Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alberto García-Alix

Notodo Notodo 08/03/2016 Irene Galicia
Imagen principal del artículo "Alberto García-Alix" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Alberto García-Alix"

Una vez más el fotógrafo de la Harley expone en Madrid. Esta vez Tabacalera presenta los horizontes falsos de García-Alix en un juego de sutiles y enigmáticas instantáneas a través de una muestra que ahonda en su camino en la distorsión de la realidad mediante metáforas que aluden a una búsqueda, pues en sus palabras, la intensidad de la búsqueda es un trance positivo que nos mantiene despiertos, vivos. Las 80 fotografías que componen la muestra han viajado desde París, capital en la que el autor ha pasado largas temporadas, y tiene a la ausencia como protagonista. Fotografías de los últimos cinco años que dialogan, a través de saltos temporales, con otras piezas del pasado del artista, prestando especial atención a obras inéditas que contribuyen a contextualizar mejor al autor y su creación además de evidenciar su viaje hacia la abstracción.

Si hay algo que caracterice una exposición de Alix, aparte de su profusión, es el hecho de que nunca te aburres; hay tal variedad de temas que uno se pierde en su mundo. En esta ocasión podremos ver perros, sombras proyectadas sobre una duna, autorretratos, retratos de “supervivientes y caídos” como el de Agustín García Calvo, paisajes, imágenes crueles y que duelen, y por supuesto, motos, que aunque construidas mediante detalles y sombras, no dejan de ser las mismas que le empujaron a la fotografía desde que de muy joven tomó su primera instantánea en una carrera.

Si bien se ha centrado durante toda su trayectoria en la fotografía social y personal en blanco y negro, últimamente también se ha adentrado en el mundo del vídeo para documentar sus imágenes acompañadas de sus textos y su propia voz. Y en esta exposición la serie fotográfica se completa con una pieza audiovisual exclusiva para la muestra, narrada por el propio fotógrafo con su voz canalla y desgastada, que explica las tres partes en las que se divide la exposición: San Carlos, Olvidados y mártires y Rocinante.

Estamos ante su obra más conceptual, que retuerce la realidad con deformaciones, sombras, contrapicados, imágenes oníricas cercanas al surrealismo… y en la que también hace frente al capitalismo de la imagen, - cuestión a la que muy a menudo alude Fontcuberta y que pone de manifiesto que es un tema que preocupa a los grandes fotógrafos de la actualidad- que ha traído también una gran falsificación de las emociones, en particular de las del fotógrafo. Alix, curioso, en un constante estado de fascinación y en contacto directo con el exterior, sigue tirando en analógico y blanco y negro para desafiar a golpe de disparo los falsos horizontes de la fotografía.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon