Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alemania rompe la historia y derrota a su bestia negra

dw.com dw.com 02/07/2016 D. Zúñiga
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

En uno de los partidos más disputados del campeonato, los dirigidos por Joachim Löw derrotaron mediante lanzamientos penales a Italia, tras empatar a un gol en el tiempo reglamentario.

Cuando uno tiene un trauma tiene dos opciones: vivir toda la vida con él o superarlo de una buena vez. A Alemania le costó sacarse de encima el peso de la bestia negra italiana, pero este sábado (02.07.2016) lo consiguió gracias a un trabajado triunfo de 6-5 en lanzamientos penales, tras el empate a un gol firmado en el tiempo reglamentario y mantenido en el complementario. El parttido se jugó en el Matmut Atlantique de Bordeaux ante unos 42 mil espectadores.

Los 90 minutos fueron casi un monólogo alemán. El ingreso forzado de Bastian Schweinsteiger en lugar de Sami Khedira, en el minuto 15 del primer tiempo, no supuso una transformación del dibujo táctico, aunque sí la pérdida inesperada de un cambio, esos que se echan en falta cuando los partidos se alargan y las piernas dejan de responder. De cualquier modo, “Schweini” rindió a gran nivel, pese a no estar en la plenitud de sus condiciones físicas.

Alemania dominó buena parte del primer tiempo, atacando por las bandas y disponiendo de numerosas oportunidades de gol. Pero no era la jornada de Mario Gomez ni la de Thomas Müller, que se mostraron ineficaces ante la portería defendida por Pierre Luigi Buffon. La selección dirigida por Joachim Löw pudo neutralizar a su bestia negra por numerosos pasajes del partido. Pero no siempre basta con ello.

¿Francia o Islandia?

Recién en el minuto 65 una vistosa jugada de Gomez y Jonas Hector por la banda izquierda terminó en las redes luego de que Mesut Özil empalmara el centro de Hector y derrotara la resistencia del golero italiano. Un 1-0 justo e incluso mezquino para lo visto sobre el terreno. Pero apenas 13 minutos más tarde, una torpe mano de Jerome Boateng dentro del área germana fue pitada como penal por el árbitro y convertida en gol por Leonardo Bonucci.

Así se fueron a un alargue que, como se ha convertido en costumbre en la Eurocopa, no fue sino una extensión del sufrimiento y la tensión. Los equipos no pudieron, o no quisieron, hacerse daño, extendiendo la espera hasta los penales. En una increíble serie de 17 disparos, plagados de fallos, tiros sobre portería y atajadas de los arqueros, finalmente el lateral Jonas hector fue el encargado de confirmar la clasificación alemana a semifinales.

Alemania espera ahora al vencedor del partido que se juega este domingo 3 de junio entre los locales, Francia, y la sorpresa del campeonato, Islandia. La final está a solo un paso a pesar de los fallos de Özil, Müller y Schweinsteiger en los lanzamientos penales. Una definición emocionante que dejó, por primera vez en años, a los alemanes festejando frente a los italianos.


Autor: D. Zúñiga

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon