Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A vueltas con los nuevos parquímetros

El Mundo El Mundo 13/06/2014 M. ÁNGEL GAVILANES, JAVIER NADALES

Si usted ha tenido que enfrentarse a los nuevos parquímetros instalados en Madrid y ha desesperado en el intento, no se sienta solo. en las zonas con estacionamiento regulado han pillado a más de uno por sorpresa, provocando algunos corros en torno a las máquinas.

"Qué desastre, a ver si ahora por estar aquí esperando me van a multar", se quejaba una mujer en una fila de espera junto a uno de los nuevos terminales situado en los alrededores del estadio Santiago Bernabéu. "Innecesario" o "complicado" eran algunos de los calificativos de los conductores que trataban de obtener un tique. Varios usuarios preguntados veían en la nueva tarificación "una forma más de recaudar", otros no entendían .

"Ha habido una mala implementación del sistema", opinaba otra persona, al serle imposible pagar con tarjeta en distintos aparatos de la zona. Una de las revoluciones del nuevo sistema, en funcionamiento desde hace una semana, está inoperativo en algunas máquinas que señalan con pegatinas la ubicación de otros terminales que admiten esta forma de pago.

"No me coge la moneda. ¿Vosotros sabéis cómo funciona esto?", preguntaba un conductor de 90 años, en su cara a cara con el parquímetro. Una trabajadora del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) acudía a socorrerle. Tras su ayuda, confesaba que "la próxima vez tendría que volver a preguntar" para obtener el tique de aparcamiento. Después del tiempo invertido en el pago y con "el papelito de la hora" en mano, este ciudadano abandonaba el lugar olvidando dejarlo en su vehículo.

Cómo hacerse con el 'papelito de la hora'

Para obtener un tique de aparcamiento por primera vez en estos parquímetros sólo hay que tener paciencia y seguir las instrucciones de la pantalla, sin asustarse por la amplia botonera.

El primer paso consiste en señalar si se ha aparcado en zona verde o azul. "Ahorra mucho espacio" señalaba un joven, al eliminarse la necesidad de tener una máquina dedicada exclusivamente a cada zona.

En la siguiente etapa, el usuario ha de introducir su matrícula en el sistema, que calcula la tarificación del estacionamiento en función de la ocupación de la zona y la contaminación del coche. "Ralentiza mucho el proceso", opinaba un chófer. Asombra el número de personas que no recuerdan su número de matriculación y, sorprendidas por este segundo paso, tenían que ir a echar un vistazo a su vehículo.

Después de introducir los datos requeridos, sólo queda elegir la forma de pago, aunque no todos los aparatos tienen disponible el uso de la tarjeta tras una semana de funcionamiento del nuevo sistema, que requieren de la configuración de cada nuevo terminal, uno por uno.

Otro de los avances, el uso de una aplicación para 'smartphones' con la que abonar el SER sin necesidad de regresar al vehículo, presentó problemas a una usuaria. El cambio del tique de la hora a través de una de estas 'apps' provocó un susto a la conductora, que intentaba sin éxito anular la multa dentro del plazo establecido en los nuevos terminales.

Sin embargo, aunque las quejas eran mayoritarias, no todo el mundo estaba en contra de los nuevos parquímetros.

Entre las mejorías señaladas, los ciudadanos entrevistados por EL MUNDO vieron con buenos ojos la penalización a los vehículos más contaminantes o , que permite hacer uso del saldo sobrante en anteriores pagos.

"Puede que a la gente mayor le cueste un poco más" reconocía uno de los defensores de los nuevos aparatos, que entiende que "la gente más joven no debería tener ningún problema".

Fallos técnicos durante la "fase de pruebas"

Desde Setex, la empresa responsable de la aplicación para teléfonos móviles '', se entiende que puedan ocurrir algunos fallos técnicos. "Estamos en un periodo de transición", afirma su presidente, Jaime López de Aguilar para este periódico.

Una de las concesionarias del servicio de pago vía 'app' reconoce que el sistema está "en fase de pruebas", así como la "plataforma" que centraliza toda la información respecto a tarifas y pagos de la que dependen parquímetros y aplicaciones.

"Somos conscientes de que pueda haber problemas" afirma López de Aguilar, que recomienda "reportar al ayuntamiento" las posibles incidencias que puedan ocurrir durante el plazo previo a la entrada total en vigor el 1 de julio de los más de 4.000 nuevos aparatos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon