Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

9,2 millones y subiendo

Logotipo de El Mundo El Mundo 04/06/2014 MANUEL MARRACO

El Barça defraudó al menos 9,2 millones de euros a Hacienda con sus pagos encubiertos a Neymar. El informe presentado por Hacienda en la Audiencia Nacional estima que el club dejó de pagar 2,4 millones de euros en 2011 y 6,8 en 2013, lo que supone que podría haber cometido dos delitos fiscales.

La reacción del magistrado Pablo Ruz ante el informe ha sido citar a declarar como imputados tanto al Barça -a través del representante legal que ha designado- como a Sandro Rosell, que abandonó la Presidencia del club al destaparse el caso Neymar. La cita es el próximo 13 de junio a las 10 de la mañana.

El Barça y Rosell podrían no ser los únicos imputados. En la misma resolución dictada ayer, el juez pregunta a la Fiscalía y a Jordi Cases -el socio cuya querella puso en marcha la investigación- si consideran que debe imputar igualmente a «las personas intervinientes en los diferentes contratos objeto de investigación». Esos contratos llevan la firma del presidente del club, Josep Maria Bartomeu, y en algún caso del vicepresidente, Javier Faus. Fuentes próximas a Cases indicaron ayer que reclamarán la imputación de Bartomeu y, muy probablemente, la de Faus, tanto por apropiación indebida.

Los impuestos que el Barcelona escamoteó a la Hacienda Pública correspondían a los múltiples y variopintos contratos confidenciales que firmó con sociedades pertenecientes a los padres de Neymar. Tras examinarlos, la Agencia Tributaria concluye que no eran más que ficciones, en algún caso sin ninguna lógica, para enmascarar el sueldo del jugador. «Estas sociedades operan como un mero instrumento para fragmentar y ocultar las retribuciones», dice el escrito.

Por ejemplo, Hacienda no considera «admisible» que el Barça acordara pagar al padre de Neymar por ejercer de agente del jugador o por controlar que su hijo cumplía el contrato. «¿Es racional pensar que el club va a contratar los servicios de la parte interesada (padre del jugador) para controlar el cumplimiento de las obligaciones y derechos del jugador?». Según el informe enviado al juez, ese contrato buscaba «eludir una vez más el pago de impuestos».

El único de los contratos que no objeta Hacienda corresponde a los 17 millones que el Barça pagó al club brasileño Santos, porque no generaba impuestos en España. Del resto, el más cuantioso fueron los 40 millones pagados a la sociedad familiar N&N. El club lo presentó como «indemnización» por modificar la fecha del fichaje, pero Hacienda dice que «no cabe la menor duda de que no es más que la prima de fichaje del jugador». Así que, como todo lo que pagó el club al entorno de Neymar, debía considerarse como sueldo y tributar como tal. Puesto que el jugador residía fuera de España, el obligado a pagar era el Barcelona.

El informe que está en la mesa del juez precisa que esos 9.186.052,54 euros en que se estima el fraude deberán revisarse al alza. Primero, porque hay pagos variables recogidos en los contratos de los que Hacienda no tiene aún datos ciertos. Segundo, porque el Barça corrió con los gastos de instalación en España de Neymar y familia, que debían computar como rentas del jugador. Y tercero, porque Hacienda no tiene constancia de que se hayan pagado 2,6 millones -que elevarían el fraude a 11,8- que debería haberse ingresado el pasado mes de enero, cuando el club pagó el último plazo del contrato de 40 millones. De esos tres puntos el juez ha pedido documentación al club.

El informe añade que, con todas esas incertidumbres, «resulta imposible» determinar si los 13,5 millones que el club ingresó en Hacienda después de ser imputado son suficientes para cubrir la deuda tributaria con sus intereses de demora (otros 380.000 euros).

Junto a esa deuda, el club debería afrontar la multa que acompaña al delito fiscal. El rotundo informe de la Agencia Tributaria hace poco probable que el Barça se libre de ser condenado. Al no haber pagado antes de estar imputado -lo hizo unos días después-, el club no ha evitado la causa penal en su contra. Lo que sí que logrará al haber ingresado los 13,5 millones es una reducción muy notable de la multa, que la ley permite elevar hasta el cuádruple de lo defraudado. La misma atenuante permitiría a Rosell librarse de ingresar en prisión en caso de condena.

Según indicaron fuentes jurídicas, el club estarían a tiempo de evitar el bochorno de un juicio en el que su representante ocupe el banquillo de los acusados. Para ello sería necesario que, antes de que concluya la instrucción, alcance un acuerdo con la Fiscalía y la acusación particular, reconociendo el delito y pagando lo que corresponda. De ese modo, según las mismas fuentes, el juez Central de lo Penal podría redactar una sentencia de conformidad sin necesidad de una vista pública.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon