Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Al Assad visita ciudad que estuvo en manos de los rebeldes

dw.com dw.com 20/04/2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

El mandatario sirio llegó a Malula, una localidad cristiana que fue recuperada por sus tropas y donde aún se habla arameo, la lengua de Jesús.

En una inusual actividad lejos de Damasco, el presidente sirio Bashar al Assad llegó este domingo (20.04.2014) a la pequeña ciudad cristiana de Malula, a unos 50 kilómetros de la capital, como prueba de que sus tropas han conseguido importantes triunfos en la lucha contra las fuerzas rebeldes que desataron una guerra civil en marzo de 2011, contienda que se ha cobrado la vida de más de 150.000 personas.

Malula estuvo en manos rebeldes durante varios meses, pero hace una semana fue reconquistada por el Ejército de Siria. La agencia de noticias oficial Sana mostró imágenes de Al Assad sonriente, saludando a niños y siendo vitoreado por ciudadanos. El jefe de Estado deseó a todos los sirios una feliz Pascua, paz y seguridad.

Hasta antes de la guerra, Malula era un foco turístico conocido por su convento y su iglesia. Durante su recorrido por la localidad, Al Assad mostró parte de la destrucción que dejó el paso del conflicto por la zona. Además, paseó por los monasterios greco-ortodoxos de Mar Sarkis y Mar Tekla, donde los insurgentes se atrincheraron en diciembre y mantuvieron a varias monjas cautivas hasta marzo, cuando las liberaron en virtud de un acuerdo de intercambio de prisioneros.

Nadie borrará la labor civilizadora

La recuperación de la ciudad se concretó el 14 de abril, cuando el Ejército y las fuerzas del partido-milicia libanés Hezbolá, que apoya al régimen, consiguieron derrotar a los insurgentes en los últimos puntos en disputa. Malula se encuentra en un punto crucial en las montañas de Qalamún, cerca de la frontera con Líbano, epicentro de una gran operación militar lanzada por las fuerzas sirias en los últimos meses.

La aparición de Al Assad es vista como una ratificación de la seguridad que impera en las fuerzas de gobierno, que sienten que la guerra civil ha dado un giro que los favorece y que hace que el fantasma de la derrota ante el alzamiento popular se aleje a pasos agigantados. Los avances del Ejército han dejado a los rebeldes sin suministros y prácticamente han cortado sus vasos comunicantes con el Mediterráneo.

“Nadie, sea cuál sea el grado de su terrorismo, puede borrar nuestra historia humana y civilizadora. Malula resistirá frente al salvajismo y la oscuridad de aquellos que atacan la patria”, destacó el mandatario en el convento de Santa Tecla. La última aparición de Al Assad fuera de Damasco fue el 12 de marzo, cuando visitó a desplazados en Adra, cerca de la capital. Sus salidas son esporádicas debido a razones de seguridad.

DZC (dpa, Europa Press, EFE)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon