Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A Samsung se le incendian otros modelos de 'smartphones' (y ya hay casos en España)

El Confidencial El Confidencial 25/10/2016 Manuel Ángel Méndez

Un circo al que le crecen los enanos. Samsung todavía se está recuperando del duro golpe de imagen (y ventas) que ha supuesto la cancelación mundial del Galaxy Note 7 cuando se ha hecho pública una demanda en Estados Unidos por culpa de otro teléfono. Un matrimonio ha denunciado al fabricante coreano por el incendio de un Galaxy S6 Active y por, según ellos, ser consciente de que sus baterías estaban dando problemas y no hacer nada la respecto por arreglaro. El caso no es aislado. Clientes en otros países han sufrido percances similares y, según ha podido confirmar Teknautas, también ha ocurrido en España con otro modelo. 

La denuncia interpuesta por el matrimonio Covert en California, que se ha hecho pública en las últimas horas, culpa a Samsung del incendio de un Galaxy S6 Active que provocó quemaduras a su dueño, Brandon. Según detalla la demanda (se puede consultar aquí al completo), el matrimonio, junto a su hija de siete meses, estaba durmiendo cuando escucharon una explosión. Un ruido "similar a un disparó" despertó a la pareja que se sorprendió al ver que del teléfono surgían unas llamas "de unos 10 centímetros" de alto.

Más allá de la denuncia del matrimonio Covert y su caso concreto, la demanda cuestiona las prácticas de Samsung durante los últimos años. Acusa a la compañía de haber silenciado diferentes incidentes y de no haber hecho nada para atajar la situación. El fabricante coreano, según los abogados, sólo trató los casos de manera aislada en lugar de tomar medidas para que no se repitieran estos incidentes en futuros modelos.

Foto del Galaxy S6 Active tras incendiarse incluida en la demanda a Samsung del matrimonio Covert. © Proporcionado por El Confidencial Foto del Galaxy S6 Active tras incendiarse incluida en la demanda a Samsung del matrimonio Covert.

La lista de móviles afectados por estas prácticas es numerosa y se remonta hasta 2011. En la demanda se habla de todas las quejas recopiladas por la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC en sus siglas en inglés) referidas a diferentes modelos de la familia Galaxy. En concreto, se habla de "teléfonos y accesorios que se recalientan, se incendian e incluso explotan". Y en esa lista se habla del Galaxy S2, Galaxy Tab 2, Galaxy Tab 3, Galaxy S3, GalaxyS4 Active, Galaxy S5, Galaxy S6, Galaxy S6 Edge y Galaxy S6 Active. Los primeros informes se remontan a agosto de 2011, "casi cuatro años antes de la salida del Galaxy S6 Active", cuya batería es la misma que el Note 7.

Problemas con otros teléfonos

La lista de noticias relacionadas con terminales de Samsung que se recalientan o explotan es amplia, aunque nunca llegó a las cuotas del Note 7. El pasado mes de marzo la prensa se hizo eco de un Galaxy S6 que había explotado en Reino Unido. La respuesta de Samsung: cambiar el teléfono e indemnizar a la dueña con un cheque de 1.200 libras.

El Galaxy Note 7. (Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial El Galaxy Note 7. (Foto: Reuters)

A raíz de la salida del Note 7 y su goteo diario de titulares con móviles en llamas, también se sucedieron las noticias de otros terminales de la familia afectados por problemas con la batería. Un vídeo mostraba la supuesta explosión de un Galaxy S7 Edge en una cafetería mientras que un paramédico en Estados Unidos aseguraba que su Galaxy S6 se había incendiado mientras se cargaba. La prudencia aconseja tomarse todos estos casos con una buena dosis de escepticismo, ya que se hicieron públicos cuando la bola del Note 7 se estaba haciendo grande.

Aún así, la demanda de los Covert lista hasta 36 incidentes, ocurridos entre agosto de 2011 y septiembre de 2016, en los que los teléfonos Samsung han sufrido errores que habían puesto en riesgo la seguridad de sus dueños. Un consumidor que se quejaba de los problemas de recalentamiento llegó a declarar, hace ahora cinco años, que "si el teléfono hubiera estado en el bolsillo", le habría provocado quemaduras.

La familia Galaxy parece estar en el ojo del huracán de la demanda. Otro incidente recogido por la CPSC asegura que, en agosto de 2013, un Galaxy S2 comenzó a hacer ruidos y el sonido de una pequeña explosión antes de comenzar a echar humo. El teléfono se estaba cargando cuando ocurrió la incidencia, un denominador común a varias de las quejas que aparecen enumeradas en la denuncia. Y lo peor es que hay incidentes muy recientes y cercanos. También en España.

Un Galaxy S7 Edge se incendia en Málaga

Según ha podido confirmar Teknautas, un Galaxy S7 Edge ha sufrido el mismo problema esta semana en manos de un cliente en Málaga: se recalentó y comenzó a expulsar humo ante el pánico y asombro de su dueña. "Llegó a la tienda una mujer con el móvil prácticamente calcinado", explica a Teknautas en persona a nuestro compañero Agustín Rivera uno de los empleados de la tienda de Vodafone donde fue atentida la clienta. "Contó que iba conduciendo con el bolso en el asiento del copiloto cuando del mismo comenzó a salir humo. Se asustó, comprobó que era el móvil y dice que incluso lo sacó por la ventanilla para evitar inundar de humo el interior del vehículo", señalan otros empleados.

El Galaxy S7 Edge © Proporcionado por El Confidencial El Galaxy S7 Edge

La mujer, cuya identidad de momento no ha trascendido, aseguró haber comprado el terminal en la tienda 'online' de Vodafone. Ante el incidente, acudió a la tienda física de la operadora más cercana, la ubicada en El Corte Inglés del Centro Comercial Bahía de Málaga. Los empleados de la misma le aseguraron que, al haberlo comprado 'online', no podían ofrecerle un terminal de reemplazo. La única solución era llamar al servicio técnico de Samsung.

Un portavoz de Vodafone España, además de los empleados de la tienda y el portavoz de El Corte Inglés de Málaga, han confirmado de forma individual e independiente a Teknautas el incidente. "El terminal se ha trasladado de Málaga a Madrid, a nuestro centro de reparación donde nos da servicio cada fabricante. Los técnicos de Samsung quieren enviar el Galaxy S7 Edge a Corea para analizar en detalle qué ha ocurrido", explican fuentes de Vodafone.

Samsung España ha reconocido a Teknautas el percance y ofrecido la siguiente explicación: "No hay problemas de seguridad conocidos con los terminales Galaxy S7. Sin embargo, Samsung considera seriamente cualquier cuestión que reciba de sus clientes e investiga y trata cada caso individualmente. Este problema puntual ya está en manos de nuestro equipo de atención al cliente que está en contacto con el propietario del dispositivo para su análsis". Un portavoz de la compañía no ha admitido ni desmentido que el teléfono haya sido enviado a la sede de la empresa en Corea del Sur para su análisis, pero varias fuentes consultadas así lo confirman.

Samsung lanzó el Galaxy S7 y el S7 Edge el pasado febrero durante el Mobile World Congress de Barcelona. Salieron a la venta a mediados de marzo y, a diferencia del Note 7, no se han reportado tantos casos (aunque sí algunos) de unidades incendiadas. Sin embargo, Samsung aún no ha ofrecido una explicación clara, técnica y oficial sobre el problema que ha llevado a los Note 7 a incendiarse hasta acabar en su retirada mundial.

(Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Reuters)

A día de hoy no hay confirmación de que el problema resida solo en las baterías del Note 7 o provenga de algún otro componente, como el sistema de control de voltaje o la posible baja calidad de los materiales de las celdas de la batería. Esto, unido a los casos cada vez más notorios de otros modelos incendiados, pone a Samsung en una situación de incertidumbre muy peligrosa. Si la crisis del Galaxy Note 7 se va a comer más de 5.000 millones de dólares de los beneficios de la empresa, una extensión de la misma a otros modelos podría ser mortal para la coreana. La cancelación del Note 7 parecía un punto y final, pero ahora amenaza con tener continuación.

Un Galaxy Note 7 incendiado durante una prueba en un laboratorio. (Foto: Reuters) © Externa Un Galaxy Note 7 incendiado durante una prueba en un laboratorio. (Foto: Reuters)

MÁS EN MSN:

Zetta: La presunta estafa del móvil extremeño

Cómo tener tu propia marca de móviles fabricados en China

PATROCINADO:

Cómprate una Xbox por menos de 100 € 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon