Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ambición europea

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 28/09/2017 El País
Emmanuel Macron, el martes en La Sorbona. © POOL Emmanuel Macron, el martes en La Sorbona.

El presidente francés Emmanuel Macron no ha esperado a que la canciller alemana Angela Merkel forme gobierno para lanzarle de nuevo el guante de reconstruir y refundar la Unión Europea. La estrecha victoria de los conservadores germanos y la decisión de los socialdemócratas de quedarse en la oposición obliga a Merkel a buscar una coalición de Gobierno —con verdes y liberales— que dificultará algunos de los avances para la UE que París plantea a Berlín. A pesar de ello —o tal vez por ello—, Macron, mientras aplica duras reformas en casa, ha renovado en un vibrante discurso en La Sorbona sus propuestas para reforzar el proyecto europeo, solo posible con el impulso del eje franco-alemán.

Editoriales anteriores

Preocupa Alemania (26/09/2017)

Optimismo europeo (15/09/2017)

Cabalga Europa (09/09/2017)

Los liberales y algunas voces de la propia coalición alemana de Merkel ya han puesto objeciones a algunas de las ideas del francés, como el refuerzo de la eurozona con un presupuesto y un ministro propios. Pero Los Verdes han recibido con agrado el discurso de Macron y Merkel podrá recoger el guante y aceptar muchas de sus propuestas para una mayor integración europea, como reformar algunas instituciones comunitarias para que sean más eficaces, disponer de una fuerza común de intervención, armonizar las cotizaciones sociales o aproximar los impuestos de sociedades; entre otras muchas.

Las propuestas reforzarían a la UE tras el Brexit, pero lo esencial es su llamamiento a compartir su grado de ambición europea, que se suma a la expresada hace dos semanas por Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. Como bien proclama Macron, la UE es una unión solidaria de países basada en principios democráticos con un potente mercado único. Su refuerzo es la mejor garantía para defender esos valores y ser un actor de peso a nivel global. Es bueno que un presidente francés apueste por todo ello ahora que el continente sufre tantos ataques de eurofobia populista.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon