirtieron en tales. En 1967, el protocolo adicional anuló todas las restricciones. Es decir, la convención es válida para todos independientemente del motivo y del lugar. Los derechos de la convención son universales, para todos los refugiados.

¿Cuántos países pertenecen en la actualidad a la convención o han firmado el protocolo? ¿Qué significa para los refugiados cuando los países ni pertenecen a la convención ni han firmado el protocolo?

149 países forman parte de la convención o han firmado el protocolo. Todos los Estados de la Unión Europea pertenecen a la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, que constituye también el fundamento del derecho de asilo europeo. Según el artículo 18 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea existe el derecho de asilo conforme a la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados. Los países que no han firmado o no pertenecen a dicha convención tienen también obligaciones. Por ejemplo, no pueden deportar a la gente a los países donde sean perseguidos.

Si bien Turquía firmó la Convención de Ginebra, lo hizo bajo la llamada “restricción regional”. ¿Qué significa concretamente?

Turquía reconoce la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados solo para los que proceden de Europa. Es decir, no es válida para refugiados procedentes de países como Siria, Iraq, Afganistán o Eritrea. Consecuentemente, en la legislación turca no existe el estatus de refugiado para los no europeos.

¿Por qué los activistas de los derechos humanos han criticado tanto el acuerdo sobre refugiados entre la UE y Turquía?

Desde el punto de vista de los derechos humanos no es sostenible. Hay una serie de motivos por los que se puede criticar dicho acuerdo. Se puede apreciar muy bien si observamos cómo se aplica lo acordado. Se están violando los derechos humanos. Las personas que huyen de Turquía, llegan a la islas griegas, están en Europea, pero se les detiene directamente. Muchas organizaciones de derechos humanos criticaron eso con razón. La organización Médicos sin Fronteras suspendió por eso su labor en las islas. Las condiciones son en general catastróficas.

Además, las condiciones de admisión en Turquía tienen problemas graves. A esto se añade el peligro de la deportación desde Turquía a Siria o a Afganistán. La Convención de Ginebra, sin embargo, no permite las deportaciones en cadena. Por lo tanto, los refugiados de Grecia no pueden expulsarse a Turquía.

¿Qué papel desempeñan Alemania y Europa?

En Europa se carece de solidaridad entre los Estados miembros, y la UE no cumple con sus obligaciones de derechos humanos. Europa pierde credibilidad en el ámbito de los derechos humanos. El acuerdo entre la UE y Turquía muestra claramente que Europa ha elegido el camino de no aceptar responsabilidades.

¿Es la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de Ginebra actual o debería adaptarse?

Creo que sigue siendo actual y es indispensable para la protección de los refugiados, para garantizar sus derechos. Incluso con el cambio de la situación de los refugiados y la migración, es de enorme importancia. Naturalmente uno se puede preguntar si ofrece suficiente protección, por ejemplo, a la gente que huye del cambio climático, porque carece de una base de subsistencia. Es decir, hay cosas que se pueden mejorar.

El Dr. Hendrik Cremer trabaja desde 2007 en el Instituto Alemán de Derechos Humanos en Berlín, en el departamento de Política de Derechos Humanos Europa, con los temás específicos de asilo y migración, racismo y derechos de los niños.


Autor: Anke Asper (RMR/ER)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon