Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Absuelven a periodistas que publicaron filtraciones "Vatileaks 2"

dw.com dw.com 07/07/2016

En cambio, una corte vaticana condenó a funcionarios que flraron documentos confidenciales sobre las finanzas de la santa sede.

Un tribunal del Vaticano condenó hoy a dos de los tres funcionarios que filtraron documentos confidenciales y absolvió a los dos periodistas que los publicaron, en el caso conocido como "Vatileaks 2".

El sacerdote español Lucio Vallejo Balda fue condenado a 18 meses de cárcel y la consultora de relaciones públicas italiana Francesca Chaouqui a 10 meses en suspensión.

Después de casi cinco horas y media de deliberaciones, los jueces concluyeron que no tienen jurisdicción sobre los periodistas italianos Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi. El proceso fue muy criticado como un ataque a la libertad de prensa.

Chaoqui y Vallejo Balda eran miembros de un comité para revisar las finanzas vaticanas que operó entre 2013 y 2014 y cuyos documentos fueron filtrados y utilizados por Nuzzi y Fittipaldi para publicar sendos libros en los que documentaron malgasto de fondos públicos, errores de gestión y resistencias internas a los intentos del papa Francisco de aumentar la transparencia financiera.

Un quinto acusado, Nicola Maio, ayudante de Vallejo Balda, fue absuelto.

La fiscalía había pedido tres años de cárcel y nueve meses para Chaouqui, al considerarla instigadora principal de la conspiración para filtrar los documentos, tres años y un mes para Balda y 21 meses para Maio. También había propuesto un año de prisión en suspenso para Nuzzi y la absolución de Fittipaldi, debido a la falta de pruebas. Ambos fueron considerados "cómplices morales" en el delito de exponer secretos de Estado del Vaticano.

El proceso judicial comenzó en noviembre, cuando los libros de Nuzzi y Fittipaldi fueron publicados casi simultáneamente.

Desde su llegada al papado, Francisco ha intentado arrojar luz sobre las finanzas del Vaticano y propagar la idea de una "Iglesia de los pobres".

El Vaticano ya fue víctima de la publicación de documentos confidenciales en tiempos de Benedicto XVI. En un primer escándalo bautizado como "Vatileaks" en 2012 el mayordomo personal del papa Paolo Gabriele fue condenado a un año y medio de cárcel por robo de documentos secretos, aunque Benedicto lo indultó poco después.

El escándalo contribuyó a la dimisión de Benedicto en 2013 e hizo que Francisco adoptar una nueva ley que castiga duramente la filtración de secretos de Estado con hasta ocho años de cárcel.

Esa fue la controvertida legislación utilizada para acusar a los sospechosos del caso.

En noviembre, Francisco consideró que la filtración fue "un crimen, un acto deplorable que no ayuda" y aseguró que no revelaba nada nuevo. "Mis ayudantes y yo ya conocíamos bien esos documentos y se han tomado medidas que ya han comenzado a dar frutos, algunos incluso visibles", dijo entonces el pontífice.

EL(dpa, efe)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon