Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Adiós a los focos halógenos: ¿cuáles son las mejores alternativas?

El Confidencial El Confidencial 01/09/2016
Light bulbs hanging in the air. Focus is on front bulb only. © Proporcionado por El Confidencial Light bulbs hanging in the air. Focus is on front bulb only.

Si todavía tiene focos halógenos por casa es hora de despedirse de ellos, como ya hiciéramos en 2012 con la bombillas incandescentes. A partir de mañana 1 de septiembre, los fabricantes de iluminación en España no podrán comercializar este tipo de focos. La Unión Europa prohibe su uso con la vist apuesta en el desarrollo de tecnologías más eficientes como el LED, que ya supone más del 50% de las ventas.

La medida afectará sobre todo a los focos halógenos de las tiendas, ya que las bombillas empleadas en viviendas podrán seguir vendiéndose hasta 2018. Este tipo de lámparas utilizadas por empresas ya se encontraban en desuso por la aparición de tecnologías más eficientes como las bombillas de bajo consumo y los LED. En cualquier caso, podrán seguir vendiéndose focos hasta que se agoten las existencias.

Con este paso comienza la extinción programada del halógeno con la que la UE quiere mejorar la eficiencia energética de los países miembros. Los objetivos de su Plan de Eficiencia Energética van desde la disminución de gases de efecto invernadero al apoyo a las energías sostenibles.

LED: más barato a la larga

La principal alternativa es el LED, que puede suponer un ahorro de hasta el 80% de electricidad. La clave de esta tecnología es que el 98% de la energía se emite en forma de luz y no de calor, por lo que la mayor parte de la electricidad gastada se emplea en iluminar. Además, su duración de 30.000 horas es superior en más de tres veces al de una bombilla estándar. Como punto negativo se encuentra su precio, más alto, que se compensa a final de mes en la factura de la luz.

Otra posibilidad es instalar bombillas de bajo consumo, aunque tardan más tiempo en 'calentarse', es decir, en emitir su máximo de luz. Además contienen mercurio, un elemento químico muy contaminante que debe ser reciclado adecuadamente.

De una forma u otra, la Comisión Europea calcula que una instalación más eficiente en los hogares permitiría ahorrar unos 115 euros de media durante la vida de uso de las bombillas. Además, se ahorrará el equivalente al consumo anual de electricidad de Portugal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon