Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Algunas entidades empresariales catalanas reconsideran su apoyo al 1-O

Logotipo de El Mundo El Mundo 26/09/2017 TERESA COCA

A seis días del

1 de octubre

, algunas entidades empresariales favorables al derecho a decidir han reeditado el Manifest del Far, que firmaron por primera vez el 8 de mayo de 2014 y en el que proclamaban su total adhesión al Pacte Nacional pel Dret a Decidir. Ahora, tres años más tarde, instituciones como la Cambra de Comerç de Barcelona, o la patronal Pimec, se han descolgado de esta declaración por considerar que lo que se perseguía era un referéndum pactado y evidencian que el 1-O no se ajusta a este requerimiento.

El posicionamiento de más de 40 entidades empresariales se produce después de que el presidente de la patronal Foment del Treball, Joaquím Gay de Montellà, defendiera como solución al conflicto abierto entre Cataluña y España la elaboración de un nuevo Estatut que sería votado en referéndum -esta vez legal- en 2019 y que

recoja cuatro grandes concesiones del Estado

: reconocimiento de identidad, pacto fiscal, más inversiones del Estado y vía libre a que Cataluña tenga representación propia en organismos internacionales y competiciones deportivas.

Estas declaraciones han suscitado amplios recelos entre la clase empresarial española provocando

su rechazo frontal y gran indignación en la cúpula de Confederación Española de Organizaciones Empresariales

(CEOE).

Las organizaciones empresariales catalanes proclives al derecho a decidir han mantenido su postura aunque a medida que la situación política ha ido adquiriendo un alto nivel de conflictividad su posicionamiento se ha reconducido.

Tras una primera reafirmación en la defensa del derecho a decidir, en 2015,

las entidades se han visto obligadas determinar en pro de quien toman partido.

En la reedición del manifiesto, se aprecian algunas incorporaciones como la de la Organització d'Autònoms de Catalunya y la de Retailcat -agrupación de establecimientos comerciales de Cataluña- y la firme apuesta de patronales como FemCat o Cecot -ambas vinculadas a Foment del Treball, entidad que nunca lo ha suscrito- pero también la pérdida del apoyo de Pimec o la Cambra de Comerç que siempre han defendido que un posible plebiscito sobre la independencia debería llevarse a cabo de mutuo acuerdo con el gobierno del Estado. No obstante, todas ellas rechazaron de pleno la medidas de intervención del gobierno español a las instituciones catalanas y a las finanzas de la Generalitat.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon