Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Abdullah y Ghani irán a la segunda vuelta el 14 de junio en las elecciones afganas

EL PAÍS EL PAÍS 15/05/2014 Ángeles Espinosa

La Comisión Electoral Independiente de Afganistán ha confirmado hoy jueves que Abdullah Abdullah y Ashraf Ghani tendrán que concurrir a una segunda vuelta al no haber superado ninguno el 50% de los votos en la primera votación para elegir presidente. La fecha de la nueva convocatoria ha sido fijada para el 14 de junio. Quien finalmente resulte preferido para sustituir a Hamid Karzai tendrá que lidiar con la retirada de las fuerzas extranjeras y el creciente desafío que plantea la insurgencia talibán.

“Como ninguno de los candidatos ha superado el 50% de los votos, la elección necesita una segunda vuelta”, ha anunciado el presidente de la Comisión, Ahmad Yusuf Nuristani, durante una conferencia de prensa. La primera vuelta se celebró el 5 de abril.

Una vez tramitadas todas las quejas, ese organismo ha prácticamente revalidado los resultados previos anunciados hace dos semanas. Abdullah, un antiguo dirigente de la antitalibán Alianza del Norte, ha obtenido un 45% de los votos, mientras que Ghani, ex alto funcionario del Banco Mundial, se sitúa en segundo lugar con un 31,56%.

Ambos han participado en la construcción de su país desde el derribo de los talibanes en 2001 y mantienen buenas relaciones con Occidente. Sin embargo, sus caracteres no pueden ser más diferentes. Mientras que Abdullah, de 53 años y oftalmólogo de formación, tiene un hablar pausado y fama de paciente, Ghani, antropólogo y economista de 64, es conocido por su carácter intempestivo.

Tercero entre los 11 contendientes ha quedado el que todo el mundo consideraba el candidato favorito de Karzai, Zalmay Rassoul, con apenas un 11,37%. La semana pasada, Rassoul anunció su apoyo a Abdullah, pero ese gesto no ha bastado para evitar una segunda vuelta, ya que Ghani insiste en permanecer en la carrera.

El asunto no es baladí porque, debido a la destrucción de material electoral en un ataque talibán, la convocatoria ha tenido que retrasarse dos semanas, hasta el 14 de junio. En consecuencia, Afganistán no tendrá presidente hasta el 22 de julio, cuando está previsto que se tengan los resultados definitivos. El calendario importa porque el país, cuyas instituciones políticas son aún muy frágiles, afronta una renovada ofensiva de los talibanes, deseosos de capitalizar la retirada de las fuerzas extranjeras a finales de este año.

A pesar de su muy diferente estilo personal, tanto Abdullah como Ghani han manifestado su voluntad de firmar con EEUU el llamado Convenio de Seguridad Bilateral (BSA en sus siglas inglesas). Ese texto, que Karzai ha rechazado a pesar de contar con el visto bueno de una Loya Jirga (Gran Asamblea) convocada por él, contempla la permanencia después de 2014 de varios miles de soldados estadounidenses para la lucha contra la insurgencia y el entrenamiento de tropas afganas.

Los dos candidatos también han insistido en la necesidad de reconciliar a los diferentes grupos étnicos del país y se han declarado dispuestos a hacer las paces con los talibanes para acabar con la violencia. Los insurgentes se negaron sin embargo a negociar con Karzai, a quien siempre han acusado de ser un lacayo de EEUU. Algunos analistas opinan que el aumento de sus ataques es precisamente un intento de mejorar su posición ante las eventuales negociaciones. Muchos afganos temen sin embargo el precio un futuro acuerdo con esos radicales, sobre todo en derechos humanos y de la mujer.

Nuristani ha informado también de que en la primera vuelta se han anulado 300.000 votos, comparados con el millón que se declararon nulos en las presidenciales de 2009. Aunque en esta ocasión ha habido más quejas, los analistas han calificado de éxito el escrutinio tanto por la elevada participación (7 millones de los 12 millones de registrados) como por la relativa tranquilidad en la que transcurrió la jornada electoral.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon