Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Aduanas desoye a los jueces al anunciar más apresamientos de narcobarcos

EL PAÍS EL PAÍS 03/05/2014 Jesús Duva

El Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) sigue decidido a abordar cualquier barco del que sospeche que transporta droga, según un alto cargo del Ministerio de Hacienda, del que dependen los aduaneros. “Actuaremos cada vez que tengamos un mínimo de información que nos indique que la droga tiene como destino España”, recalcó un alto cargo del departamento. El SVA sigue empeñado, pues, en su lucha contra el narcotráfico, pese a que recientemente se han producido varias resoluciones judiciales —en aplicación de la nueva ley de justicia universal aprobada por el Gobierno— que han echado por tierra tres de estas operaciones en aguas internacionales.

Los jueces han ordenado poner en libertad a los tripulantes del Mohamed Said el Gadid, apresado el 31 de mayo de 2013 cerca de la isla de Alborán; del mercante Mayak, abordado en la misma zona el 16 de marzo pasado con 12 toneladas de hachís; y del pesquero A la voluntad de dios, interceptado a 60 millas del cabo de Gata (Almería) con 13 toneladas de droga. La Audiencia Nacional está a la espera de aclarar si el mercante Moon Light, con bandera de Sierra Leona, con 18 toneladas de hachís, fue abordado el 28 de septiembre de 2013 en aguas nacionales o internacionales.

Vigilancia Aduanera ha realizado desde mayo del año pasado siete operaciones en la que denomina ruta del Mediterráneo, una zona por la que suelen navegar barcos que previamente se han aproximado a las costas marroquíes para cargar la droga. Además de los que están en cuestión por parte de los jueces, el SVA ha apresado los siguientes barcos: el pesquero Avenir de Safi II, el 12 de octubre de 2013 a 50 millas de Cartagena, con 9.000 kilos de hachís; el Berk Kaptan, el pasado 11 de febrero a 25 millas de Melilla, con 12 toneladas de hachís; y el mercante Aseel, con bandera de Tanzania, que fue interceptado el pasado 19 de abril en aguas de la isla de Alborán (al sureste de Almería), con 18.000 kilos de hachís. El resultado de esta redada continua ha sido la aprehensión global de 90 toneladas de cannabis.

Fuentes de Vigilancia Aduanera hacen hincapié en esta última operación, denominada Mar de fondo, para demostrar su intención de seguir actuando como gendarmes del mar frente a los narcotraficantes. “Esta operación es la prueba de la voluntad de la Agencia Tributaria de seguir en la misma senda”, añade el citado alto cargo del departamento. Aparentemente, las resoluciones judiciales en contra no harán variar su actual estrategia.

Esta ofensiva de Vigilancia Aduanera contra los narcobarcos que surcan los mares próximos a España es consecuencia de “la implantación de dispositivos de análisis y control en la ruta del Mediterráneo por parte de las autoridades de Francia, Italia y España”, según el Ministerio de Hacienda. “Los barcos abordados pueden ser utilizados como barcos nodriza para transbordar el hachís a otras embarcaciones menores, que lo descargarían posteriormente en las costas comunitarias” añade Hacienda.

Los reveses judiciales sufridos por Vigilancia Aduanera no han ocasionado, hasta ahora, ninguna queja por parte de los Gobiernos de Italia y Francia, según fuentes del Ministerio del Interior.

Los magistrados de la Audiencia Nacional han ordenado la puesta en libertad de los tripulantes de tres de los navíos apresados en los últimos 12 meses. Sin embargo, muchos de ellos han sido ingresados en Centros de Estancia Temporal para Inmigrantes (CETI) a fin de que la policía tramite su expulsión de España o bien han quedado libres con la obligación de presentarse en el juzgado a diario o cada dos días.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, afirmó el pasado 29 de abril en el Congreso que estas decisiones de los jueces no suponen la impunidad de los detenidos: “Lo que se ha declarado conforme a la ley es que los tribunales no son competentes para juzgar actividades que ni han ocurrido en aguas marítimas españolas, ni en buques españoles ni con tripulantes españoles, pero esos presuntos delincuentes son denunciados por la propia Audiencia Nacional ante los tribunales competentes”.

En virtud de lo anunciado por Gallardón, España ya ha contactado con Marruecos para entregarle a los 13 tripulantes del Mohamed Said el Gadid, a fin de que los enjuicie por narcotráfico, según explican fuentes policiales. Quizás sea más problemático, añaden, actuar igual en el caso de ciudadanos de Siria, Egipto u otros países africanos.

Por su parte, un mando policial recalca que tampoco hay que crear alarmismo: “Es cierto que los tripulantes detenidos pueden ser acusados de tráfico de drogas, pero también es cierto que en muchos casos se trata de cocineros, engrasadores o jefes de máquinas que ni siquiera sabían lo que llevaban a bordo. Ninguno de ellos es El Chapo Guzmán”, líder del cartel mexicano de Sinaloa.

Al margen de la polémica suscitada por la reforma de la ley de justicia universal, fuentes policiales creen que este tipo de operaciones en el mar están respaldadas por acuerdos internacionales, entre ellos el convenio de Montego Bay (Jamaica) del 10 de diciembre de 1982.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon