Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Adán, el juguete roto de Mourinho, regresa al Bernabéu

ABC ABC 27/08/2015 Rubén Cañizares

Antonio Adán © Diario ABC Antonio Adán Con 17 años recién cumplidos, ingresó en las categorías inferiores del Real Madrid. Dos más tarde, capitaneó a la selección española sub-19 que se proclamó campeona de Europa en Polonia y desde los 22 formó parte del primer equipo hasta los 26, cuando Mourinho le utilizó como cobaya para iniciar su cruzada contra Casillas. El principio del fin de Íker como portero del Real Madrid fue también el de Antonio Adán (13 de mayo de 1987, Mejorada del Campo), que este sábado regresa con la camiseta del Betis al Bernabéu (22.30, Canal+ Liga), su casa durante nueve años: «Será un partido especial por todo lo que le va a rodear. A la hora de prepararlo es uno más, pero sí que es cierto que será distinto porque voy a encontrarme con amigos y con gente que conozco desde hace muchos años»

El 22 de diciembre de 2012, Mourinho marcó un antes y un después en la historia del Real Madrid. Ese día, en La Rosaleda, sentó a Casillas por decisión técnica, hecho que no ocurría desde que lo hiciera Vicente del Bosque en 2002, y colocó a Adán en su lugar. El Málaga ganó aquel choque (3-2) y dejó a los blancos a 16 puntos del Barça, y aunque todas las crónicas se centraron en la guerra que acaba de declarar el luso a Íker, el principal damnificado de aquella decisión fue Adán. El Bernabéu la tomo con él tras ser expulsado a los seis minutos ante la Real Sociedad en el primer encuentro de Liga de 2013 y a finales de enero, tras la lesión de Casillas, Mourinho ordenó el fichaje de Diego López. Curiosamente, días antes el luso había declarado que tenía total confianza en Adán e incluso había arremetido contra un sector de la afición del Bernabéu por «faltarle al respeto». Aún así, para el guardameta, toda esa historia ya es pasado: «A la afición del Madrid le tengo muchísimo aprecio. Ellos siempre me mostraron su cariño y solo tengo buenas palabras. A partir de ahí, la reacción que vayan a tener conmigo este sábado supongo que será respetuosa. Por mi parte, seguro que así será».

Defensa de Íker

El mismo sentir que tiene Adán hacia la parroquia blanca, lo tiene con su excompañero e ídolo Íker Casillas, al que desafortunadamente no podrá saludar este sábado en Chamartín. Mourinho utilizó a ambos y los secuaces del luso intentaron malmeter hasta tal punto de inventarse una enemistad entre ambos que nunca hubo. Más bien, todo lo contrario: «El día que Casillas deje el fútbol a todos nos parecerá que se ha ido el mejor portero de la historia de este país. Para mí fue un orgullo trabajar tantos años con él. Fue todo un ejemplo: un canterano que llega con nueve años, alcanza el primer equipo y lo gana todo. Ahora está disfrutando del fútbol en otro lugar y todos le debemos respeto y admiración».

Adán, en su habitual línea de prudencia, no quiso mojarse mucho en cuanto al extraño adiós de Casillas de la que su casa durante 25 años, aunque sí que reconoció que fue un tanto decepcionante: «No voy a entrar a valorar si se ha sido justo o injusto con Íker. Lo que está claro es que se espera que un jugador de ese nivel tenga otro tipo de despedida».

Eso sí, Adán ensalzó la valía de Keylor y Casillas, encargados hoy de defender la portería del Real Madrid, esa tierra quemada que dejó Mourinho en su paso por la capital de España.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon