Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Almería confía en el ‘astroturismo’ para defender a Calar Alto

EL PAÍS EL PAÍS 27/05/2014 María José López Díaz
Participantes en las Jornadas de Astroturismo, el pasado viernes en el Observatorio de Calar Alto. © francisco bonilla Participantes en las Jornadas de Astroturismo, el pasado viernes en el Observatorio de Calar Alto.

El turismo estelar con los pies en el suelo podría convertirse en uno de los recursos que ayude a mantener a flote el observatorio astronómico de Calar Alto (Almería). Los grupos Amigos de Calar Alto y Asociación Astronómica y Cultural de Almería Orión, así como los Ayuntamientos de la Sierra Los Filabres, están dispuestos a defender hasta las últimas consecuencias el observatorio almeriense, una institución científica que durante los últimos meses ha estado en el punto de mira por los recortes presupuestarios que ponen en peligro su prestigiosa trayectoria.

Con este objetivo, el Centro Astronómico Hispano-Alemán (CAHA), ubicado a casi 2.200 metros en la Sierra de Los Filabres, ha celebrado el pasado fin de semana las primeras Jornadas de Astroturismo de Los Filabres, que pretenden promover el cielo como recurso de ocio y turismo científico.

Un centenar de personas han participado en las actividades programadas para la tarde-noche del viernes y la mañana del sábado y han podido conocer la aportación científica del Observatorio de Calar Alto, disfrutar de hermosos paisajes, de los valores culturales del entorno y del "mejor" cielo de Europa con la ayuda de la Asociación Astronómica y Cultural Orión.

"Estas jornadas quieren ser un primer paso para poner en contacto a las asociaciones astronómicas, los municipios del entorno, al observatorio y a todos aquellos que quieran disfrutar del espectáculo del cielo nocturno. Queremos apoyar a Calar Alto como un espacio para la investigación, pero también como centro cultural", explica el secretario de Amigos de Calar Alto, Javier Barbero. Las actividades han incluido charlas de los profesionales de Calar Alto para explicar la importancia que éste observatorio tiene en la Europa continental, así como la visita a su telescopio, que con 3,5 metros de diámetro está dedicado a la búsqueda de planetas extrasolares en torno a estrellas de muy poca masa. La observación astronómica con telescopios facilitados por el colectivo Orión en una de las explanadas del recinto, junto a una cúpula, ha sido otro de los alicientes de la visita.

"Lo que hace diferente al cielo de Calar Alto es su oscuridad y altitud. Tiene muy poca contaminación lumínica en los alrededores. En la península y en gran parte del continente europeo es el más oscuro que tenemos. Enseñar con estas jornadas el valor divulgativo y científico que le hacen ser el observatorio más importante de la Europa continental es nuestro reto", señala José del Águila, miembro de Orión y también de Amigos de Calar Alto.

La cita concluyó en la mañana del sábado con una excursión por la ruta mozárabe y una visita al Museo del Cuento de Serón. "Es lo que en el fondo pretende el astroturismo: callejear por los municipios y darlos a conocer. La astronomía ofrece esas posibilidades además de observaciones en determinadas fechas del año. Y los Ayuntamientos de Bacares, Gérgal y Serón defienden la permanencia del observatorio como una fuente más de riqueza para la comarca", remacha Barbero. Un cielo nítido, el pasado histórico que traslada al visitante a los tiempos de Aben Humeya y la oferta hotelera y gastronómica de Los Filabres son ingrediente suficientes para consolidar estas jornadas, como pretenden sus organizadores.

La observación de la madrugada del sábado 24 sorprendió a los participantes en las jornadas —la mayoría neófitos en lo relacionado con la astronomía— con una inusual lluvia de estrellas denominadas Camelopardalidas. La cola del cometa 209P/Linear obsequió a los participantes un buen puñado de estrellas fugaces cuya manifestación máxima estaba prevista para las 7.40 de la madrugada. Aunque a esa hora ya había amanecido en Almería, a lo largo de la noche la posibilidad de contemplar alguna estrella fugaz de los restos de este cometa fue vivida con entusiasmo. El nombre de esta lluvia de estrellas no corresponde a la denominación del cometa que la originó, sino de la agrupación de estrellas de la que procede. Los asistentes también pudieron contemplar a los planetas Marte y Saturno.

En paralelo, desde este miércoles y hasta el viernes, se celebra la XI Semana de Astronomía y Astrofísica organizada por la Universidad de Almería y el Instituto de Astrofísica de Andalucía.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon