Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Adiós a la caja tonta: monta tu tele inteligente por menos de 50 euros

El Confidencial El Confidencial 24/06/2016 Álvaro Hernández

Aunque a día de hoy es posible hacerse con un televisor inteligente por poco más de 300 euros, no todas las opciones pasan por comprar un aparato nuevo para disfrutar de conectividad a internet en la antaño llamada caja tonta. No todos los fabricantes ofrecen productos compatibles con las aplicaciones más comunes y algunas cadenas de televisión hacen que sus plataformas sean exclusivamente útiles en los televisores de algunas marcas, por lo que resulta lógico buscar una opción más económica que un televisor nuevo.

Lea aquí: Samsung, LG o Sony: todo lo que debes saber antes de comprar una televisión

Así, la ya amplia gama de ‘sticks’, ‘dongles’ y decodificadores inteligentes (también llamados ‘set-top boxes’) permite aprovechar ese aparato que aún está en buen estado y llevarlo al siguiente nivel por menos de 50 euros. No obstante, el precio no es lo único que influye a la hora de decidirnos por un accesorio u otro: también es importante conocer primero cómo se conectan al televisor y, sobre todo, qué nos ofrecen una vez conectados.

La magia de los gigantes

Tres de los platos fuertes llegan de la mano de gigantes de la tecnología del tamaño de Google y Apple. Aunque, a priori, estas compañías poco tienen que ver con el negocio televisivo, ninguna de ha querido perderse la posibilidad de hacerse con un trozo de ese apetitoso pastel.

Probablemente la opción más popular es la que ofrece Google con su Chromecast. Lanzado en 2013, este ‘stick’ que se conecta a la tele a través de un puerto HDMI (y a la corriente eléctrica a través de su microUSB) va por su segunda generación y es el indiscutible líder de este peculiar mercado.

Con él, podemos enviar a la tele cualquier contenido desde nuestro ‘smartphone’ o tableta (ya sea su sistema operativo Android o iOS) o incluso desde nuestro ordenador, a través de una extensión de Chrome o Firefox. Su sencillez es tal que ni siquiera necesita mando a distancia: basta con abrir la aplicación que queramos enviar a la tele para ver cualquier tipo de contenido audiovisual o hacer lo propio desde el ordenador, compartiendo una pestaña en concreto.

Todo ello por uno de los precios más bajos que se pueden encontrar en este mercado. Por una parte, Google vende directamente su Chromecast por solo 39 euros, pero aún puede salir más barato con descuentos de terceros. Wuaki ofrece, por ejemplo, una suculenta oferta: por 28,99, la compañía vende la segunda versión de Chromecast junto con tres meses de suscripción a su paquete de películas y series.

La sencillez de Chromecast y su precio han sido los dos secretos con los que Google le ha ganado la batalla, por ahora, al Apple TV. En el primer trimestre de 2016, las ventas del dispositivo de Google superaron con creces a las del decodificador de la manzana mordida: en los tres primeros meses del año, se enviaron más de tres millones de Chromecast, mientras que apenas se mandaron algo más de un millón y medio de Apple TV.

Son varias las diferencias entre uno y otro dispositivo, pero la clave está, sin duda, en el precio. El Apple TV, cuyo primer modelo fue lanzado en el lejano 2007 y que ya va por su cuarta generación, está disponible desde 179 euros (la versión de 32 gigas), aunque aún es posible comprar uno de tercera generación por 79 euros. Aun así, el Chromecast sigue siendo imbatible en este aspecto.

(Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Reuters)

No obstante, lo cierto es que ambos dispositivos no ofrecen las mismas posibilidades: aunque aún se le puede recriminar al decodificador de Apple que no permite reproducir contenido desde una memoria externa, el invento de la manzana permite instalar aplicaciones, bucear en iTunes hasta encontrar un contenido que nos interese, tiene interfaz propia, mando a distancia y cuenta con la posibilidad de usar sus juegos con mandos conectados por medio de Bluetooth.

Además, Siri está presente en el Apple TV para que el usuario no eche en falta nada del universo Apple. De hecho, una de las últimas mejoras presentadas por los de Cupertino para su decodificador en el pasado WWDC 2016 es la evolución del asistente por voz: ahora, Siri busca películas por fecha y géneros y es capaz de encontrar un programa en concreto sin pasar primero por la ‘app’ en cuestión.

Pero Chromecast parece haberse impuesto, y no solo sobre la opción de Apple. Por si esta victoria fuera pequeña, el dispositivo de Google ha superado incluso al otro aparato con el que el buscador trataba de hacerse con parte del mercado televisivo: Nexus Player. Anunciado en 2014 y fabricado por Asus, este dispositivo que también llevaba internet a la televisión a través de una conexión HDMI se podía comprar por 99 euros. Al menos, hasta que Google anunciara hace tan solo un par de meses que dejaba de vender su Nexus Player (bastante similar al Apple TV, pero con Android por bandera) para dedicar todos sus esfuerzos a Chromecast.

Con este anuncio, Google acababa con el buque insignia de Android TV, el sistema operativo para televisiones que abre la puerta de internet a multitud de dispositivos con precios de todo tipo. Con una conexión HDMI, aparatos disponibles desde los 30 euros del básico Bqueel MXQ Amlogic llevan al televisor ‘apps’ de Android con una interfaz muy similar a la del sistema operativo móvil.

Por algo más (rondando los 75 euros), uno de estos ‘set-top box’ con Android como sistema operativo puede hacer de tu televisor una completa ‘smart TV’. Es el caso del Android TV 4K Tronsmart Vega S95, que puede conectarse a la red a través del wifi o de un cable para asegurar que ningún fallo en la señal te estropee una película, cuenta con una memoria interna de 16 gigas ampliable con una tarjeta SD y permite conectar dispositivos como discos duros externos o incluso ratones y teclados para manejarnos mejor por la pantalla.

¿Qué ofrecen?

Una vez conectados al televisor, estos aparatos no ofrecen exactamente lo mismo, más allá de llevar internet hasta la tele. De hecho, ni algo tan básico como ver los programas y series de las televisiones es algo generalizado en los ‘sticks’ y decodificadores inteligentes: por una parte, solo TVE y el grupo Atresmedia cuentan con aplicación compatible para Chromecast, mientras que Movistar+ solo ha desembarcado en las ‘smart TV’ y en las videoconsolas y Mediaset lo ha hecho de manera exclusiva a través de las teles fabricadas por Samsung.

En cuanto a el Apple TV, el panorama exclusivamente televisivo es aún más desolador: tan solo TVE cuenta con aplicación propia y la lanzó hace tan solo un mes.

No obstante, hay una diferencia que, en este sentido, hace que Chromecast supere una vez más a Apple TV: con el dispositivo de Google es posible activar el ‘mirroring’ y llevar así al televisor lo que haya en la pantalla de tu móvil o de tu ordenador. Así, cualquier contenido que no tengas y al que hayas podido acceder a través de otro equipo puede disfrutarse en la tele aunque no haya una aplicación para ello en Chromecast.

Apple tiene una oferta de apps muy variada, pero no le podrás sacar mucho partido a no ser que vivas en Estados Unidos. © Proporcionado por El Confidencial Apple tiene una oferta de apps muy variada, pero no le podrás sacar mucho partido a no ser que vivas en Estados Unidos.

Por su parte, Apple TV ofrece un sinfín de posibilidades con servicios como Netflix, HBO o el propio catálogo de iTunes, pero con un problema obvio: sin pagar la suscripción de la plataforma correspondiente, ese abanico de posibilidades no sirve de nada.

Un par de carencias en Apple TV hacen que, de no estar totalmente adaptado al ecosistema tvOS, el decodificador sirva de poco. La aplicación de YouTube ha dejado de funcionar en los Apple TV de segunda generación y, como era de esperar, Spotify no está disponible: hay que apañarse con iTunes y Apple Music.

Al otro lado del charco

Más allá de todas estas opciones, otros aparatos que permiten hacer de una TV un televisor inteligente llegan con no pocas promesas bajo el brazo, aunque por ahora solo son realmente útiles en el mercado estadounidense. Es el caso de Roku o Fire TV, el ‘stick’ de Amazon.

(Amazon) © Proporcionado por El Confidencial (Amazon)

La primera cuenta con distintas opciones para llevar internet hasta el televisor: desde su ‘stick’ de algo más de 50 euros (y similar, en características, a Google Chromecast, aunque con mando a distancia) hasta su flamante Roku 4, compatible con emisiones en 4K, salida de auriculares e incluso un botón con el que localizar el mando a distancia en caso de que se extravíe. Todo por 200 euros.

Por su parte, la opción de Amazon no aporta muchas novedades. Compatibilidad con un sinfín de aplicaciones estadounidenses a cambio de 99 dólares que, eso sí, también traen consigo compatibilidad con contenidos en 4K. Por ahora, poco útil para los telespectadores europeos. Con tantas opciones, ¿quién quiere una tele nueva pudiendo convertir la de siempre en un aparato inteligente por mucho menos dinero?

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon