Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Adiós al experimento de Nokia: Microsoft destruye su división de móviles

El Confidencial El Confidencial 25/05/2016 Teknautas

Se acabó. Se veía venir desde hace meses y hoy se ha confirmado. El experimento de Microsoft como fabricante de telefonía móvil es historia. La compañía acaba de anunciar que pone fin a su división de 'hardware' en un movimiento que le supondrá un gasto de 950 millones de dólares y la salida de 1.850 trabajadores, 1.300 de ellos se encuentran en la filial finlandesa mientras que otros 500 forman parte de la plantilla global.

[Pelotazo y fuga: Elop, ex CEO de Nokia, abandona Microsoft]

El golpe de hoy ha sido definitivo. A principios de semana, Microsoft comunicó que había vendido parte del negocio a Foxconn por 350 millones de dólares, en un acuerdo que también ha supuesto el traslado de 4.500 empleados.

El gigante de la informática se hizo con Nokia en 2013 por una cifra algo superior a los 7.000 millones de dólares pero, desde entonces, la salud de la división móvil siempre ha estado bajo mínimos. La compra supuso la entrada de 25.000 trabajadores de Nokia dentro del gigante de la informática para tratar de replicar el movimiento de Apple: que el 'hardware' y el 'software' se dieran la mano para lograr un producto que no pudieran replicar otras marcas.

Ni Lumia ni Windows Phone han sido argumentos de peso para convencer al gran público hasta el punto de que el sistema operativo móvil de Microsoft ha bajado del 1% de cuota de mercado. No ha sido la única señal de que el final de la división de móviles estaba cerca. Las ventas de los teléfonos Lumia han sufrido continuas bajadas en los últimos años, con caídas cercanas al 50% en los últimos trimestres hasta situarse en unos pírricos 2,3 millones de teléfonos vendidos.

En una carta enviada a los empleados a la que ha tenido acceso Re/Code, Terry Myerson, responsable de Windows y de Hardware, ha reconocido el trabajo de la división —"hemos trabajado duro y tenido grandes ideas"— pero ha lamentado la falta de apoyo recibida por Microsoft: "No siempre hemos estado en la posición necesaria dentro de la compañía para tener impacto".

"Permanecer en el negocio móvil"

Aunque en su misiva Myerson habla de "permanecer en el negocio móvil", se desconoce a qué se refiere exactamente con esas palabras y queda claro, después del movimiento de Nadella, que no tendrá nada que ver con manufactura de 'smartphones'.

Steve Ballmer fue el encargado de ejecutar la compra de Nokia por 7.200 millones de dólares. Tres años después, el experimento ha fracasado. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Steve Ballmer fue el encargado de ejecutar la compra de Nokia por 7.200 millones de dólares. Tres años después, el experimento ha fracasado. (Reuters)

El final de la división móvil de Microsoft pone el broche a uno de los últimos movimientos ejecutados por Steve Ballmer dentro de la compañía. El trato, cerrado en 2013, nunca ha contado con el visto bueno de Satya Nadella, que desde su llegada a la dirección optó por un cambio de estrategia que consistía en llevar los servicios de Microsoft a dispositivos Android y iOS.

El nuevo CEO de la compañía ya ejecutó la baja de 7.800 empleados hace casi un año, un movimiento que dejó en pañales a la división de móviles y que anticipaba el desenlace que se ha confirmado hoy.

Satya Nadella, CEO de Microsoft, ha puesto fin a una aventura que ha durado tres años. (Reuters) © Reuters Satya Nadella, CEO de Microsoft, ha puesto fin a una aventura que ha durado tres años. (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon