Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Acuerdo histórico para crear en la Antártida la mayor reserva marina del mundo

El Confidencial El Confidencial 28/10/2016 Teknautas

El océano Antártico albergará la mayor reserva marina del mundo en el mar de Ross, con 1,55 millones de kilómetros cuadrados, aunque con una vigencia prorrogable de 35 años, según aprobó hoy una comisión internacional. La decisión histórica fue adoptada por la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, siglas en inglés), conformada por 24 países y la Unión Europea (UE), durante su reunión anual celebrada entre el 17 y el 28 de octubre en la ciudad australiana de Hobart (sureste).

"CCAMLR ha hecho historia hoy al declarar la mayor área marina más protegida (del mundo) en el mar de Ross, para proteger a pingüinos, focas, ballenas e innumerables criaturas", dijo Andrea Kavannagh, directora de la ONG The Pew Charitable Trusts, en un comunicado de la Alianza del Océano Antártico (ASOC, siglas en inglés).

La iniciativa, que abarca una superficie equivalente a Francia, España y Alemania juntas, fue impulsada por los Gobiernos estadounidense y neozelandés.

La reserva del mar de Ross, que cubre más del diez por ciento del océano Antártico, protege una de las zonas marinas más importantes del planeta y es hogar de un tercio de la población mundial de pingüinos adelaida, un cuarto del de los pingüinos emperador, además de petreles antárticos, focas de Wedell y merluzas negras, entre otras especies.

Según la medida, que entrará en vigor el año que viene, en más del 70 por ciento del área marina protegida en el mar de Ross estará prohibida toda clase de actividad pesquera, mientras que en el resto se permitirá la captura de investigación de merluza negra y crustáceos krill.

La pesca de investigación se hará bajo "determinados controles", declaró a Efe el argentino Rodolfo Werner, consultor de la ASOC, al señalar que hubo una concesión a China, interesada en la pesca de krill para fines de investigación.

En su día, el Gobierno chino se opuso a la creación de la reserva, aunque luego cambió de posición, y Rusia fue el último país en dar su respaldo a la medida, que requería el apoyo de todos los miembros de la CCAMLR.

Uno de los puntos polémicos de esta decisión fue que la declaración del área marina de protección no es a perpetuidad, lo que preocupa a los ecologistas como el Fondo Mundial para la Naturaleza WWF-Australia. Werner explicó que lo ideal era que no expirara pero se buscó un punto medio en las negociaciones en las que se llegó a proponer una vigencia de 50 años, mientras que Japón esperaba una duración de dos décadas.

© Proporcionado por El Confidencial

"Se negoció entre lo posible y lo ideal", recalcó Werner al explicar que cuando expire el plazo los países decidirán si extienden la vigencia de la protección del mar de Ross. En la reunión en Hobart, también hubo dos solicitudes que no prosperaron para crear una reserva en la Antártida Oriental, por parte de la UE y Australia, y en el mar de Wedell, presentada por Alemania.

Werner confió en que estas dos propuestas se aprueben cuando la CCAMLR vuelva a reunirse el año que viene, cuando también está previsto que Argentina y Chile soliciten la protección de "una o varias áreas" en la península Antártica. "En el mejor de los casos, las tres propuestas serán discutidas y aprobadas (en la próxima reunión)", insistió. Además de la creación de la gran reserva en el mar de Ross, el organismo internacional aprobó que de forma escalonada y en los próximos cuatro años los barcos que pescan krill en aguas antárticas tengan observadores a bordo.

La CCALMR también acordó desarrollar un plan de trabajo para hacer frente al cambio climático, un paso considerado insuficiente por los ecologistas. "El cambio climático tiene un profundo impacto en la Antártica porque pone en un creciente riesgo a sus hábitats y biodiversidad mediante la pérdida de hielo, el calentamiento de los mares y la acidificación", según Chris Johnson, experto del WWF y miembro de la ASOC.

Además de los países citados, la CCAMLR está compuesta por Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Islas Cook, Finlandia, Francia, Grecia, India, Italia, Japón, Corea del Sur, Islas Mauricio, Namibia, Holanda, Noruega, Pakistán, Panamá, Perú, Polonia, Sudáfrica, España, Suecia, Ucrania, Reino Unido, Uruguay y Vanuatu.

Una ballena avistada en el mar de Ross © Externa Una ballena avistada en el mar de Ross
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon